Ocultar

Dos Increíbles Avances para el Alzheimer: Una Temprana e Innovadora Prueba de Detección que Utiliza Mantequilla de Maní y un Estudio que Evaluó el Aceite de Coco

Publicado Por Dr. Mercola | 07 de Noviembre 2013

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

Mantequilla de Mani
Historia en Breve:
  • En la actualidad, se estima que 5.4 millones de estadounidenses tienen la enfermedad de Alzheimer. Para el 2050, se espera que incremente a 16 millones, y en los próximos 20 años se prevé que el Alzheimer afectará a uno de cada cuatro personas en Estados Unidos
  • La capacidad de oler está vinculada con el primer nervio craneal y a menudo es uno de los primeros sentidos perjudicado por el declive cognitivo
  • En los pacientes con la enfermedad de Alzheimer, se descubrió que estaba deteriorada la capacidad para oler la mantequilla de maní a través de la fosa nasal izquierda
  • Pacientes diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer leve a moderada se han escrito a un estudio clínico—el primero de su tipo—con el fin de evaluar los efectos del aceite de coco versus el placebo. Se espera que los resultados se publiquen en un año
  • La investigación previa sugiere que los cuerpos cetónicos, un combustible alternativo para su cerebro que su cuerpo produce al digerir el aceite de coco, puede proporcionar grandes beneficios curativos en la lucha contra la enfermedad de Alzheimer

Por el Dr. Mercola

En la actualidad, unos 5.4 millones de personas en Estados Unidos padecen la enfermedad de Alzheimer, de acuerdo con Alzheimer's Association's 2011 Alzheimer's Disease Facts and Figures.1

Para el 2050, se espera que se incremente a 16 millones, y en los próximos 20 años se prevé que el Alzheimer afectará a uno de cada cuatro estadounidenses, compitiendo con la prevalencia actual de obesidad y diabetes.

Dado que los tratamientos son pocos y rara vez son eficaces, el diagnóstico y la prevención temprana se vuelven aún más importantes.

Curiosamente, las herramientas simples, como una cucharada de mantequilla de maní y una regla podrían ser utilizadas para confirmar el diagnóstico de la enfermedad en sus primeras etapas. Según lo informado por Medical News Today:2

"Jennifer Stamps, una estudiante graduada del Centro de Olfato y el Gusto del Institute  McKnight Brain de la Universidad de Florida, y sus colegas publicaron los resultados de un pequeño estudio piloto en el Journal of the Neurological Sciences.3

Stamps se le ocurrió la idea de utilizar mantequilla de maní para la prueba de sensibilidad de olfato mientras trabajaba con el Dr. Kenneth Heilman, uno de los mejores neurólogos más conocidos del mundo, del Colegio de Medicina de Neurología de la Universidad de Florida.

...La capacidad de oler está asociada con el primer nervio craneal y a menudo, es uno de los primeros órganos afectados en el deterioro cognitivo...Pensó en la mantequilla de maní, porque dijo que se trataba de un olor puro que sólo es detectado por el nervio olfatorio y es de fácil acceso".

El estudio piloto probó la capacidad de oler en 24 pacientes diagnosticados con deterioro cognitivo leve. Para realizar la prueba, se le pide al paciente que cierre los ojos y la boca, y mantenga una fosa nasal cerrada mientras respira normalmente por la otra.

Usando una regla, el medico mide la distancia entre el orificio nasal abierto y la mantequilla de maní, marcando la distancia en la que el paciente pudo detectar el olor perceptible. Después de un retraso de 90 segundos, se repitió el procedimiento con la otra fosa nasal.

Ellos descubrieron que las personas diagnosticadas con la enfermedad de Alzheimer en etapa temprana (que se realiza a través de otra prueba clínica) experimentaron una diferencia significativa en su capacidad para detectar el olor entre las dos fosas nasales. Según el informe destacado:

"[L]a fosa nasal izquierda se vio afectada y no detectó el olor hasta que estuvo 10 cm más cerca de la nariz en comparación con la fosa nasal derecha en pacientes con enfermedad de Alzheimer que si hicieron dicha percepción.

Este no fue el caso en pacientes con otros tipos de demencia; en cambio, estos pacientes pudiesen haber tenido diferencias en la detección de olor entre las fosas nasales o la fosa nasal derecha tuvo problemas para percibir el olor a diferencia de la fosa izquierda”.

