El Dr. Ronald Hunninghake Habla Sobre la Vitamina C
Seleccionar Idioma:

Llama Gratis en Estados Unidos: 1 (877) 985-2730 | Numero Internacional: 847-278-0763

Obtenga Gratis El Libro Tome Control De Su Salud...

Ocultar

Ocultar esto

El Suplemento Que Casi Todos Deberían Tomar Cuando Están Enfermos

Publicado Por Dr. Mercola | 20 de Noviembre 2010

El Dr. Ronald Hunninghake es un experto en la vitamina C internacionalmente reconocido y quien personalmente ha supervisado más de 60,000 administraciones de vitamina C por intravenosa (IV).

En esta entrevista, el Dr. Hunninghake comparte su experiencia con esta importante modalidad

Comentarios del Dr. Mercola

 

Vitamina C

La vitamina C ha sido pasada a segundo plano en los últimos años debido a la llegada de muchos antioxidantes nuevos, pero eso no la hace menos importante. La vitamina C claramente es el “abuelo” de los antioxidantes tradicionales que conocemos y sus potentes beneficios de salud han sido claramente establecidos.

El Dr. Ronald Hunninghake es un experto en esta vitamina y es internacionalmente reconocido. Sus comienzos es este campo fueron hace casi 22 años cuando se unió al Dr. Hugh Riordan, que condujo una investigación de administración de vitamina C por intravenosa (I.V) en pacientes con cáncer. Su clínica es la sucesora de Linus Pauling y su trabajo sobre la vitamina C y probablemente no exista una clínica en el mundo con tanta experiencia como la suya.

La Experiencia del Dr. Hunninghake con la Vitamina C para el Cáncer y las Enfermedades infecciosas

El Dr. Riordan llevó a cabo un proyecto de investigación de 15 años de duración llamado RECNAC (que es la palabra cáncer pero deletreada al revés). Su investigación sobre los cultivos de células mostró que la vitamina C era selectivamente citotóxica con las células de cáncer.

Juntos, Hunninghake y Riordan condujeron estudios con una serie de pacientes que se encontraban en la etapa 3 o 4 de cáncer.

Se descubrió que la administración de vitamina C por intravenosa es muy benéfica,” dice Hunninghake. “No es considerada como una terapia independiente para el cáncer, pero es un complemento perfecto para cualquier tipo de terapia que esté recibiendo el paciente con cáncer en ese momento.

Reducirá los efectos secundarios y mejorará la calidad de vida. De hecho, en la actualidad se han realizado dos estudios que demuestran cómo mejora la calidad de vida.”

El cáncer claramente es una enfermedad mortal y la mayoría de los pacientes con cáncer también experimentan depresión, dolor y una fatiga tremenda- todos los cuales pueden hacer que el tratamiento sea aún más difícil.

Todos estos son signos de escorbuto, que es el resultado de la deficiencia de vitamina C…Y si usted checa los niveles de vitamina C en los pacientes con cáncer, en especial en los pacientes con cáncer avanzado, la mayoría, si no es que todos, tienen deficiencia de vitamina C, afirma Hunninghake.

“Una de las cosas que hace la vitamina C por intravenosa es que inmediatamente alivia los síntomas de escorbuto,” dice Hunninghake. “Por lo que los pacientes comienzan a tener mayor sensación de bienestar. No necesitan de los medicamentos para el dolor. Su apetito mejora. Su estado de ánimo también. Tienen una mejor calidad de vida.”

Sin embargo, la vitamina C podría ser mejor conocida por sus beneficios en las enfermedades infecciosas.

El Dr. Hunninghake comentó:

“Ciertamente, cualquiera que tenga gripe, resfriado, fatiga crónica o cualquier infección viral, debe usarla (vitamina C).

…El Dr. Levy escribió el libro “Curing the Incurable” que es realmente fantástico y habla sobre el uso de la vitamina C para el control de enfermedades infecciosas y toxinas. Así que sin duda, la vitamina C por intravenosa sirve para tratar las enfermedades infecciosas, así como el cáncer.”

Un ejemplo perfecto del poder curativo de esta vitamina antioxidante es dramático caso de Allan Smith, quien contrajo un caso grave de gripe porcina y fue salvado al borde de la muerte gracias al uso de una combinación de vitamina C intravenosa y oral. (Curiosamente, hoy en día, Smith también está libre de cáncer que se le diagnosticó mientras lo trataban para curarle la gripe porcina…)

“Definitivamente es una modalidad poco utilizada en las enfermedades infecciosas,” dice Hunninghake.

