Ocultar

Una Alimentación Baja en Carbohidratos Podría Disminuir la Enfermedad de Alzheimer

Publicado Por Dr. Mercola | 31 de Marzo 2013

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

Dieta Contra el Alzheimer
Historia en Breve:
  • Una deficiencia de grasas saludables, en combinación con demasiados carbohidratos podría ser el centro de la epidemia de la enfermedad de Alzheimer
  • Un creciente cuerpo de investigación sugiere que podría haber una poderosa conexión entre los alimentos que consume y su riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia, a través de vías similares que causan diabetes tipo 2. En un reciente estudio en animales, los investigadores fueron capaces de inducir la demencia mediante la interrupción de la señalización adecuada de insulina en el cerebro
  • Investigaciones anteriores en animales han demostrado que la restricción calórica protege contra el envejecimiento, el estrés oxidativo y las patologías neurodegenerativas, y que los niveles reducidos de IGF-1 moderan algunos de estos efectos protectores
  • Una investigación reciente ha demostrado también que el ayuno intermitente desencadena una variedad de cambios hormonales y metabólicos que promueven la salud, similares a la que proporciona la restricción constante de calorías—incluyendo la disminución del cerebro relacionado con la edad

Por el Dr. Mercola

La enfermedad de Alzheimer es la sexta causa principal de muerte en los Estados Unidos. Esta enfermedad fatal y progresiva, destruye las células del cerebro, lo que resulta en la pérdida de la memoria y problemas severos de pensamiento y conducta (agresividad, delirios y alucinaciones) que interfieren con la vida diaria y sus actividades.

Convencionalmente se cree que la causa es un misterio. Si bien sabemos que ciertas enfermedades, como la diabetes tipo 2, están definitivamente conectadas a los alimentos que usted come, se piensa que el Alzheimer generalmente lo ataca sin previo aviso o razón.

Hasta hace poco.

Un creciente cuerpo de investigación sugiere que podría haber una poderosa conexión entre los alimentos que consume y su riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia, a través de vías similares que causan la diabetes tipo 2. Algunos expertos incluso han re-nombrado la enfermedad Alzheimer como “diabetes tipo 3.”

El Principal Factor Alimenticio Implicado con las Crecientes Tasas de Demencia

La señalización defectuosa de insulina (y leptina) provocada por una alimentación alta en carbohidratos sin fibra, es una causa subyacente de la resistencia a la insulina, que, por supuesto, generalmente conduce a la diabetes tipo 2. Sin embargo, mientras que la insulina se asocia generalmente por mantener sus niveles de azúcar en un rango saludable, también desempeña un papel en la señalización del cerebro.

En un estudio animal llevado a cabo en el 2012,1 los investigadores fueron capaces de inducir la demencia mediante la interrupción adecuada de la señalización de insulina en el cerebro.

En definitiva, parece claro que su alimentación juega un papel importante en la enfermedad de Alzheimer, y las populares dietas bajas en grasa podrían haber causado más estragos de lo que nadie podría haber imaginado.

La enfermedad está actualmente en una proporción epidémica, con 5.4 millones de estadounidenses - incluyendo una de cada ocho personas mayores de 65 años - que viven con la enfermedad de Alzheimer. Para el 2050, se espera un aproximado de 16 millones, y en los próximos 20 años se prevé que el Alzheimer afectará a uno de cada cuatro estadounidenses. Si eso llegara a suceder, entonces sería más prevalente que la obesidad y la diabetes actual.

Como los Carbohidratos Pueden Activar los Procesos de Enfermedad

Dr. Ron Rosedale, un prominente experto que se enfoca en la grasa de alta calidad con el fin de mejorar su salud, fue posiblemente el primero en defender la dieta baja en carbohidratos y con proteína moderada. La mayoría de los defensores de la dieta baja en carbohidratos estuvieron muy felices y contentos, ya que la proteína sigue siendo recomendada como reemplazo de los carbohidratos.

