Ocultar

Los 9 Alimentos que Nunca Debería Comer

Publicado Por Dr. Mercola | 10 de Junio 2013

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

Historia en Breve:
  • Estudios han demostrado repetidamente que los endulzantes artificiales estimulan el apetito, aumentan los deseos por carbohidratos, estimulan el almacenamiento de grasa y el aumento de peso. Un estudio reciente descubrió que, tanto la sacarina como el aspartame causan mayor aumento de peso que el azúcar
  • Las carnes procesadas "embutidos" aumentan el riesgo de cáncer, especialmente de cáncer de colon, y ninguna cantidad de carne procesada es "segura". Así que aléjese de las carnes procesadas y en su lugar opte por carnes de animales alimentados con pastura y criadas orgánicamente, o salmón silvestre "wild caught"
  • Las margarinas y aceites vegetales son dos de las peores grasas para comer. Ambos contienen grasas trans que dañan el corazón. Su mejor alternativa para cocinar es el aceite de coco, ya que es menos susceptible a dañarse por lo caliente
  • Las palomitas de microondas, la sal de mesa, los productos no orgánicos como las papas y los productos de soya sin fermentar, incluyendo la proteína aislada de soya, son más perjudiciales que benéficos, ya que contienen contaminantes peligrosos
  • La mayoría de los alimentos enlatados contienen BPA, un químico tóxico. La acidez causa que el BPA se filtre en los alimentos. Mejor consuma frutas y vegetales frescos o compre las marcas que utilicen envases de vidrio, sobre todo los alimentos ácidos como los tomates o jitomates

Por el Dr. Mercola

Muchos alimentos han sido fuertemente promovidos como saludables, cuando no son nada más que alimentos chatarra o “junk foods” perniciosos. En el artículo presentado, Clean Plates1 fundador de Jared Koch compartió su lista de nueve alimentos básicos que no son nada buenos para usted, contrariamente a lo que le han hecho creer.

Aquí, ampliare un poco más las opciones que se mencionan en el artículo publicado.

1. Tomates o Jitomates Enlatados

Muchas marcas líderes de alimentos enlatados contienen BPA – un químico tóxico vinculado con anormalidades reproductivas, efectos neurológicos, aumento del riesgo de cáncer de mama y de próstata, diabetes, enfermedades del corazón y otros problemas serios de salud. Según las pruebas del Cosumer Reports sólo un par de porciones de comida enlatada puede exceder los límites seguros de exposición diaria en los niños.

La alta acidez - una característica prominente de los tomates – hace que el BPA se filtre en los alimentos. Para evitar esta sustancia química peligrosa, evite los alimentos enlatados por completo y consuma frutas y vegetales frescos, o en su lugar, compre marcas que utilicen envases de vidrio -especialmente con alimentos ácidos como el tomate.

2. Carnes Procesadas “Embutidos”

Como lo advierte Koch, las carnes procesadas como el salami, jamón y carne asada son generalmente hechas con carnes de animales criados en granjas de operaciones concentradas de alimentación de animales (CAFOs por sus siglas en ingles).

Esto significa que son alimentados con hormonas de crecimiento, antibióticos y otros medicamentos de uso veterinario, y fueron criados en condiciones deplorables que promueven enfermedades, estas carnes también están cargadas de nitrito de sodio (un conservador comúnmente utilizado y agente antimicrobiano que también le da color y sabor) y otros aromas y colorantes químicos.

Los nitritos pueden convertirse en nitrosaminas en el cuerpo, las cuales son potentes sustancias químicas que causan cáncer. La investigación ha vinculado el nitrito con mayores tasas de cáncer colorrectal, cáncer de  estómago y cáncer de páncreas. Pero eso no es todo, la mayoría de las carnes procesadas también contienen otros productos químicos que promueven el cáncer que se crean durante la cocción. Estos incluyen:

  • Aminas Heterocíclicas (HCAs por sus siglas en inglés) son compuestos peligrosos creados en las carnes y otros alimentos que han sido cocinados a altas temperaturas. Según la investigación, las carnes procesadas están claramente asociadas con un mayor riesgo de cáncer de estómago, de colon y de mama.
  • Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos (HAPs por sus siglas en inglés): Muchas carnes procesadas son ahumadas como parte del proceso de curado, lo que hace que se forme “HAP”. El HAP también se puede formar cuando los alimentos se cocinan en la parrilla, cuando las gotas de grasa caen sobre el carbón, causan un exceso de humo, y el humo rodea a los alimentos y puede transferir el cancerígeno HAP a la carne.
  • Productos Finales de Glicación Avanzada (AGEs por sus siglas en inglés): Cuando los alimentos se cocinan a altas temperaturas - incluyendo la pasteurización o esterilización - aumenta la formación de AGEs en los alimentos. Los AGEs se acumula en su cuerpo causando con el tiempo estrés oxidativo, inflamación y un aumento del riesgo de enfermedades del corazón, diabetes y enfermedad renal.

La verdad es que las carnes procesadas no son una opción saludable para ninguna  persona y deben ser evitadas por completo, según una revisión hecha en el 2011 de más de 7,000 estudios clínicos que examinan la relación entre la alimentación y el cáncer. El encargado del informe fue The World Cancer Research Fund2 (WCRF por sus siglas en ingles), el cual utilizó fondos obtenidos por el  público en general. Por lo tanto los resultados no fueron influenciados por intereses creados, esto lo hace más fiable.

Es la mayor revisión de la evidencia jamás realizada, confirma los resultados anteriores: Las carnes procesadas aumentan el riesgo de cáncer, especialmente de cáncer de colon, y ninguna cantidad de carne procesada es "segura". Lo ideal para usted seria alejarse de las carnes procesadas y optar por carnes orgánicas, de pastoreo o salmón silvestre “wild caught”.

3. Margarina

El lamentable resultado de la popular dieta baja en grasas ha sido que las grasas saludables - como la mantequilla - son evitadas y la salud pública ha disminuido como resultado de esta locura. Hay una gran variedad de componentes no saludables en las margarinas y otros impostores de la mantequilla, que incluyen:

  • Grasas trans: Estas grasas no naturales en la margarina, manteca vegetal  y pastas para untar se forman durante el proceso de hidrogenación, que convierte los aceites vegetales líquidos en una grasa sólida. Las grasas trans contribuyen a enfermedades del corazón, cáncer, problemas en los huesos, desequilibrio hormonal, enfermedades cutáneas, infertilidad, problemas en el embarazo y problemas con la lactancia, bajo peso al nacer, problemas de crecimiento y problemas de aprendizaje en los niños. Un panel de científicos gubernamentales de los Estados Unidos determino que las grasas trans hechas por el hombre no son seguras en ningún nivel.
  • Radicales libres: Los radicales libres y otros productos de descomposición tóxicos son el resultado de la alta temperatura del procesamiento industrial de los aceites vegetales. Ellos contribuyen a numerosos problemas de salud, incluyendo cáncer y enfermedades del corazón.
  • Emulsionantes y conservadores: Numerosos aditivos de dudosa seguridad son agregados a las margarinas y pastas para untar. La gran parte de la manteca vegetal se estabiliza con conservadores  como el BHT.
  • Hexano y otros disolventes: usados ​​en el proceso de extracción, estos productos químicos industriales pueden tener efectos tóxicos.

La mantequilla tradicional, hecha de leche de vacas alimentadas con pastura, es rica en una sustancia llamada ácido linoleico conjugado (CLA). El CLA no sólo es conocido por ayudar a combatir el cáncer y la diabetes, puede incluso ayudarle a bajar de peso, no contienen los sustitutos de grasas trans. Gran parte de la razón por la que la mantequilla es menospreciada se debe a su contenido de grasa saturada. Si usted todavía sigue creyendo que la grasa saturada es perjudicial para su salud, por favor lea la sección de las grasas saludables de mi Plan de Nutrición Avanzado para aprender el por qué las grasas saturadas son realmente buenas para usted.

