Ocultar

La Impactante Verdad Sobre el Jugo de Naranja Recién Exprimido

Publicado Por Dr. Mercola | 16 de Agosto 2011

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

Jugo de Naranja

Si usted compra jugo de naranja en la tienda, podría elegir el que se anuncia como “cien por ciento jugo” y “no hecho a base de concentrado”. Pero alguna vez se ha preguntado, ¿por qué todos los vasos de jugo saben a lo mismo?  Eso se debe a que el sabor de los jugos de naranja que venden en las tiendas tienen más que ver con la química que con lo natural.

El jugo de naranja producido industrialmente, después de que se exprimen las naranjas, el jugo es almacenado en tanques gigantes donde se les quita el oxígeno, lo que permite que el líquido se mantenga sin echarse a perder hasta por un año. Lo que también provoca que el jugo no tenga sabor. Por lo que la industria utiliza “saborizantes” para darle sabor nuevamente.

De acuerdo con Food Rebel:

“Por lo tanto, las compañías de jugos contratan compañías de sabor y fragancia…para que diseñen saborizantes que son agregados al jugo y le dan un sabor fresco nuevamente. Los saborizantes no están enlistados como ingredientes en la etiqueta porque técnicamente se derivan de la esencia y aceite de la naranja. Sin embargo, las personas de la industria le dirán que ya sea que los saborizantes estén hechos de jugo de naranja pasteurizado o reconstruido, no se parecen a nada que pueda encontrar en la naturaleza.”

Fuentes:
Comentarios del Dr. Mercola

Puede ser una sorpresa para usted el saber que el jugo que se encuentra en la caja que dice 100% puro, que no es jugo de naranja concentrado, no tiene nada que ver con el jugo que obtiene al exprimir unas naranjas en un vaso en su propia cocina. En cambio, muchas marcas populares de jugo de naranja utilizan procesos químicos para crear un jugo que tenga el mismo sabor y olor de las naranjas.

Alissa Hamilton, J.D, PhD, miembro de Política Social Alimenticia con el Instituto de Política Comercial Agrícola (IATP por sus siglas en inglés), explica los pormenores de la producción masiva de jugo en su libro llamado, “Squeezed: What You Don´t Know About Orange Juice”. Es un poderoso recordatorio de la importancia que realmente tiene conocer cómo se fabrican y procesan sus alimentos porque la etiqueta no dice ni toda la historia, ni toda la verdad…

Piénselo bien, si el jugo de naranja fuera frescamente exprimido y empacado inmediatamente, el sabor en cada caja sería diferente, porque no todas las naranjas saben igual. Algunas son más dulces, otras más agrías. Además, cada marca de jugo tiene un sabor en particular que es solamente de “ellos” y la razón de esto podría dejarlo sin palabras.

Que Diga "No Concentrado" No Quiere Decir Que Es Menos Procesado

En términos generales, en donde sea que compre su bebida sabe a lo mismo, puede estar seguro de que está hecha con una receta patentada. Y que la receta incluye saborizantes agregados que podrían o no ajustarse a la definición de natural.

En un artículo anterior, Alissa Hamilton explica cómo se hace realmente el jugo de naranja:

“Lo último en tecnología en este momento es el almacenamiento aséptico, que consiste en separar el jugo del oxígeno, un proceso conocido como “desgasificación”, por lo que no se oxida en los tanque gigantes en donde se almacena y puede mantenerse ahí por más de un año.

Cuando el jugo se separa del oxígeno también es despojado de su sabor. Por lo tanto, las compañías de jugos contratan compañías de sabor y fragancias, las mismas compañías que formulan los perfumes de Dior y Calvin Klein, para que diseñen saborizantes que son agregados al jugo y le dan un sabor fresco nuevamente.”

La razón por la que usted no ve ninguna mención de los saborizantes en la etiqueta es porque estos saborizantes se derivan de esencias y aceites de naranja. Sin embargo, lo que aparentemente es natural no significa que en realidad lo sea. Como afirma Hamilton:

“[L]as personas de la industria le dirán que ya sea que los saborizantes estén hechos de jugo de naranja pasteurizado o reconstruido, no se parece a nada a lo que puede encontrar en la naturaleza.”