Sin embargo, la dieta alta en grasa y baja en carbohidratos es muy diferente a un dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos y esta es una de las principales fuentes de confusión tanto por el público como por los investigadores, quienes realizan estudios y publican conclusiones como si ambas dietas bajas en carbohidratos fueran las mimas.

No se puede vivir sin proteínas, ya que son un componente principal de su cuerpo, incluyendo los músculos, huesos y muchas hormonas. También sabemos que la proteína fue fundamental en el avance de nuestra inteligencia. Sin embargo, la mayoría de las personas hoy en día, consumen  carnes cargadas de antibióticos y con rastros hormónales, que están disponibles convencionalmente en los restaurantes de comida rápida, y las carnes procesadas que venden en las tiendas de alimentos.

¿Cuánta Proteína es 'Suficiente'?

Dr. Rosedale cree que la cantidad promedio de proteína recomendada para los adultos es de aproximadamente un gramo de proteína por cada kilogramo de masa corporal MAGRA, o medio gramo de proteína por libra de peso corporal magra. (Por ejemplo, si su grasa corporal es del 20 por ciento, su masa magra es de 80 por ciento de su peso corporal total.

Si su peso total es de 200 libras, hay que dividir 160 por 2.2 para convertir libras a kilogramos y llegar a 72.7 gramos de proteína. Si usted está haciendo ejercicios vigorosos o está embarazada, puede agregar hasta 25 por ciento más o unos 18 gramos para aumentar su total a 90 gramos por día.

Esto es algo lógico para mí y algo que trato de aplicar personalmente, pero esto se debe a que yo permití tontamente que me removieran las amalgamas hace 20 años por un dentista no biológicamente capacitado, lo cual me causó un daño renal grave, por lo que no puedo tolerar altos niveles de proteína. Sin embargo, me parece evidente que la mayoría de las personas  consume una cantidad elevada de proteína y carbohidratos de baja calidad, y no suficiente grasa saludable.

Por lo tanto, es evidente que la mayor parte de su alimentación debería  estar compuesta por grasas buenas, así como también por proteínas buenas como concentrado de proteína de lacto suero hecho de leche de vacas alimentadas con pastura y carne de res orgánica alimentada con pastura, huevos y pollo orgánicos y pescado como el salmón silvestre.

Su opción más saludable es garantizar que sus carbohidratos provengan principalmente de vegetales frescos y orgánicos, proteínas de alta calidad, y comer una dieta alta en grasas. Dependiendo del tipo de carbohidratos (ya sea alto en fibra o no) la mayoría de las personas necesitan alrededor de 50-75 por ciento de grasa en su alimentación, y en ocasiones incluso más para poder obtener una salud óptima.

Alternativa Adicional para el Cerebro: Ayuno Intermitente

Una investigación reciente también ha demostrado que el ayuno intermitente desencadena una variedad de cambios hormonales y metabólicos que promueven la salud, similares a los que proporciona la restricción constante de calorías—incluyendo la disminución del cerebro relacionado con la edad. Según el profesor Mark Mattson,2 Director de Neurociencia del Instituto Nacional del Envejecimiento en los Estados Unidos:

"La disminución repentinamente y dramática de su consumo de alimentos—disminuirlo por lo menos al 50% por un día-- desencadena procesos que protegen el cerebro"

Él compara estos efectos a los del ejercicio, indicando que el ayuno intermitente podría ayudarle a proteger su cerebro contra las enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson. La restricción calórica constante, típicamente incluye la restricción de proteínas, y como se mencionó anteriormente, algunos de los efectos benéficos de la restricción calórica en realidad se debe a la reducción de proteína.

Del mismo modo, el ayuno intermitente, se lleva a cabo ya sea mediante la limitación de alimentos por un periodo de tiempo cada día o se limita el consumo de calorías durante específicos días de la semana, esto como también conducirá a una disminución de la cantidad de proteínas consumidas.