Por supuesto, es demasiado pronto para saber si esta prueba podría ser lo suficientemente confiable para ser utilizada. Hay que hacer más investigaciones. Pero de acuerdo con Stamps, la prueba se puede utilizar para confirmar el diagnóstico. El equipo planea estudiar a pacientes con deterioro cognitivo leve, para evaluar si podría ayudar a predecir un futuro diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.

Los Beneficios del Aceite de Coco Nuevamente Llegan a los Titulares

En noticias relacionadas, los investigadores de la Florida también están investigando si el aceite de coco puede ser benéfico contra el Alzheimer. Hace tres años, publiqué la Teoría de la Dra. Mary Newport de que los cuerpos cetónicos-- un combustible alternativo para su cerebro que su cuerpo produce al digerir el aceite de coco-- podrían ofrecer beneficios profundos en la lucha contra la enfermedad de Alzheimer.

En ese momento yo dije que si su teoría resultaba ser correcta, podría ser uno de los mayores descubrimientos de salud natural en mucho tiempo. Ahora, la investigación de la Dra. Newport está siendo utilizada para poner en marcha uno de los primeros ensayos clínicos de su clase para probar su teoría. La investigación se está realizando en USF Health Byrd Alzheimer’s Institute.

Sesenta y cinco pacientes diagnosticados con enfermedad de Alzheimer leve a moderada se han inscrito para evaluar los efectos del aceite de coco en la enfermedad, en comparación con un placebo. La Dra. Newport espera tener los resultados en un año.

Este problema afecta personalmente a la Dra. Newport, cuyo esposo ha estado luchando contra la enfermedad durante años. Según informó CTV News:4

"Si bien actualmente no existen datos clínicos que demuestren los beneficios del aceite de coco para la prevención y tratamiento de la demencia, la Dra. Newport - cuyo esposo Steve fue diagnosticado con la enfermedad de Alzheimer a los 51 años de edad -, dijo que empezó a experimentar resultados positivos después tomar cuatro cucharaditas de aceite de coco al día.

"Antes de que tomara aceite de coco, él no podía amarrarse los zapatos. Su caminar raro mejoró... empezó a caminar con normalidad y nuevamente pudo correr.

Él pudo nuevamente leer, su conversación mejoró notablemente y después de varios meses hemos visto un progreso en su memoria", dijo Newport. Antes de que comenzara a tomar aceite de coco, Newport dijo que ninguno de los medicamentos existentes habían funcionado".

Aceite de Coco Parece Ser UN Alimento Ideal para el Cerebro

Sólo existen dos tipos de combustible que su cuerpo puede convertir en energía: carbohidratos/azúcar o grasa. Una vez más, las cetonas son lo que su cuerpo produce cuando convierte la grasa (a diferencia de la glucosa) en energía. Y una fuente principal de cuerpos cetónicos son los triglicéridos de cadena media (MCT por sus siglas en inglés) presentes en el aceite de coco. De hecho, el aceite de coco contiene aproximadamente 66 por ciento de MCT.

Los triglicéridos de cadena media (MCT) son grasas que no son procesados ​​por el cuerpo de la misma manera que los triglicéridos de cadena larga. Normalmente, cuando la grasa entra al cuerpo debe ser mezclada con la bilis liberada de la vesícula biliar antes de que pueda ser desintegrada en su sistema digestivo.

Sin embargo, los triglicéridos de cadena media van directamente a su hígado, lo que convierte naturalmente el aceite en cetonas, evitando la bilis por completo. Posteriormente, el hígado libera rápidamente las cetonas en su torrente sanguíneo, donde son transportadas al cerebro para ser utilizadas fácilmente como combustible.

Mientras que el cerebro es muy feliz utilizando glucosa, existe evidencia que sugiere que los cuerpos cetónicos en realidad pueden ayudar a restaurar y renovar las neuronas y la función de los nervios en el cerebro, incluso después de haber sido dañados. Curiosamente, el mecanismo de este metabolismo de cetonas de MCT parece ser que su cuerpo trata los MCT como un carbohidrato y no como grasa. Esto permite que la energía de los cuerpos cetónicos llegue a su torrente sanguíneo sin elevar los niveles normales de insulina asociada con los carbohidratos que ingresan en su torrente sanguíneo. De esta manera, el aceite de coco es una grasa que actúa como un carbohidrato cuando se trata de combustible para el cerebro.