“Realmente es un tratamiento nuevo para cualquier infección crónica. Le repito, la vitamina C no es reconocida por la medicina convencional.”

¿Por Qué la Vitamina C No Es una Estrategia de Tratamiento Adoptada de Forma General?

Si la vitamina C es tan efectiva, entonces ¿por qué no ha sido adoptada por la medicina convencional?

El Dr. Hunninghake trata de explicar:

“Estoy seguro de que aquí influyen muchos factores. Número uno, la mayoría de las personas piensan en la vitamina C como en una vitamina. Se define vitamina como un pequeña cantidad de una sustancia que necesita para prevenir (dolencias como) el escorbuto, en el caso de la vitamina C. Pero de lo que estamos hablando aquí es de algo con un rango farmacológico.

La forma para realmente entender a la vitamina C es volviendo a los documentos de Irwin Stone quien escribió The Healing Factor, que es un fantástico libro de la década de los 70 que habla sobre la vitamina C.

Él señala que todas las criaturas, cuando están enfermas aumentan en gran medida la producción la vitamina C en el hígado o riñones. Pero los seres humanos, los primates y los conejillos de indias han perdido esta habilidad.

Nosotros aún tenemos el gen que produce la enzima L-gulonolactona oxidasa que convierte la glucosa en vitamina C pero que no es funcional. Por lo que tenemos que obtener la vitamina C de otra parte, de los alimentos.

…Por lo que yo siempre busco dosis altas de vitamina C como una forma natural de lidiar con la crisis en términos de salud. Sin embargo, esta noción no existe en el pensamiento convencional de la mente médica.”

También hay factores financieros. Los tratamientos oncológicos convencionales son extremadamente caros mientras que la vitamina C por intravenosa es relativamente barata. Y la medicina convencional, como regla general, está completamente desinteresada en soluciones que no produzcan beneficios financieros.

Métodos de Administración y Dosis Recomendadas

Hay dos formas principales de administrarse la vitamina C, de forma oral o por intravenosa.

“Para el paciente promedio, le aconsejo tomar al menos la dosis Linus Pauling, que es de 1 gramo de vitamina C dos veces al día,” dice Hunninghake.

“Ciertamente puede hacer más que eso. Si usted sufre de una infección crónica o fatiga crónica puede ir aumentando la dosis de forma gradual hasta llegar a los que conocemos como dosis de tolerancia intestinal.

Es muy seguro. La idea de que la vitamina C causa cálculos renales ha sido totalmente desaprobada…Se han realizado muchos estudios por urólogos demostrando que este no es un problema causado por las altas dosis de vitamina C.

Para el paciente promedio la suplementación oral es suficiente, pero si tiene una enfermedad grave, debería considerar administrarse vitamina C por intravenosa con un médico porque puede amplificar bastante los beneficios de la vitamina C.”

En cuanto a las dosis típicas de vitamina C por intravenosa, el protocolo IVC de Riordan recomienda una dosis inicial de 15 gramos.

Sin embargo, primero que nada es importante checarse los niveles de G6PD (glucosa-6- fosfato deshidrogenasa).

Debe ver si tiene deficiencia de G6PD antes de comenzar a utilizar vitamina C por intravenosa

La G6PD es una enzima que necesitan sus glóbulos rojos para mantener la integridad de la membrana.

Lo que muchas personas no entienden es que las altas dosis de vitamina C por intravenosa es un poderoso pro-oxidante. Y darle un pro-oxidante a un paciente con deficiencia de G6PD puede causarle hemólisis de los glóbulos rojos.

Así que el administrar vitamina C por intravenosa no debe hacerse por novatos.

Recomiendo firmemente practicárselo por un medico experimentado que utilice el protocolo de Riordan u otro protocolo que asegure que la vitamina C está siendo administrada de forma segura.

Afortunadamente, la deficiencia de G6PD es relativamente poco común. Las personas de descendencia africana y mediterránea son las que tienen el mayor riesgo, pero inclusive es algo poco común entre esos grupos. En un análisis de más de 800 pruebas de G6PD, Hunninghake encontró sólo a cuatro personas con este tipo de deficiencia.

Por lo que no es un gran problema, pero en caso de usted fuera una de esas personas con esta extraña deficiencia, las ramificaciones causadas por las altas dosis de vitamina C por intravenosas podrían ser desastrosas.