Una vez más, regresando al estudio presentado, a los animales se les suministro una alimentación  restringida de proteína cada dos semanas durante cuatro meses - en realidad ellos se sometieron a una alimentación tipo ayuno. Con esto no estamos invitándolo a que se convierta en vegano. Simplemente lo invitamos a disminuir su cantidad de proteínas al nivel necesario nada más. La ciencia sobre este tema es relativamente nueva y hay muchos protocolos diferentes, pero yo personalmente he evolucionado hasta el punto en el que realizo investigaciones casi todos los días.

El Alzheimer Podría Ser la “Diabetes Cerebral”

Ninguna discusión sobre la salud del cerebro puede estar completa sin hacer hincapié en la necesidad de reducir drásticamente el consumo de azúcares en su alimentación. Cada vez es más claro que el mismo proceso patológico que conduce a la resistencia a la insulina y la diabetes tipo 2 también se aplica en el cerebro. A medida que excede en el consumo de azucares y granos, su cerebro se siente abrumado, debido a los niveles altos de azúcar y de insulina y, finalmente, cierra la señalización de la insulina, lo que causa pensamientos deficientes y discapacidad de la memoria y eventualmente causa daño cerebral permanente.

Probablemente usted ya sabe que a mí me apasiona advertir sobre los peligros de la fructosa. No hay duda en mi mente que consumir más de 25 gramos de fructosa regularmente, aumentará dramáticamente su riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer. Consumir consistentemente demasiada fructosa, inevitablemente causará estragos en su capacidad para regular los niveles adecuados de insulina.

Además, la fructosa tiene otros modos de neurotoxicidad, incluyendo daños en el sistema circulatorio del cual depende la salud de su sistema nervioso, así como también cambiar  profundamente el mecanismo de la ansiedad de su cerebro, causando a menudo un exceso de hambre y consumo de calorías no saludables derivadas de carbohidratos. En un estudio3 hecho por la UCLA, los investigadores descubrieron  que las ratas alimentadas con una dieta rica en fructosa y deficiente en omega-3 (similar a lo que consume la mayoría de los estadounidenses) desarrollaron resistencia a la insulina y una función cerebral desequilibrada en sólo seis semanas.

Más Consejos para Evitar la Enfermedad de Alzheimer

Los beneficios de seguir mi recién actualizado Plan de Nutrición es que le ayuda a tratar y prevenir todas las enfermedades crónicas degenerativas, desde las más comunes como la enfermedad cardíaca, cáncer, diabetes, obesidad y Alzheimer, hasta las que nunca haya escuchada o las que no pueda pronunciar. Con el fin de ayudarlo a comenzar en el nivel adecuado, este plan se divide en tres sesiones útiles: Principiante, Intermedio y Avanzado.

El plan es el primer paso en el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. A pesar de que es muy común la pérdida de memoria entre los occidentales, NO es una parte "normal" del envejecimiento. Mientras que incluso los “momentos ligeros de confusión” pueden ser causados por lesiones cerebrales asociados con el Alzheimer y otras formas de demencia, estos cambios cognitivos no son de ninguna manera inevitables.

Se ha descubierto (en autopsia) que las personas que experimentaron una pequeña disminución en su función cognitiva hasta su muerte, no tienen lesiones cerebrales, esto muestra que es completamente posible evitar que el daño se produzca en primer lugar... y uno de las mejores maneras de hacer esto es mediante un estilo de vida saludable.

