Ocultar

Dolorosa y Debilitante Enfermedad Más Devastadora de lo Que Se Creía

Publicado Por Dr. Mercola | 16 de Augosto  2010

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

Artritis Reumatoide

Por el Dr. Mercola

La artritis reumatoide (AR) afecta a cerca al 1 por ciento de nuestra población y al menos dos millones de estadounidenses tienen artritis reumatoide definitiva o clásica. Este número ha aumentado en los últimos años, ya que en el 2010 alrededor del 2.5 por ciento de las mujeres blancas desarrollaron AR.

Es una enfermedad mucho más devastadora de lo que se creía.  La mayoría de los pacientes con artritis reumatoide tienen una discapacidad progresiva.

El curso natural de la artritis reumatoide es muy notable en el que menos del 1 por ciento de las personas con esta enfermedad tienen una remisión espontánea.  Ocurren algunos problemas en el 50-70 por ciento de las personas dentro de los cinco años después de la aparición de la enfermedad y la mitad de ellos dejará funcionar dentro de 10 años.  Se estima que el costo anual que tiene esta enfermedad en los Estados Unidos  es de más de $1 billón de dólares.

Este pronóstico tan devastador es lo que hace que esta nueva forma de tratamiento sea tan emocionante, ya que tiene una probabilidad de éxito mucho mayor que la del tratamiento convencional.

A lo largo de los años he tratado a más de 3,000 pacientes con artritis reumatoide, incluyendo lupus eritematoso sistémico (LES), esclerodermia, polimiositis y dermatomiositis.

Aproximadamente el 15 por ciento de estos pacientes abandonaron por cualquier motivo y no continuaron con el tratamiento.  Los pacientes que se quedaron parecen tener una probabilidad de mejoría de un 60-90 por ciento con el seguimiento de este régimen de tratamiento.

Este nivel de mejoría muestra una gran diferencia en comparación con los números arrojados por el tratamiento convencional mencionados en la parte de arriba y ciertamente es una gran motivación para probar el protocolo del que hablaré más adelante.

La AR Puede Ser Más Mortal Que la Enfermedad Cardíaca

También ha habido un aumento en la tasa de mortalidad de esta enfermedad.  La tasa de supervivencia a cinco años de los pacientes con más de treinta articulaciones afectadas es de un 50 por ciento aproximadamente.  Esta tasa es similar a la de la enfermedad arterial coronaria severa o la enfermedad de Hodgkin en estadio IV.

Hace treinta años, un investigador concluyó que había una pérdida promedio de 18 años en la vida de los pacientes que desarrollaban artritis reumatoide antes de los 50 años.

La mayoría de las autoridades creen que es raro que ocurran remisiones.  Algunos expertos sienten que el término “remisión-inducida” no debería utilizarse para describir NINGÚN tratamiento actual para la artritis reumatoide y una revisión de los métodos de tratamiento contemporáneos muestra que la ciencia médica no ha sido capaz de mejorar de manera significativa los resultados de esta enfermedad.

El Dr. Brown Pionero del Novedoso Método Para Tratar la AR

Me enteré del protocolo médico del Dr. Brown por primera vez en 1989 cuando lo vi en el programa 20/20 de la ABC.  Esto fue poco después de que se publicó la primera edición de su libro llamado, The Road Back.  Desafortunadamente, el Dr. Brown murió a causa de cáncer de próstata poco después de su aparición en el programa 20/20, por lo que no tuve la oportunidad de conocerlo.

Mi aplicación del protocolo del Dr. Brown ha cambiado bastante desde que comencé a implementarla.  Al principio, seguía el trabajo del Dr. Brown al pie de la letra, es decir casi no cambiaba nada de su protocolo.  El único cambio que hacia era el utilizar Minocin en lugar de Tetraciclina.  Creo que fui uno de los primeros médicos en recomendar Minocin y en la actualidad la mayoría de las personas que utilizan su protocolo utilizan Minocin.

En 1939, el Dr. Sabin, descubridor de la vacuna contra el polio, reportó por primera vez que la artritis crónica en ratones era causada por un micoplasma.  Él sugirió que este agente podría causar la artritis reumatoide en los seres humanos.  El Dr. Brown trabajó con el Dr. Sabin en el Instituto Rockefeller.

El Dr. Brown fue un reumatólogo certificado por el Consejo y se graduó de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins.  Fue profesor de medicina en la Universidad George Washington hasta 1970, después fue director del Instituto de Artritis en Arlington, Virginia.  Publicó más de 100 trabajos en la literatura científica.

Él fue capaz de ayudar a más de 10,000 pacientes cuando utilizaba su programa, desde la década de 1950 hasta el año de su muerte en 1989 y claramente son muchos más pacientes de los que han ayudado muchos médicos que utilizan su protocolo.

Él encontró que para que pueda haber beneficios significativos como resultado del tratamiento, en promedio, se necesitan de uno a dos años.