4. Aceites Vegetales

De todos los alimentos dañinos que disponemos, los hechos con aceites vegetales calientes son algunos de los peores. No se equivoque al respecto – los aceites vegetales no son los alimentos saludables que a usted lo han hecho creer. Esto se debe en gran parte al hecho de que son altamente procesados ​​y cuando se consumen en grandes cantidades - ya que  la mayoría de los estadounidenses los consumen -- distorsionan gravemente la importante relación de grasas omega-6 y omega-3. La relación ideal es de 1:1.

Cada vez que cocina un alimento existe el riesgo de crear daños inducidos por el calentamiento. Los aceites con los que decida cocinar deben ser lo suficientemente estables como para resistir los cambios químicos al ser calentados a altas temperaturas, o de lo contrario corre el riesgo de dañar su salud. Una de las formas en que los aceites vegetales pueden causar daño es mediante la conversión de colesterol bueno en colesterol malo — al oxidarlo. Al cocinar con aceites vegetales poliinsaturados (como el aceite de canola, maíz y soya) el colesterol oxidado es introducido en su sistema.

A medida que el aceite se calienta y se mezcla con el oxígeno, se hace rancio. El aceite rancio es aceite oxidado y no debe ser consumido, ya que conduce directamente a la enfermedad vascular. Las grasas trans se introducen cuando estos aceites son hidrogenados, lo que aumenta el riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer de mama y enfermedades del corazón.

¿Cuál es el mejor aceite para cocinar?

De todos los aceites disponibles, el aceite de coco es el mejor aceite para cocinar, debido a que es virtualmente una grasa completamente saturada, lo que significa que es mucho menos susceptible al daño por el calentamiento. Y el aceite de coco es una de las grasas más singulares y benéficas para su cuerpo. Para obtener más información sobre los muchos beneficios del aceite de coco, consulte este reporte especial. El aceite de oliva, si bien claramente es un aceite saludable, se daña fácilmente por el calentamiento, mejor viértalo sobre las ensaladas.

5. Palomitas de Maíz en Microondas

Los perfluoroalquilos, que incluyen el ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el sulfonato de perfluorooctano (PFOS), son productos químicos utilizados para impedir que la grasa se filtre a través de la bolsa de los alimentos, estos son ingeridos por las personas a través de sus alimentos y se presentan como contaminantes en la sangre. Las bolsas de palomitas de maíz de microondas están llenas de PFOA y al ser calentadas, los compuestos se filtran en las palomitas de maíz.

Estas sustancias químicas son parte de un grupo cada vez mayor de productos químicos comúnmente conocidos como "productos químicos de flexión de género" , ya que pueden alterar el sistema endocrino y afectar las hormonas sexuales. La EPA denomina a los PFCs como "probables cancerígenos", y ha manifestado que el PFOA "posee riesgos desarrollo y reproducción en los seres humanos". Los investigadores también han vinculado varios PFCs a una serie de otros peligros para la salud, tales como:

  • Infertilidad - Un estudio publicado en la revista Human Reproduction3 descubrió que tanto el PFOA como los PFOS (sulfonato de perfluorooctano), aumentaron considerablemente las probabilidades de infertilidad. El PFOA se vinculó con un aumento del 60 al 154 por ciento en el riesgo de infertilidad.
  • Enfermedad de la tiroides - Un estudio realizado en4 encontró que el PFOA puede dañar el funcionamiento de la tiroides. Las personas con las más altas concentraciones de PFOA tuvieron más del doble de probabilidades de desarrollar enfermedad de la tiroides, en comparación con las personas con las menores concentraciones de PFOA. La tiroides contiene proteína tiroglobulina, que se une al yodo para formar hormonas, que a su vez influyen esencialmente en todos los órganos, tejidos y células del cuerpo. Las hormonas tiroideas también son necesarias para el crecimiento y el desarrollo en los niños. La enfermedad de la tiroides, si no se trata, puede conducir a enfermedades del corazón, infertilidad, debilidad muscular y osteoporosis.
  • Cáncer - PFOA se vinculó con tumores en al menos cuatro órganos diferentes en las pruebas con animales (hígado, páncreas, testículos y glándulas mamarias en ratas), y se ha asociado con incremento en el cáncer de próstata en trabajadores de la planta de PFOA.
  • Problemas del sistema inmunológico - Varios estudios realizados por científicos en Suecia indican que los PFCs tienen un efecto adverso sobre el sistema inmunitario. Como se describe en un informe sobre los PFCs por el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG por sus siglas en ingles), se descubrió que PFOA disminuyó todas las subpoblaciones inmunes celulares estudiadas, en el timo y el bazo, y causo  inmunosupresión.
  • Aumento de los niveles de colesterol LDL - Un estudio hecho en el 2010 en la revistaArchives of Pediatric & Adolescent Medicine5 descubrió que los niños y los adolescentes con los niveles más altos de PFOA tuvieron niveles más altos de colesterol total y LDL o colesterol "malo", mientras que el PFOS se asoció con un aumento de colesterol total, incluyendo tanto colesterol LDL y el HDL o colesterol "bueno".