  • Limite la fructosa. La mayoría de las personas se beneficiarán si mantienen su consumo total de fructosa inferior a 25 gramos por día.
  • Utilice sólo cantidades moderadas de proteína. Los estudios presentados proporcionan pruebas concluyentes de que en la mayoría de los casos sería prudente limitar su proteína a los niveles descritos en el artículo. La mayoría de las personas consumen de 200-300 por ciento más de proteína de lo que su cuerpo puede utilizar y un metabolismo alterado y los productos de desecho metabólicos pueden ser dañinos para la salud humana.
  • Mejore sus niveles de magnesio. Existen algunas emocionantes investigaciones preliminares que sugieren una disminución importante de los síntomas de Alzheimer con mayores niveles de magnesio en el cerebro. Desafortunadamente la mayoría de los suplementos de magnesio no atraviesan la barrera hematoencefálica, no obstante uno nuevo, treonato de magnesio, parece prometedor para tratamiento de esta condición.
  • Optimice sus niveles de vitamina D con una exposición solar segura. Han sido revelados fuertes vínculos entre los niveles bajos de vitamina D en pacientes con Alzheimer y malos resultados en las pruebas cognitivas.4 Los investigadores creen que los niveles óptimos de vitamina D pueden aumentar la cantidad de sustancias químicas importantes en el cerebro y proteger las células del cerebro, aumentando la eficacia de las células gliales en el intento de recuperar la salud de las neuronas dañadas.

    La vitamina D también puede ejercer algunos de sus efectos benéficos en el Alzheimer a través de sus propiedades anti-inflamatorias e inmunomoduladoras. La vitamina D es esencial para el buen funcionamiento de su sistema inmunológico para combatir la inflamación que se asocia con el Alzheimer.
  • Mantenga sus niveles de insulina en ayunas por debajo de 3. Esto se relaciona indirectamente con la fructosa, ya que sin duda causará resistencia a la insulina. Sin embargo otros azúcares (la sacarosa es 50 por ciento fructosa por peso), granos y la falta de ejercicio son también factores importantes.
  • Vitamina B12. Según un pequeño estudio finlandés publicado recientemente en la revista Neurology,5 personas que consumen alimentos ricos en vitamina B12 pueden reducir el riesgo de Alzheimer en su vejez. Por cada unidad incrementada en el marcador de la vitamina B12 (holotranscobalamina) el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer se redujo en un 2 por ciento. También se ha descubierto que dosis muy altas de vitamina B curan la enfermedad de Alzheimer y reducen la pérdida de la memoria.
  • Consuma alimentos nutritivos, ricos en folato, como los mencionados  en mi Plan Nutricional. Los vegetales son  sin duda, la mejor forma de folato, y todos deberíamos comer muchas verduras crudas  todos los días.
  • Consuma grasas de omega-3 de alta calidad de fuentes animales, como el aceite de kril. (Recomiendo evitar el consumo habitual de la mayoría de los pescados, ya que, aunque el pescado tiene naturalmente niveles elevados de ácidos grasos de omega-3, la mayoría de los peces están severamente contaminados con mercurio.) El alto consumo de grasas omega-3 y DHA y EPA ayudan a prevenir el daño celular causado por el Alzheimer, lo que ralentiza su progresión y reduce su riesgo de desarrollar el trastorno.
  • Aceite de coco puede ofrecer enormes beneficios en la lucha contra el Alzheimer. Uno de los principales combustibles que su cerebro utiliza es la glucosa, que se convierte en energía. Cuando el cerebro se vuelve resistente a la insulina, se puede presentar la atrofia debido a “su hambre”. Sin embargo, los cuerpos cetónicos o cetoácidos también pueden alimentar a su cerebro, incluso mejor, y prevenir la atrofia cerebral. Incluso pueden restaurar y renovar la función nerviosa y neuronal en el cerebro después de haberse presentado un daño. De hecho, los cuerpos cetónicos parecen ser la fuente preferida de alimento para el cerebro en los pacientes afectados por diabetes o Alzheimer.

    Las cetonas son las que produce el cuerpo cuando se convierte la grasa (en lugar de glucosa) en energía, y una fuente primaria de cuerpos cetónicos son los triglicéridos de cadena media (MCT) encontrados en el aceite de coco.
  • La astaxantina es un pigmento natural con propiedades únicas y muchos beneficios clínicos, que incluye una potente actividad antioxidante. Debido a que es un nutriente soluble en grasa, la astaxantina atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica. Un estudio6 ha descubierto que puede ayudar a prevenir la neurodegeneración asociada con el estrés oxidativo, así como también es un potente “alimento natural para el cerebro".
  • Coma moras azules. Las moras azules silvestres, que tienen alto contenido de antocianidinas y antioxidantes, son conocidos por proteger contra el alzheimer y otras enfermedades neurológicas.
  • Gingko biloba: Muchos estudios científicos han descubierto que el ginkgo biloba tiene efectos positivos para la demencia. El gingko, proviene de un árbol originario de Asia, se ha utilizado medicinalmente en China y otros países.