¿Cuánto Aceite de Coco Podría Necesitar?

Los niveles terapéuticos de los MCT se han estudiado en 20 gramos por día. Según los cálculos5 de la Dra. Newport poco más de dos cucharadas de aceite de coco (unos 35 ml o siete cucharaditas) le proporcionarán el equivalente de 20 gramos de MCT, que se indica como una medida preventiva contra las enfermedades neurológicas degenerativas, o como un tratamiento para un caso ya existente.

Aunque sin duda se necesita investigar más sobre este tema, no veo porque razón no incorporar el  aceite de coco en su alimentación o alimentación de un ser querido que está presentando síntomas de degeneración cerebral. El aceite de coco tiene bastantes beneficios de salud, por lo que no le causara ningún daño.

Vale la pena señalar que las personas toleran el aceite de coco de manera diferente, y tendrá que comenzar lentamente y aumentar gradualmente hasta llegar a los niveles terapéuticos. Mi recomendación es empezar con una cucharadita, tomada con alimentos por las mañanas. Poco a poco aumente la cantidad de aceite de coco cada pocos días hasta que sea capaz de tolerar unas cuatro cucharadas. Lo mejor es tomarlo con alimentos con el fin de evitar un malestar estomacal.

La Popular Dieta Baja en Grasa Probablemente ha Contribuido al Aumento Impresionante de la Enfermedad de Alzheimer

Una serie de directrices nutricionales fallidas han contribuido a más de un problema de salud en los Estados Unidos, y la popular dieta baja en grasa (dirigida a la prevención de enfermedades del corazón) está en la parte superior de la lista. Evitar grasas saludables no solo promueve la enfermedad cardiaca, sino que también promueve las enfermedades cerebrales como el Alzheimer.

Según el neurólogo, el Dr. David Perlmutter, la grasa y el consumo excesivo de carbohidratos son la raíz de la epidemia de la enfermedad de Alzheimer, que es una enfermedad totalmente prevenible, impulsada por factores de estilo de vida como la alimentación. El libro del Dr. Perlmutter Grain Brain, proporciona un poderoso argumento para eliminar los granos de su alimentación con el fin de proteger la salud del cerebro. Otro factor importante es el desarrollo y el aumento del consumo de granos transgénicos o genéticamente modificados (GM), que ahora están omnipresentes en la mayoría de alimentos procesados ​​vendidos en los Estados Unidos. Desafortunadamente, a pesar de esa nefasta necesidad, no hay mucho dinero disponible para la investigación de tratamientos que utilizan productos alimenticios regulares. Como le dijo Amanda Smith, Directora de Health Byrd Alzheimer's Institute de la Universidad del Sur de Florida (USF) a CTV News:

"La industria farmacéutica está involucrada en esto - por supuesto, para que las riquezas de las empresas crezcan, y también para ayudar a las personas “en teoría” - pero al fin y al cabo se trata de dólares y centavos, y así el dinero se invierte en artículos nuevos o patentados en lugar de invertirse en artículos ya disponibles en los anaqueles...

El Ayuno Intermitente También Puede Aumentar la Producción de Cetonas

Hay dos maneras de aumentar la producción de cetonas: la restricción de carbohidratos y el ayuno intermitente. Personalmente, creo que estas dos estrategias se aplican mejor en conjunto, ya que es necesario sustituir los carbohidratos perdidos con grasa de alta calidad (y el aceite de coco sin duda es la mejor opción), y el ayuno intermitente le ayudará a su cuerpo a quemar grasa como su principal combustible. Su cuerpo se tarda aproximadamente de seis a ocho horas para metabolizar las reservas de glucógeno, después de eso usted empieza a quemar grasa almacenada, y por lo tanto comienza la producción de cuerpos cetónicos

A diferencia del ayuno más riguroso y desafiante, el ayuno intermitente consiste simplemente en agendar sus alimentos para permitir que su cuerpo entre en un estado de quema de grasa. Para que sea eficaz, la duración del ayuno debe ser por lo menos de 16 horas. Por ejemplo, esto significa comer sólo en el horario entre las 11am y las 7pm, o de mediodía hasta las 8pm. Puede alargarlo aún más - a seis, cuatro, o incluso dos horas, si usted desea, y aun así obtendrá muchos de los beneficios para la salud asociados con el ayuno intermitente, al limitar el consumo de sus alimentos a un lapso de ocho horas cada día.