La investigación original del Dr. Riordan sugería que usted necesita un nivel de vitamina C en la sangre de cerca 300-350 mg/dl con el fin de alcanzar la citoxicidad selectiva. Sin embargo, Hunninghake afirma que los niveles en la sangre de cerca de 250 mg/dl podrían ser suficientes para tener un efecto anticancerígeno.

El Dr. Hunninghake expone sobre este tema:

“Ahora, sólo para poner eso en perspectiva para la persona promedio, si fuéramos a checarle los niveles a alguien en la calle, sus niveles sanguíneos serian de 1mg ml/dl si llevan una alimentación bastante decente. Si tienen menos de 0.6 mg por dl, entonces se encuentran dentro de un tipo de rango de escorbuto de vitamina C.

Pero de los que estamos hablando es de un nivel de saturación post-IVC, lo que, digamos 25 a 50 gramos de vitamina C por intravenosa durante un período de más de 90 minutos, es un rango de 200 a 300.

Así que estamos hablando de cerca de 200 a 300 veces la cantidad normal de vitamina C que normalmente experimenta su sangre sólo por llevar una alimentación balanceada.”

Es importante entender que estos niveles extremadamente altos en realidad sólo están dirigidos para el tratamiento del cáncer y las enfermedades infecciosas, no para utilizarlo todos los días para la salud en general. Esto debido a que la vitamina C, que siempre será un antioxidante, empieza a tener un efecto pro-oxidante a estos niveles extremos.

Curiosamente, este efecto pro-oxidante en realidad podría ser el responsable de las propiedades anticancerígenas de la vitamina C...

Hunninghake explica:

“…En nuestro segundo encuentro anual Riordan IVC y la Conferencia del Cáncer llevada a cabo hace pocas semanas en Japón, tuvimos al Dr. H, Chen, quien es el autor, junto con Mark Levine, sobre las altas dosis de vitamina C como fuente para crear peróxido de hidrogeno en el espacio extracelular alrededor de las células tumorales.

Se cree que este peróxido de hidrogeno o efecto pro-oxidante de la vitamina C es el que causa las propiedades antitumorales. De hecho, también es el mismo efecto pro-oxidante el que ayuda a su cuerpo a deshacerse de las enfermedades infecciosas.”

Para escuchar al Dr. Hunninghake compartir algunas de sus notables experiencias de la recuperación de sus pacientes de difíciles tipos de cáncer y otras enfermedades, por favor escuche la entrevista completa o lea toda la transcripción.

Lo Que Necesita Saber Sobre la Vitamina C Oral

La última versión sobre la suplementación oral de la vitamina C es la vitamina C liposomal, la cual conocí por primera vez gracias al Dr. Thomas Levy, que claramente es uno de los pioneros en esta área.

La vitamina C liposomal evita muchas de las complicaciones relacionadas con la vitamina C tradicional o el ácido ascórbico y de acuerdo con el Dr. Levy, de esta manera usted puede alcanzar concentraciones intracelulares mucho más altas.

“Estoy completamente a favor de que las personas prueben esto,” dice Hunninghake. “Creo que puede ser utilizada como un complemento a la administración de vitamina C por intravenosa. La mayoría de las personas sólo utilizaran vitamina C intravenosa una o dos veces a la semana. Por lo que se pueden utilizar 6 gramos de vitamina C liposomal oral sin tener las molestias gastrointestinales.”

Desde la perspectiva de Hunninghake, la vitamina C liposomal puede ser algo que aún no ha sido aprobado, per es sumamente segura.

También existen otras formas de vitamina C en el mercado, como las formas tamponadas de ascorbato de sodio. Un ejemplo sería el Ester-C. Estas formas tamponadas también son efectivas y no causan molestias gastrointestinales relacionadas con el ácido ascórbico convencional.

Hasta ahora, he recomendado evitar el Ester-C, ya que creo que es una forma oxidada de la vitamina C, que podría hacer más mal que bien. El Dr. Hunninghake no está de acuerdo con mi evaluación, afirmando que él nunca ha visto ningún tipo de evidencia que indique que el Ester-C podría ser una forma oxidad de la vitamina C.

Basado en la experiencia del Dr. Hunninghake en esta área, podría reconsiderar mi postura sobre el Ester-C, aunque sigo creyendo que la vitamina C liposomal tiene beneficios que no pueden ser comparados con las otras formas taponadas de vitamina C.

La Frecuencia de la Dosis También Puede Hacer la Diferencia

Otro factor que debe tomar en cuenta es la frecuencia de la dosis de la vitamina C oral.