    Hace dieciséis años, en una de mis primeras publicaciones de mi boletín, publiqué los resultados de un estudio de JAMA de 1997 que mostraba una clara evidencia de que el Ginkgo mejora el rendimiento cognitivo y funcionamiento social en las personas que sufren de demencia. Desde entonces la investigación sigue siendo igual de prometedora. Un estudio realizado en el 2006 encontró que el Gingko es tan eficaz como el medicamento para demencia  “Aricept” (donepezil) para curar problemas de demencia ligeros o severos tipo Alzheimer. Un metaanálisis realizado en el 2010 descubrió que el gingko biloba es  eficaz para una gran variedad de tipos de demencia.
  • El ácido alfa lipoico (ALA por sus siglas en inglés) puede ayudar a estabilizar las funciones cognitivas entre los pacientes de Alzheimer y puede retardar la progresión de la enfermedad.
  • Evite y elimine el mercurio de su cuerpo. Los empastes dentales de amalgama, los cuales son 50 por ciento mercurio por peso, son una de las principales fuentes de intoxicación por metales pesados, sin embargo usted debe ser una persona saludable antes de que se les retiren. Una vez que se haya adaptado con la dieta descrita en mi Plan de Nutrición avanzado, puede continuar con el protocolo de desintoxicación de mercurio y posteriormente encontrar un dentista biológico para que remueva sus amalgamas.
  • Evite el aluminio, como los desodorantes, los utensilios de cocina antiadherentes, los adyuvantes de vacunas,  etc.
  • Haga ejercicio con regularidad. Se ha sugerido que el ejercicio puede desencadenar un cambio en la forma en que se metaboliza la proteína precursora amiloide,7 por lo tanto, disminuye la aparición y progresión de la enfermedad de Alzheimer. El ejercicio también aumenta los niveles de la proteína PGC-1 alfa. Las investigaciones también han demostrado que las personas con Alzheimer tienen menos PGC-1 alfa en el cerebro8 y las células que contienen más de esa proteína generan menos de esa proteína amiloide toxica, asociada con el Alzheimer. Le recomendaría firmemente revisar la Técnica Peak Fitness para obtener mis recomendaciones específicas.
  • Evite las vacunas contra la gripe ya que la mayoría contienen mercurio y aluminio, que son  agentes neurotóxicos e inmunotóxicos bien conocidos.
  • Desafíe su mente todos los días. La estimulación mental, sobre todo aprender algo nuevo, como aprender a tocar un instrumento o un idioma nuevo, se asocia con un menor riesgo de Alzheimer. Los investigadores sospechan que el desafío mental ayuda a desarrollar el cerebro, lo que es menos susceptible a las lesiones asociadas con la enfermedad de Alzheimer.
  • Evite anticolinérgicos y medicamentos con estatinas. Se ha descubierto que los medicamentos que bloquean la acetilcolina, un neurotransmisor del sistema nervioso,  aumentan el riesgo de demencia.  Dichos medicamentos incluyen ciertos analgésicos, pastillas para el sueño, antidepresivos, medicamentos para el control de incontinencia y ciertos analgésicos narcóticos.

    Los medicamentos con estatinas son particularmente problemáticos debido a que suprimen  la síntesis de colesterol, agotan la coenzima Q10 de su cerebro y los precursores  neurotransmisores, y evitan la entrega adecuada de ácidos grasos esenciales y antioxidantes solubles en grasa a su cerebro, al inhibir la producción de la biomolécula indispensable portadora conocida como lipoproteína de baja densidad.

 

Fuentes y Referencias

Vea Todas las Referencias


* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.