Referente a este tipo horario de alimentación, le recomiendo ser cauteloso. Empiece por no comer nada durante tres horas antes de acostarse, y posteriormente extender gradualmente el tiempo antes de comer el desayuno hasta que haya logrado saltarse el desayuno y que el almuerzo sea su primera comida. Esto suele tardar unas pocas semanas o algunos meses. Además, esto no es algo que deba hacer continuamente una vez que su cuerpo haya cambiado al modo de quema de grasa. Sin embargo, su deseo por comer se reducirá drásticamente por lo que no sentirá la necesidad de comer como lo hacía antes de cambiar a este modo de quema de grasa.

Consejos para Mantener Saludable la Función Cerebral y Evitar la Enfermedad de Alzheimer

Sabiendo que el Alzheimer es una enfermedad prevenible, las elecciones de su estilo de vida son su herramienta más poderosa. La alimentación es de suma importancia, y la belleza de incorporar mi plan de nutrición avanzado es lo que verdaderamente le ayudará a prevenir y tratar casi todas las enfermedades degenerativas crónicas, como la enfermedad de Alzheimer.

Las personas que experimentan muy poca disminución de la función cognitiva hasta su muerte, conocida como (post mortem) han experimentado estar libres de lesiones cerebrales, demostrando que es completamente posible evitar que los daños que se produzcan en el primer lugar... y una de los mejores maneras de lograr esto es mediante un estilo de vida saludable. Las siguientes pautas le ayudarán a proteger la salud del cerebro hasta la vejez:

  • Evite el azúcar refinada y fructuosa. Lo ideal sería que mantuviera sus niveles de azúcar a un mínimo y su consumo total de  fructosa inferior a 25 gramos por día, o  sólo 15 gramos por día si usted tiene resistencia a la insulina o algún problema relacionado.
  • Evite el gluten (principalmente el trigo). Las investigaciones demuestran que la barrera hematoencefálica-- la barrera que aleja las cosas que no pertenecen en su cerebro-- se ve afectada negativamente por el gluten. El gluten también crea un intestino más permeable, lo cual permite que las proteínas entren en su torrente sanguíneo, donde no pertenecen. Eso entonces sensibiliza su sistema inmunológico y promueve la inflamación y la autoinmunidad, ambos de ellos juegan un papel en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.
  • Optimice su flora intestinal al consumir regularmente alimentos fermentados o tomar un suplemento probiótico de alta calidad y potente.
  • Aumente el consumo de todas las grasas saludables, como las grasas omega-3 de origen animal. Las grasas benéficas que promueven la salud necesarias para que su cerebro funcione de manera óptima incluyen la mantequilla orgánica hecha de leche cruda, mantequilla clarificada llamada mantequilla cruda de vacas alimentadas con pastura, aceitunas, aceite de oliva virgen y orgánico y aceite de coco, frutos secos como las nueces y las nueces de macadamia, huevos de gallinas camperas, salmón salvaje de Alaska, y  aguacate.

    A diferencia a la creencia popular, el combustible ideal para el cerebro no es la glucosa, sino las cetonas. Las cetonas son lo que su cuerpo produce cuando convierte la grasa (en lugar de la glucosa) en energía. Los triglicéridos de cadena media (MCT) presentes en el aceite de coco son una gran fuente de cuerpos cetónicos, ya que el aceite de coco tiene aproximadamente 66 por ciento de MCT. De hecho, las cetonas parecen ser la fuente preferida de alimento para el cerebro en los pacientes afectados por la diabetes o la enfermedad de Alzheimer.

    Así mismo, asegúrese de consumir suficientes grasas omega-3 de origen animal, como el aceite de kril. (Recomiendo evitar la mayoría de los peces, ya que, aunque el pescado es naturalmente alto en ácidos grasos omega-3, la mayoría de los peces están altamente contaminados con mercurio.) Un alto consumo de grasas omega-3 EPA y DHA ayuda a prevenir el daño celular causado por la enfermedad de Alzheimer, ayudando a disminuir su progresión, y a reducir su riesgo de desarrollar la enfermedad.
  • Reduzca su consumo total de calorías y/o ayune por intervalos. Como se mencionó anteriormente, las cetonas se movilizan cada vez que reemplace los carbohidratos con aceite de coco y otras fuentes de grasas saludables. Solo un día de ayuno puede ayudar a resetear su cuerpo, y empezar a quemar grasa en lugar de azúcar.

