Ocultar
Plan de Nutrición del Dr. Mercola
Introducción
Plan de Nutrición del Dr. Mercola
Nivel 1
Plan de Nutrición del Dr. Mercola
Nivel 2
Dr. Mercola's Nutrition Plan Resources

Grasas: Por Qué la Grasa Alimenticia Saludable Es Crucial


Share This Article Compartir

Durante más de 50 años, las autoridades mediáticas y de la salud pública han estado promoviendo información falsa sobre la grasa y han aconsejado llevar una alimentación baja en ella, mientras que animan a evitar los alimentos como el aceite de coco y la mantequilla. Pero ahora, el mito nutricional de que las grasas – las grasas saturadas en particular – son malas para usted está derrumbándose debido al flujo constante de investigaciones convincentes que lo contradicen.

Las personas han consumido productos animales durante la mayor parte de nuestra existencia en la Tierra - los primeros cavernícolas eran cazadores y recolectores que consumían carne y plantas en su mayoría. Así que, no tiene sentido sugerir que las grasas saturadas de pronto son dañinas, especialmente desde una perspectiva evolutiva.

Usted NECESITA Grasa Alimenticia (Saludable)

Puede ser bastante confuso saber cuáles grasas son, en realidad, buenas para usted, así que permítame aclararlo. Las grasas saturadas son las grasas saludables que se encuentran en los productos animales como la mantequilla, el queso, la leche entera sin procesar y las carnes grasas.

Sin embargo, debe estar al pendiente de los aceites hidrogenados de vegetales y semillas, los cuales son grasas insaturadas que se han manipulado de forma artificial para crear grasas saturadas. Estos también se conocen como grasas trans, que interfieren con sus receptores de insulina y lo ponen en riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como el cáncer, enfermedades cardiacas y diabetes.

La razón por la que las grasas saturadas han sido injustamente satanizadas durante tanto tiempo se debe a un estudio erróneo realizado por un científico influyente, aunque mal informado, el Dr. Ancel Keys, quien relacionó equívocamente el mayor consumo de grasas saturadas con los mayores índices de enfermedades cardiacas.

La verdad es que la grasa saturada, que se encuentra de forma natural en las fuentes animales y vegetales, no es el villano – los verdaderos culpables son las grasas trans que se encuentran en la margarina, la manteca vegetal y los aceites vegetales parcialmente hidrogenados que se utilizan en los productos de baja calidad. Estas son grasas dañinas que debe evitar a toda costa.

Entonces, ¿cuáles son las mejores fuentes de grasa alimenticia saludable? Las grasas animales son una gran fuente, ya que contienen niveles benéficos de omega-3. Otras opciones saludables que debería integrar a su alimentación durante esta fase son:

Aguacates Mantequilla de animales de pastoreo, idealmente de un granjero local (pero si la compra en un supermercado, que sea Kerry Gold) Yemas de huevo orgánico de gallinas camperas
Aceite de coco y aceite MCT Manteca de cacao sin procesarb Frutos secos sin procesar, como las pecanas y nueces de macadamia
Carne de animales de pastoreo    

La ciencia más actual recomienda que las grasas saludables de estas fuentes constituyan entre el 50 y el 85 % de su consumo total de energía. Sin embargo, recuerde que la grasa es alta en calorías, aunque pequeña en volumen. Así que, cuando vea su plato, la porción más grande debe seguir siendo de vegetales.

Carbohidratos y Grasas - ¿Qué Es lo Que Realmente lo Hace Aumentar de Peso?

Durante las últimas cinco décadas, se les ha indicado a las personas en Estados Unidos que lleven una alimentación alta en carbohidratos complejos y baja en grasas saturadas. ¡Incluso se les ha dicho a las personas con diabetes que obtengan del 50 al 60 % de sus calorías diarias de los carbohidratos!

Al mismo tiempo, se evitan los alimentos saludables altos en grasa debido sus riesgos percibidos para la salud.

Esto es exactamente lo opuesto de lo que una persona con diabetes – o, en general, cualquier persona – necesita hacer para mantenerse saludable. De hecho, este cambio a una alimentación más a base de granos ha ocasionado un aumento en los índices de obesidad, diabetes y enfermedades crónicas.

Un estudio de 14 años en el que participaron 27 000 personas entre los 45 y los 74 años lo confirma. Se descubrió que aquellas personas que consumieron ocho porciones de productos lácteos enteros al día disminuyeron 25 % su riesgo de diabetes, en comparación con aquellas que consumieron menos porciones.