Le recomiendo encarecidamente evitar cualquier producto que contenga estos compuestos tóxicos, especialmente utensilios de cocina antiadherentes, pero también alimentos vendidos en envases a prueba de grasa, como la comida rápida y las palomitas de microondas. Es evidente que si usted consume comida rápida o comida chatarra “junk”, los PFCs de la envoltura pueden ser el menor problema, pero creo que todavía es importante entender que no nada más está consumiendo alimentos sin ningún valor nutricional, los contenedores pueden también agregar su carga tóxica.

6. Papas No Orgánicas y Otros Productos Frescos, Conocidos por su Alta contaminación de Plaguicidas

Su mejor opción es comprar únicamente frutas y vegetales orgánicos, ya que los agroquímicos sintéticos no son permitidos bajo las normas orgánicas de la USDA. Dicho esto, no todas las frutas y vegetales cultivados convencionalmente son sometidos a la misma cantidad de carga de plaguicidas. Mientras que Koch se centra en las papas, ya que tienden a absorber una gran cantidad de pesticidas y otros productos agroquímicos presentes en el suelo, le recomiendo revisar la "Guía del Comprador Sobre Plaguicidas en los Productos"6 hecho por el Grupo de Trabajo Ambiental.

De las 48 categorías diferentes de frutas y vegetales analizados por el EWG para la guía de 2013, las siguientes 15 frutas y vegetales tuvieron la mayor carga de plaguicidas, las cuales son las más compradas o cultivadas orgánicamente:

Manzanas Apio Tomates cherry
Pepinos Uvas Chiles
Nectarinas (importados) Duraznos Patatas
Espinacas Fresas Pimientos morrones
Col rizada Collard greens “col silvestre” Summer squash

 

En contraste, se encontró que los siguientes alimentos tienen la carga de plaguicidas residual más baja, por lo que son los vegetales más seguros cultivados convencionalmente. Tenga en cuenta que una pequeña cantidad de maíz y papaya hawaiana, aunque contienen cantidades bajas de pesticidas, son transgénicas o genéticamente modificados (GM). Si no está seguro de que el maíz dulce o papaya son variedades  transgénicas, le recomiendo optar por variedades orgánicas:

Espárragos Aguacate Col
Melon Maíz dulce (no transgénico) Berenjena
Toronja Kiwi Mango
Hongos Cebollas Papayas (non-transgénicas. La mayoría de las  papayas hawaianas son transgénicas)
Piña Chicharos  (congelados) Papas dulces

7. Sal de Mesa

La sal es esencial para la vida, no se puede vivir sin ella. Sin embargo, la "sal de mesa" regular y la sal encontrada en alimentos procesados ​​no es la misma sal que su cuerpo realmente necesita. De hecho, la sal de mesa no tiene prácticamente nada en común con la sal natural. Una de ellas daña la salud, mientras que la otra lo beneficia.