    Como parte de un estilo de vida saludable, prefiero un horario de ayuno intermitente en el que simplemente se limita el consumo de alimentos a un lapso de tiempo estrecho cada día. Al restringir su alimentación a un lapso de 6-8 horas, usted ayuna eficientemente de 16-18 horas cada día. Para obtener más información, consulte el artículo anterior.
  • Mejore sus niveles de magnesio. Una investigación preliminar sugiere firmemente una disminución en los síntomas de Alzheimer con el aumento de los niveles de magnesio en el cerebro. Desafortunadamente, la mayoría de los suplementos de magnesio no incrementan los niveles de la barrera hematoencefálica, más bien uno nuevo, el treonato magnesio, parece y resulta prometedor para el tratamiento de esta condición en el futuro y podría ser superior a otras formas.
  • Optimice sus niveles de vitamina D mediante la exposición solar segura. Se han revelado fuertes vínculos entre los niveles bajos de vitamina D y los resultados pobres en las pruebas cognitivas en los pacientes con Alzheimer. Los investigadores creen que los niveles óptimos de vitamina D pueden aumentar la cantidad de importantes químicos en el cerebro y proteger las células del cerebro al aumentar la eficacia de las células gliales y restablecer la salud las neuronas dañadas.

    La vitamina D también puede ejercer algunos de sus efectos benéficos sobre la enfermedad de Alzheimer a través de sus propiedades anti-inflamatorias y de estimulación inmunológica. Suficiente vitamina D es indispensable para el buen funcionamiento de su sistema inmune para combatir la inflamación que también se asocia con la enfermedad de Alzheimer.
  • Mantenga sus niveles de insulina en ayunas por debajo de 3. Esto está indirectamente relacionado con la fructosa, ya que esto sin duda alguna causará resistencia de insulina. Sin embargo, otros azúcares (el 50 por ciento del peso de sucralosa es fructosa), granos y la falta de ejercicio también son factores importantes. La reducción de la insulina también ayudará a disminuir los niveles de leptina, que es otro factor para la enfermedad de Alzheimer.
  • Lleve una alimentación nutritiva, rica en ácido fólico, como la que se menciona en mi plan de nutrición. Los vegetales sin duda alguna, son la mejor forma de folato, y todas las personas deberíamos consumir muchos vegetales crudos todos los días.
  • Evite y elimine el mercurio de su cuerpo. Las amalgamas dentales--que  el 50 por ciento de su peso es mercurio-- son una de las principales fuentes de toxicidad de metales pesados, sin embargo, su salud debe estar en buena condición antes de que se las extraigan. Una vez que se haya acostumbrado al tipo de alimentación descrito en mi plan de nutrición, puede seguir el protocolo de desintoxicación de mercurio y luego encontrar un dentista biológico para que le extraiga las amalgamas.
  • Evite el aluminio, tales como desodorantes, utensilios de cocina antiadherentes, vacunas adyuvantes, etc.
  • Haga ejercicio regularmente. Se ha sugerido que el ejercicio puede desencadenar un cambio en la forma en que la proteína precursora amiloidea se metaboliza,6 retrasando así la aparición y progresión de la enfermedad de Alzheimer. El ejercicio también aumenta los niveles de la proteína PGC-1 alfa. Las investigaciones también han demostrado que las personas con Alzheimer tienen menos PGC-1 alfa en su cerebro7 y las células que contienen más de esa proteína producen menos de la proteína toxica amiloide asociada con la enfermedad de Alzheimer. Le recomiendo firmemente revisar la técnica Peak Fitness para mis recomendaciones específicas.
  • Evite las vacunas contra la gripe ya que la mayoría contienen mercurio, un conocido agente neurotóxico e inmunotóxico.
  • Coma moras azules. Las moras silvestres, que tienen un alto contenido de antioxidantes y antocianinas, son conocidas por proteger contra el Alzheimer y otras enfermedades neurológicas. Sin embargo, al igual que cualquier otra fruta, evite los excesos.
  • Desafíe su mente todos los días. La estimulación mental, sobre todo aprender algo nuevo, como aprender a tocar un instrumento o un nuevo idioma, está relacionado con un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer. Los investigadores sospechan que el desafío mental ayuda a desarrollar su cerebro, haciéndolo menos susceptible a las lesiones asociadas con la enfermedad de Alzheimer.
  • Evite los anticolinérgicos y los medicamentos de estatinas. Se ha demostrado que los medicamentos que bloquean la acetilcolina, un neurotransmisor del sistema nervioso, aumentan el riesgo de demencia. Estos medicamentos incluyen ciertos analgésicos durante la noche, antihistamínicos, pastillas para dormir, ciertos antidepresivos, medicamentos para controlar la incontinencia, y ciertos analgésicos narcóticos.