El jugo también está típicamente diseñado para atraer los gustos y preferencias del mercado, y por lo tanto contienen diferentes saborizantes o productos químicos, según el lugar en donde serán vendidos. Según Hamilton, el jugo creado para el mercado estadounidense tiende a contener grandes cantidades de butirato de etilo, que es uno de los productos químicos más utilizados tanto en saborizantes como en fragancias. Además de ser versátil para la creación de diferentes sabores, incluyendo naranja, cereza, piña, mango, guayaba y goma de mascar, por mencionar algunos, también es uno de los productos más baratos.

En otros mercados como el mexicano y el brasileño, tiende a contener diferentes productos químicos, como muchos compuestos decanales o terpenos.

¿Cuál Es la Respuesta Para la Falta de Transparencia en la Producción de Alimentos?

Si esto lo hace sentirse un poco abatido, probablemente no está solo. Sin embargo, espero que lo haga reflexionar un poco más sobre cómo son hechos sus alimentos, y tal vez lo lleve a tener un pensamiento más crítico y discreto antes de dejarse llevar por la publicidad.

Como dijo Hamilton en una entrevista el año pasado:

“Mi intención no es que las personas dejen de tomar jugo de naranja, sino que sepan lo que están tomando. Las personas tienen el derecho de saber lo industrializado que se ha convertido el proceso, para que así puedan tomar decisiones que sean coherentes con sus valores. Muchos de los que toman jugo de naranja también están preocupados por la agricultura y el medio ambiente, pero no establecen una conexión. Ellos pueden imaginarse las naranjas creciendo en el Jardín del Edén en Florida, pero creo que si estas personas viajarán a Bradenton (la casa de Tropicana, producto de la PepsiCo) y fueran a las plantas procesadoras, entonces sí, podrían tomar decisiones distintas.”

Mientras que ciertamente vale la pena luchar por que haya más transparencia en la industria alimenticia y más etiquetas que digan la verdad, no me quedaría con los brazos cruzados. Sin embargo, hay una alternativa obvia por la cual puede evitar muchos de estos problemas y esa alternativa es volver a los alimentos frescos y orgánicos.

Cuando se trata del jugo de naranja, exprimir su propio jugo en casa sería la única manera de conseguir jugo de verdad. (Usted sabe que está comprando un jugo altamente procesado si la fecha de caducidad es de 60 días o más, porque el verdadero jugo de naranja fresco sólo dura unos días.)

Dicho esto, tomar jugo de naranja, ya sea recién exprimido o no, en realidad NO es tan saludable como parece. De hecho, el jugo de naranja es uno de los cinco alimentos considerados “saludables” que le recomiendo evitar, en especial si tiene sobrepeso o tiene:

Resistencia a la insulina o diabetes Presión arterial alta (hipertensión) Colesterol alto
Gota Enfermedades del corazón Cáncer

Por Qué No Recomiendo los Jugos de Fruta

Mientras que las naranjas y el jugo de naranja fresco pueden ser una buena fuente de vitaminas y otros nutrientes, también es muy alto en fructosa. De hecho, un vaso de ocho onzas de jugo tiene alrededor de ocho cucharaditas de azúcar y al menos el 50 por ciento de ese azúcar es fructosa. Eso es casi tanto como una lata de soda, que contiene aproximadamente 10 cucharaditas de azúcar.

Así que un vaso de ocho onzas de jugo de naranja golpeará su sistema con 25 gramos de fructosa, que es más de lo que debería consumir en todo el día. Desde que se le ha agregado fructosa a casi todos los alimentos procesados, sería muy difícil no sobrepasar el límite de fructosa diaria de 25 gramos. Además, el jugo de fruta es mucho peor que la fruta entera, en especial si no está recién exprimida y es almacenada en contenedores, ya que el metanol en el jugo se separará de la pectina e incrementará el riesgo de M.S.