Otro estudio publicado en 2010 también sugirió que el ácido palmitoleico, que se encuentra de forma natural en los productos lácteos enteros, protege contra la resistencia a la insulina y la diabetes.

Tan solo eche un vistazo a los muchos beneficios de las grasas saludables:

Brindar las bases para las membranas celulares, hormonas y sustancias similares a las hormonas Asistir la absorción mineral, como la del calcio Funcionar como transportador de las importantes vitaminas solubles en grasa A, D, E y K
Apoyar la conversión del caroteno en vitamina A Ayudar a disminuir los niveles de colesterol (ácidos palmítico y esteárico) Actuar como agente antiviral (ácido caprílico)macadamia
Brindar un combustible óptimo para el cerebro y el corazón Aumentar la saciedad Modular la regulación genética y ayudar a prevenir el cáncer (ácido butírico)

Quemar grasas saludables como combustible es fundamental para la función cerebral. De hecho, su cerebro no puede funcionar de forma adecuada sin la grasa. Mientras tanto, atiborrarse de azúcar y granos ocasiona deficiencia y daño neural, en parte, debido a que disminuye las señales de la insulina.

Las grasas omega-3, en particular, son esenciales para la salud cerebral óptima. Sin embargo, pocas personas obtienen una cantidad suficiente a través de la alimentación y, en cambio, se saturan de grasas omega-6. De hecho, la deficiencia de omega-3 ha demostrado ser un factor subyacente significativo hasta en 96 000 muertes prematuras al año, el cual es, en la actualidad, la principal causa de muerte en Estados Unidos.

Parte del problema es que muchas personas consumen demasiadas grasas omega-6 inflamatorias (como aceites vegetales) y muy pocas grasas omega-3 antiinflamatorias, lo que prepara el terreno para las enfermedades y los problemas de salud.

Tenga en cuenta que el índice ideal de grasas omega-6 a omega-3 es 3-1:1. En esta fase, debería evaluar su alimentación y reducir su consumo de alimentos ricos en omega-6, de ser necesario, para llegar a este índice.

Una de las formas más fáciles de mantener su índice omega 6:3 es consumir regularmente pescado saludable, como el salmón de Alaska, sardinas y anchoas, que son bajos en toxinas. También puede tomar un suplemento de aceite de kril. Los fosfolípidos unidos a los omega-3 en el kril auxilian su absorción para que no necesite tomar cantidades grandes.

En comparación con los suplementos de aceite de pescado, el aceite de kril tiene 50 veces más cantidad del antioxidante astaxantina, que conserva las grasas omega-3 y evita la oxidación, lo que permite la mejor absorción. Otro beneficio del aceite de kril es que no causa eructos, como otros suplementos de pescado.

¿Cómo saber si obtiene una cantidad adecuada de omega-3? Bueno, generalmente, la deficiencia de omega-3 se manifiesta a través de ciertos síntomas como:

Niebla mental Depresión
Aumento de peso Uñas quebradizas
Alergias Artritis
Sueño de mala calidad Problemas de la memoria
Cabello seco Piel seca
Falta de concentración Fatiga

Si durante esta fase comienza a tomar aceite de kril y a aumentar su consumo de alimentos ricos en omgea-3, podría notar que mejoran uno o más de los síntomas anteriores – y es una muy buena señal. Sin embargo, si ya ha estado tomando aceite de kril y sus síntomas regresan sin razón aparente, entonces podría ser que esté tomando demasiado aceite de kril. Déjelo por un periodo corto para ayudarle a su cuerpo a eliminar el aceite y retómelo en una dosis más baja.

Recuerde: Si está embarazada, es especialmente importante que consuma suficientes grasas omega-3, ya que son fundamentales para el desarrollo visual y cognitivo de su bebé. Las grasas omega-3 también representan un papel significativo incluso después del parto y durante la lactancia.
Los niveles bajos de omega-3 están relacionados a un mayor riesgo de depresión postparto, mientras que, en los niños, la suplementación temprana con omega-3 demostró aumentar la inteligencia.

Por lo tanto, si no consume regularmente alimentos con omega-3, como el salmón silvestre de Alaska o las sardinas, le recomiendo que tome un suplemento de aceite de kril antes y durante el embarazo, y en la lactancia. Recuerde que los bebés reciben la vital grasa omega-3 DHA a través de la leche materna, así que, si puede seguir amamantando durante al menos el primer año, le dará a su bebé una gran ventaja para triunfar en la vida.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, a menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado. Si está embarazada, amamantando, tomando medicamentos, o tiene una condición médica, consulte a su médico antes de usar productos a basados en este contenido.