  • La sal procesada es 98 por ciento de cloruro de sodio, y el dos por ciento restante incluye productos químicos hechos por el hombre, tales como absorbentes de humedad y un poco de yodo añadido. Estas son sustancias químicas peligrosas como el ferrocianuro y aluminosilicato. Algunos países europeos, en donde no se practica la fluoración del agua, también agregan fluoruro a la sal de mesa.
  • La sal natural es aproximadamente 84 por ciento de cloruro de sodio. El 16 por ciento restante de la sal natural se compone de otros minerales de origen natural,  minerales como el silicio, fósforo y vanadio

Teniendo en cuenta que la sal es absolutamente esencial para la buena salud, le recomiendo cambiar a una sal pura, sin refinar. Mi favorita es la sal de mar del Himalaya. La sal del Himalaya es completamente pura, después de haber pasado muchos miles de años madurándose a presión tectónica extrema, lejos de impurezas, no está contaminada con metales pesados ni​ con las toxinas industriales de hoy en día. Y es  extraída a mano y mínimamente procesada. La sal del Himalaya es el 85 por ciento de cloruro de sodio, el 15 por ciento restante contiene 84 trazas de minerales de nuestros mares prehistóricos. La sal natural sin refinar es importante para muchos procesos biológicos, incluyendo:

  • Es un componente importante en su plasma sanguíneo, fluido linfático, fluido extracelular e incluso líquido amniótico
  • Contiene nutrientes dentro y fuera de las células
  • Mantiene y regula la presión arterial
  • Aumenta las células gliales en el cerebro, que son responsables para el pensamiento creativo y la planificación a largo plazo
  • Ayuda a que su cerebro se comunique con los músculos, para que se pueda mover según lo indicado mediante el intercambio iónico de potasio-sodio.

Aunque la sal natural sin procesar tiene muchos beneficios para la salud, no quiere decir que se debe utilizar con impunidad. Otro factor importante es la relación de potasio a sodio en su alimentación. El desequilibrio de esta relación no sólo puede conducir a la hipertensión (presión arterial alta) y otros problemas de salud, incluyendo enfermedades del corazón, pérdida de memoria, disfunción eréctil y más. 

La manera más fácil de evitar este desequilibrio es evitando los alimentos procesados, que son notoriamente bajos en potasio, pero altos en sodio. En cambio, coma una dieta a base de alimentos enteros, idealmente alimentos cultivados orgánicamente para asegurar el contenido óptimo de nutrientes. Este tipo de alimentación, proporcionara naturalmente cantidades mucho más elevadas  de potasio en relación con el sodio.

8. Proteína Aislada de Soya y Otros Productos de Soya Fermentados

Lamentablemente, casi todo lo que le han hecho creer los medios de comunicación sobre la soya es simplemente falso. Uno de los peores problemas con la soya se deriva a causa de que el 90 al 95 por ciento de la soya cultivada en los Estados Unidos es transgénica o genéticamente  modificada (GM), y esta es utilizada para crear la Proteína Aislada de Soya. La soya transgénica está diseñada a ser "Roundup Ready", que significa que está diseñada para soportar otras dosis letales de herbicidas.

El ingrediente activo en el herbicida Roundup se llama glifosato, que es responsable de la interrupción del delicado equilibrio hormonal del ciclo reproductivo femenino. Lo que es más, el glifosato es tóxico para la placenta, que es responsable de entregar los nutrientes vitales de la madre al niño, y de eliminar los productos de desecho. Una vez que la placenta ha sido dañada o destruida, el resultado puede ser un aborto involuntario. En los niños nacidos de madres que han estado expuestas a incluso una pequeña cantidad de glifosato, pueden presentar graves  defectos congénitos.

El daño por el mecanismo del glifosato fue recientemente identificado, y muestra cómo este químico altera la función celular e induce muchas de nuestras enfermedades modernas, incluyendo el autismo. La proteína aislada de soya puede encontrarse en las barras de proteína, substitutos de alimentos, bebidas de frutas, sopas y salsas, análogos de la carne, productos para hornear, cereales para el desayuno y algunos suplementos alimenticios.

Incluso si usted no es vegetariano y no utiliza leche de soya o tofu, es importante leer cuidadosamente las  etiquetas de los productos. Hay tantos nombres diferentes para los aditivos de soya, podría estar llevando a casa un producto a base de soya transgénica sin siquiera darse cuenta. La Dra. Kaayla Daniel experta en la soya,  ofrece un informe especial gratis7, "Where the Soys Are” (¿Dónde se encuentra la Soya?) en su sitio Web. En él se enumeran los muchos "alias" que la soya podría estar escondiendo debajo de las listas de ingredientes - palabras como "bouillon", "sabor natural" y "proteína vegetal texturizada".