El Dr. Steve Hickey, quien escribió el libro llamado Ascorbate, ha demostrado que si se toma vitamina C con mucha frecuencia durante el día, usted puede alcanzar niveles plasmáticos mucho más altos. Por lo que incluso si sus riñones tienden a excretar rápidamente la vitamina C, tomándola cada hora o dos horas, usted podrá mantener niveles plasmáticos mucho más altos que si sólo toma una dosis al día (a menos que este tomando una forma de liberación extendida de vitamina C).

También existe un número de personas, principalmente con la perspectiva naturista, que creen que con el fin de que sea realmente efectiva, el ácido ascórbico por sí solo no es suficiente- necesita una combinación de ácido ascórbico con sus micronutrientes relacionados como los bioflavonoides y otros compuestos.

Hunninghake está de acuerdo con eso.

“No cabe la menor duda de que es una mejor manera de lograrlo. Cada vez que pueda obtenerlo de los alimento, será mejor para usted…Los alimentos son algo esencial para el cuerpo con el fin de mantener un funcionamiento celular óptimo.

Pero cuando está enfermo, puede utilizar nutrientes en dosis ortomoleculares para alcanzar los efectos que no puede obtener únicamente del consumo de alimentos.

Pero en general, para las personas que estas sanas y quieren mantenerse así, les recomendaría el uso de la vitamina C que tiene bioflavoniodes y otros co-factores relacionados.”

Y en cuanto a obtener la vitamina C de los alimentos, recuerde que mientras más colorida sea su alimentación, más bioflavaonoides y cartenoides. Comer alimentos coloridos (es decir muchos vegetales) ayuda a asegura que está obteniendo de forma natural el sinergismo de fitonutrientes necesarios para mantenerse sano.

Una de las formas más sencillas de asegurarse de estar consumiendo los vegetales suficientes en su alimentación es haciéndolos en forma de jugo. Para más información, por favor visite mi página de jugos.

También puede exprimir limón o lima en un poco de agua para hacer una bebida rica en vitamina C.

Para Más Información Sobre la Vitamina C por Intravenosa

Si usted o alguien que conoce quiere más información sobre el uso de la vitamina C como complemento de un protocolo contra el cáncer, por favor visite www.RiordanClinic.org, en donde podrá encontrar el protocolo IVC de Riordan del que hablamos anteriormente. El sitio web también contiene un gran número de artículos de investigación para que pueda revisar la evidencia usted mismo.

El Dr. Hunninghake también ha hecho un video sobre cómo la vitamina C combate el cáncer y está disponible en www.HealthHunterOnline.org.

Este sitio web contiene una presentación informativa del Dr. Glen Hyland llamada IVC, Chemotherapy and Radiation- Are They Compatible? Hyland ofrece evidencia convincente que demuestra que no sólo son compatibles sino que también sinérgicas.

Por último pero no menos importante, para más detalles sobre la vitamina C y sus muchos beneficios de salud, así como el efecto sinérgico que se puede alcanzar cuando se combina con otros nutrientes como la vitamina D, por favor escuche la entrevista completa ya que contiene mucho más de lo que hemos hablado aquí.

Consideraciones Finales

Para concluir, el Dr. Hunninghake dice:

“Si usted quiere tratar el cáncer, no puede basarse en una modalidad única. Aunque en nuestra clínica nos enfocamos en la vitamina C por intravenosa también medimos los niveles de nutrientes.

Hacemos que las personas revalúen su alimentación. Los animamos a utilizar estrategias de desintoxicación, a hacer ejercicio de forma regular, a dormir bien, a mejorar sus relaciones personales…Ya que todo esto puede tener un impacto en el cáncer.”

En mi opinión, un plan de tratamiento contra el cáncer que no incluye el checarse y mejorar sus niveles de vitamina D no es más que una negligencia. Optimizar sus niveles de vitamina D es sumamente importante, en especial si padece de una enfermedad como el cáncer.

De hecho algunos expertos creen que la vitamina D es la “nueva” vitamina C. Por supuesto que no son mutuamente excluyentes y pueden tomar juntas, pero aun así prefiero la vitamina D porque realmente es una hormona e influye en más del 10 por ciento de sus genes, lo cual tiene un gran impacto si se tiene una deficiencia.

Sin embargo, la vitamina C también tiene un gran potencial existe evidencia que demuestra que el uso de la vitamina C por intravenosa como complemento del tratamiento contra el cáncer convencional puede ser extremadamente benéfico, con prácticamente ningún riesgo.

 

Fuentes y Referencias