La fructosa ha sido identificada como uno de los culpables principales en el disparado aumento de obesidad y se le ha relacionado con muchos problemas de salud, y mientras que la mayoría de los problemas son causados por las grandes cantidades de jarabe de maíz de alta fructosa (HFCS por sus siglas en inglés) que es agregado a muchos de los alimentos procesados y bebidas, la fructosa que proviene de las frutas también debe ser evitada si está lidiando con problemas de peso o alguna de las enfermedades de la tabla de arriba.

Cuando se combina el azúcar en su forma natural en la fruta entera no causa mucho problema, ya que la fibra tiende a disminuir la absorción y evita el consumo excesivo. Pero una vez que se quita la fibra, se vuelve un producto completamente diferente. Además, en el proceso se pierden muchos de los antioxidantes - especialmente si ha sido pasteurizado, que es el caso de la mayoría de los jugos que encuentra en las tiendas.

Por lo tanto, como una recomendación general, le sugiero que evite los jugos de fruta tanto como le sea posible, ya que aumenta la insulina en un grado mucho mayor que el de una pieza de fruta entera. Como ilustración de la diferencia entre las frutas enteras y los jugos de fruta, un estudio realizado en el 2008 concluyó que:

“El consumo de vegetales de hoja verde y frutas está relacionado con un riesgo menor de diabetes, mientras que el consumo de jugos de fruta podría estar relacionado con un aumento en los riesgos…”

Como una recomendación estándar para la persona promedio, le aconsejo mantener el consumo total de fructosa en menos de 25 gramos al día, con un máximo de 15 gramos de fructosa que provenga de frutas enteras. Sin embargo, si tiene sobrepeso o algún problema de salud como los mencionados anteriormente, sería bueno que limitara el consumo total de fructosa a 15 gramos al día, incluyendo la fructosa que proviene de las frutas enteras. La siguiente tabla puede ayudarlo a calcular la concentración de fructosa que proviene de las frutas.

Frutas Tamaño de la porción Gramos de fructosa
Limón Un medio 0
Limas Un medio 0.6
Arándanos agrios 1 taza 0.7
Fruta de la Pasión  Un medio 0.9
Ciruela Pasa Un medio 1.2
Albaricoque Un medio 1.3
Guayaba 2 medio 2.2
Datiles (estilo Deglet Noor) Un medio 2.6
Melón o Cantalupe 1 / 8 de med. melón 2.8
Frambuesas 1 taza 3.0
Clementina Un medio 3.4
Kiwi Un medio 3.4
Zarzamoras 1 taza 3.5
Fruta de Estrella Un medio 3.6
Cerezas, dulces 10 3.8
Fresas 1 taza 3.8
Cerezas, ácidas 1 taza 4.0
Piña 1 rebanada (3.5 "x 0.75") 4.0
Toronja, rosa o roja 1 / 2 medio 4.3
  
Frutas Tamaño de la porción Gramos de fructosa
Boysenberries 1 taza 4.6
Mandarina Un medio 4.8
Nectarina Un medio 5.4
Melocotón Un medio 5.9
Naranja (navel) Un medio 6.1
Papaya 1 / 2 medio 6.3
Melon Verde o Honeydew 1 / 8 de med. melón 6.7
Banano o Platano Un medio 7.1
Mora Azul 1 taza 7.4
Datiles (Medjool) Un medio 7.7
Manzana (composta) Un medio 9.5
Persimmon o Caqui Un medio 10.6
Sandía 1 / 16 med. melón 11.3
Pera Un medio 11.8
Pasas 1 / 4 taza 12.3
Uvas, sin semillas (verdea o rojas) 1 taza 12.4
Mango 1/2 medio 16.2
Albaricoques, secos 1 taza 16.4
Higos, secos 1 taza 23.0