Además de la proteína aislada de soya, lo mejor sería evitar todos los productos de soya sin fermentar si valora su salud. Miles de estudios han relacionado la soya sin fermentar con la desnutrición, trastornos digestivos, desintegración del sistema inmune, disfunción tiroidea, deterioro cognitivo, trastornos reproductivos e infertilidad, incluso cáncer y enfermedades del corazón.

La única soya con beneficios para la salud es la soya orgánica que haya sido debidamente fermentada, y estos son los únicos productos de soya que recomiendo consumir. Después de un largo proceso de fermentación, los niveles de "anti-nutrientes" y fitato de la soya se reducen, y sus propiedades benéficas están disponibles en su sistema digestivo. 

9. Endulzantes Artificiales

Contrariamente a la creencia popular, los estudios han encontrado que los endulzantes artificiales como el aspartame pueden estimular el apetito, aumentar los antojos por carbohidratos, y estimular el almacenamiento de grasa y aumento de peso. En uno de los más recientes estudios8, se descubrió que la sacarina y el aspartame causan un mayor aumento de peso que el azúcar.

El aspartame probablemente es el más problemático. Está compuesto principalmente de ácido aspártico y fenilalanina. La fenilalanina ha sido modificada sintéticamente para llevar a un grupo metilo, que proporciona la mayoría de su dulzura. Ese vínculo metil fenilalanina, llamado un éster de metilo, es muy débil, lo que permite que el grupo metilo en la fenilalanina se rompa fácilmente y se forme metanol.

Probablemente ya escucho la afirmación de que el aspartame es inofensivo ya que el metanol también se encuentra en frutas y vegetales. Sin embargo, en las frutas y vegetales, el metanol está firmemente unido a la pectina, lo que permite pasar de forma segura a través de su tracto digestivo. No es así con el metanol creado por aspartame, no está ligado a nada que le pueda ayudar a eliminarlo de su cuerpo.

El metanol actúa como un caballo de Troya, es llevado por todos los tejidos sensibles de su cuerpo, como el cerebro y la médula ósea, donde la enzima de alcohol deshidrogenasa (ADH por sus siglas en inglés) la convierte en formaldehído, que causa estragos en las proteínas sensibles y el ADN. Todos los animales, excepto los seres humanos tienen un mecanismo de protección que permite que el metanol se convierta en ácido fórmico inofensivo. Es por ello que las pruebas de toxicología en animales son un modelo imperfecto. No se aplica plenamente a las personas.

Directrices para la Alimentación Saludable

Cualquier alimento que usted desee comer, ya sea orgánico o cultivado localmente, ya sea de su supermercado local o mercado de agricultores, las siguientes son señales de un alimento saludable de alta calidad. A menudo, el mejor lugar para encontrar estos alimentos es de un grupo de agricultura sostenible en su área. También puede revisar mi Plan de Nutrición gratuito para comenzar hoy mismo un programa de alimentación saludable:

  • Cultivado sin pesticidas y fertilizantes químicos (los alimentos orgánicos se ajustan a esta descripción, pero también lo hacen algunos alimentos no orgánicos)
  • Que no sean transgénicos o genéticamente modificados
  • Que no contengan hormonas de crecimiento, antibióticos u otros fármacos
  • Que no tengan nada artificial, ni conservadores
  • Que sean fresco (si tiene que elegir entre los productos orgánicos marchitos o productos convencionales frescos, estos últimos pueden ser su mejor opción, ya que la frescura es importante para el contenido óptimo de nutrientes)
  • Que no sean cultivados en una granja industrial
  • Que sean cultivados de acuerdo con las leyes de la naturaleza en mente (que los animales se alimenten de acuerdo con sus dietas nativas, no con una mezcla de granos y subproductos de origen animal, y que tengan libre acceso a actividades al aire libre)
  • Que  sean cultivados de manera sostenible (utilizando cantidades mínimas de agua, protegiendo el suelo de las quemas, y que convierta los desechos animales en fertilizantes naturales en lugar de  contaminantes ambientales)

 

Fuentes y Referencias

Vea Todas las Referencias


* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.