    Los medicamentos de estatinas son particularmente problemáticos debido a que reprimen la síntesis de colesterol, agotan la coenzima Q10 y precursores de neurotransmisores de su cerebro y evitan la entrega adecuada de ácidos grasos esenciales y antioxidantes solubles en grasa a su cerebro al inhibir la producción de la indispensable biomolécula portadora conocida como lipoproteína de baja densidad.

Otros Tratamientos Naturales para Combatir el Alzheimer

Por último, hay algunas otras recomendaciones nutricionales que vale la pena destacar por sus beneficios específicos para la prevención y tratamiento de la demencia. A pesar de que su estrategia fundamental para la prevención de la demencia debe incluir un enfoque de estilo de vida completo, sería recomendable que  considerara agregar algunos de estos agentes alimentarios naturales para combatir la enfermedad de Alzheimer. Estos cuatro alimentos/suplementos naturales están respaldados por la ciencia, en cuanto a la prevención de los cambios cognitivos relacionados con la edad:

    1. Astaxantina es un pigmento natural con propiedades únicas y muchos beneficios clínicos, que incluye la actividad antioxidante más potente conocida actualmente. Como un nutriente soluble en grasa, la astaxantina atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica. Un estudio8 descubrió que puede ayudar a prevenir la neurodegeneración asociada con el estrés oxidativo, así como también ser un alimento potente y natural  para el cerebro."

      Las moléculas de astaxantina neutralizan los radicales libres y otros oxidantes sin ser destruidos o convertirse en pro-oxidantes durante el proceso. Se trata de una molécula única cuya forma permite que quepa exactamente en una membrana celular y que se extienda completamente. En esta posición, la astaxantina puede interceptar moléculas potencialmente dañinas antes de que puedan dañar las células.

      Usted puede obtener un poco de astaxantina tomando aceite de kril, que es un fantástico suplemento de grasas de omega-3. Sin embargo, usted puede aumentar aún más su consumo de astaxantina al agregar a su régimen alimenticio un suplemento de astaxantina. Para una absorción óptima, asegúrese de tomar aceite de kril y/o astaxantina con un alimento que contenga grasa, ya que ambos son solubles en grasa.
    2. Gingko biloba: Muchos estudios científicos han encontrado que el Gingko biloba tiene efectos positivos para la demencia. Gingko, que se deriva de un árbol originario de Asia, se ha utilizado con fines medicinales en China y otros países. Un estudio realizado por JAMA en 1997 mostró evidencia clara de que Gingko mejora el rendimiento cognitivo y social de las personas que sufren de demencia. Desde entonces la investigación ha sido igualmente prometedora. Un estudio realizado en 2006 encontró que Gingko es tan eficaz como el medicamento para la demencia Aricept  (donepezil) para el tratamiento de la demencia de tipo alzheimer leve a moderada. Un metaanálisis realizado en 2010 encontró que Gingko biloba es tan eficaz para una variedad de tipos de demencia.
    3. Ácido alfa lipoico (ALA): ALA puede estabilizar las funciones cognitivas en los pacientes con Alzheimer y puede retardar la progresión de la enfermedad.
    4. Vitamina B12: un pequeño estudio finlandés publicado en el Journal Neurology9  encontró que las personas que consumen alimentos ricos en vitamina B12 reducen el riesgo de Alzheimer durante su vejez. Por cada unidad de aumento en el marcador de vitamina B12, el riesgo de desarrollar Alzheimer se redujo al dos por ciento. Recuerde, la metilcobalamina sublingual podría ser su mejor aliado.

 

Fuentes y Referencias

Vea Todas las Referencias


* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.