Peligros a la Salud Por el Consumo Excesivo de Fructosa

Numerosos estudios han relacionado el alto consumo de fructosa/azúcar con una larga lista de problemas de salud. La fructosa, con el tiempo no sólo eleva la insulina a niveles crónicamente altos, sino que también se metaboliza de manera diferente a otros azucares. Ambos hechos contribuyen significativamente al desarrollo de enfermedades crónicas. Gracias al excelente trabajo de investigadores como el Dr. Robert Lusting y el Dr. Richard Johnson, sabemos que la fructosa:

  • Se metaboliza fácilmente en grasa
  • Hace que su cuerpo suba de peso al engañar a su metabolismo, ya que desactiva el sistema de control de apetito. La fructosa no estimula adecuadamente la insulina, que a su vez, no suprime la grelina (la “hormona del hambre”) y no estimula la leptina (la “hormona de la saciedad”), lo que en conjunto da como resultado que coma más y desarrolle resistencia a la insulina.
  • Produce un rápido aumento de peso y obesidad abdominal (“panza cervecera”), disminuye el HDL, aumenta el LDL, eleva los triglicéridos, el azúcar en la sangre y la presión arterial - es decir, el síndrome metabólico clásico. Por ejemplo, en un estudio, comer fructosa aumento los niveles de triglicéridos en un 32 por ciento en hombres.
  • Con el tiempo conduce a resistencia a la insulina, lo que no sólo es un factor importante en la diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón, sino que también de muchos tipos de cáncer.
  • Contribuye al desarrollo de gota al aumentar los niveles de ácido úrico en su cuerpo. En un estudio publicado el año pasado, mujeres que tomaron 12 onzas o más de jugo de naranja al día duplicaron el riesgo de gota y aquellas que tomaron sólo seis onzas al día también aumentaron el riesgo en un 41 por ciento. Un estudio similar realizado en hombres fue publicado en el 2008. En ese estudio, los hombres que tomaron dos o más bebidas azucaradas al día tuvieron un riesgo de padecer gota un 85 por ciento más que aquellos que tomaron menos de una al mes. El jugo de fruta y las frutas ricas en fructosa como las naranjas y las manzanas también aumentan el riesgo.

Es por eso que recomiendo que preste la misma atención a la fructosa que consume en forma de jugos de fruta e incluso a la que proviene de frutas enteras, y no sólo a la de los alimentos procesados y sodas.

El Punto Decisivo Que Confirma Que la Fructosa Es Uno de los Mayores Peligros Para la Salud

Vale la pena profundizar un poco más en el último punto en particular. Hice consciencia del impacto dramático y devastador que tiene la fructosa en sus niveles de ácido úrico cuando entrevisté al Dr. Richard Johnson sobre el tema, el año pasado. Resulta que, los niveles elevados de ácido úrico es uno de los componentes PRINCIPALES de muchas de las enfermedades crónicas que también han sido relacionadas al consumo de fructosa, como la diabetes o enfermedades del corazón, sólo por mencionar algunas. He aquí una reciente investigación que indica que la fructosa es el ÚNICO tipo de azúcar que aumentará sus niveles de ácido úrico, lo que realmente fortalece la teoría que dice que el consumo de fructosa en exceso es el centro de la mayoría, sino es de todas, estas enfermedades.

De hecho, son las vías especificas utilizadas para metabolizar la fructosa las que generan la producción de ácido úrico (la fructosa normalmente genera ácido úrico en cuestión de minutos después de la ingesta). Estas vías son completamente diferentes a las que son utilizadas por la glucosa y otros azucares.

De acuerdo con la investigación del Dr. Johnson, el ácido úrico parece tomar un papel principal en la creación de problemas de salud cuando llega a niveles en su cuerpo de 5.5 mg por dl o más. En este nivel, el ácido úrico está relacionado con un mayor riesgo de desarrollar presión arterial alta, al igual que diabetes, obesidad y enfermedades del riñón. Él cree que el rango ideal para el ácido úrico se encuentra entre 3 a 5.5mg por dl, por lo que hacerse un análisis para saber cómo están sus niveles de ácido úrico puede ayudar a determinar qué tan estricto necesita ser con la limitación de su consumo de fructosa.

Ligas Relacionadas:

* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.