Yo he tratado a casi 3,000 pacientes y he descubierto que los cambios en la alimentación que tanto defiendo, y que comencé a integrar a principios de la década de 1990, acelera la tasa de respuesta a varios meses.  No puedo resaltar lo suficiente, el impacto que tiene este aspecto del programa.

Sin embargo, la duración del tratamiento puede variar ampliamente.

En muchos casos, puede tomar más de 30 meses para que los pacientes puedan experimentar mejorías sostenidas.  Se necesita tener paciencia porque las remisiones pueden tomar de 3 a 5 años.  El método del Dr. Brown representa una alternativa más segura y menos tóxica para muchos de los métodos convencionales y los resultados de la prueba NIH finalmente han validado científicamente este tratamiento.

Los cambios alimenticios son un componente absolutamente esencial en mi protocolo.  El protocolo original del Dr. Brown era conocido por inducir a un Herxheimer, o por empeorar los síntomas antes de que se vieran mejorías.  Esto podría durar de dos a seis meses.  La implementación de mi plan nutricional ayuda a disminuir la reacción en la mayoría de los casos.

Cuando utilice su protocolo por primera veza finales de la década de los ochenta, la crítica que me hacían otros médicos era que no existían “pruebas científicas” que respaldaran este tratamiento. Bien, ciertamente hoy en día eso no es cierto.  Una revisión de la bibliografía dará más de 200 referencias de revisiones de la literatura médica que respaldan el uso de Minocin para el tratamiento de las enfermedades reumáticas.

En mi experiencia, casi el 80 por ciento de las personas tienen mejorías notables con este programa, sin embargo, aproximadamente un 5 por ciento continúan empeorando y necesitan utilizar agentes convencionales como el metotrexano, para aliviar sus síntomas.

Pruebas Científicas Que Respaldan Este Método

El respaldo científico definitivo sobre el uso de minocicilina en el tratamiento de la artritis reumatoide en los Estados Unidos llegó con la prueba MIRA.  Esta es una prueba controlada con placebo doble ciego realizada en seis centros universitarios que involucraron a 200 pacientes durante casi un año.  La dosis utilizada (100mg dos veces al día) era mucho más alta y probablemente menos efectiva que la que utiliza la mayoría de las clínicas hoy en día.

En la prueba no se utilizaron otros antibióticos ni ningún régimen nutricional, aun así el 55 por ciento de los pacientes presentaron mejorías.  Este estudio finalmente proporcionó las “pruebas” que muchos médicos tradicionales perdían antes de que se considerara a este tratamiento de manera seria como un régimen alternativo para la artritis reumatoide.

El esfuerzo del Dr. Thomas Brown para trataran las infecciones crónicas por micoplasma que se cree son la causa de la artritis reumatoides es la base de esta terapia.  El Dr. Brown creía que la mayoría de las enfermedades reumáticas responden a este tratamiento.  Él y otros médicos utilizaron esta terapia para tratar enfermedades como lupus eritematoso sistémico (LES), espondilitis anquilosante, esclerodermia, dermatomiositis y polimiositis.

El Dr. Osler fue uno de los médicos más importantes y respetados de su época (1849-1919) y muchos lo consideran como el médico perfecto de la época moderna.  Un extracto de un comentario sobre el Dr. William Osler ofrece una perspectiva útil sobre el uso de los paradigmas médicos alternativos:

Osler nos advertiría sobre la arrogancia de creer que solamente nuestras prácticas médicas actuales pueden ayudar al paciente. Él sabía que nuevos conocimientos científicos podrían emerger de creencias que aún no han sido probadas. A pesar de que él lucharía vigorosamente para proteger al público de los estafadores y los charlatanes, el apoyaría los estudios críticos de cualquier tipo de método terapéutico que sea confiable y benéfico para los pacientes.

Factores Relacionados Con el Éxito en Este Programa

Existen muchos factores relacionados con un aumento en las probabilidades de remisión o mejoría.

  • Mientras más joven sea, mayor será la probabilidad de mejorar
  • Mientras más se apegue a su plan nutricional, mayor será la probabilidad de mejorar y menor será la probabilidad de tener un ataque severo.  Actualmente le ofrezco una prueba para conocer su tipo nutricional de forma gratuita, así que por favor no pase por alto este paso tan importante
  • Fumar parece estar relacionado de manera negativa con todo tipo de mejoría
  • Parece que mientras más tiempo tenga esta enfermedad y mientras más severa sea, es más difícil tratarla

Método Sin Antibióticos Revisado

A pesar de que utilice una revisión de su método con antibióticos durante casi diez años, mi objetivo principal es enfocarme en terapias naturales.  El programa que sigue es mi revisión de este protocolo que permite utilizar un tratamiento libre de antibióticos para la AR, que está basado en mi experiencia en el tratamiento de más de 3,000 pacientes con enfermedades reumáticas en mi clínica de Chicago.

Si usted está interesado en revisar o considerar el método con antibióticos del Dr. Brown, he incluido un resumen de su trabajo y la evidencia del mismo en el apéndice.

Cambios Cruciales en el Estilo de Vida

Mejorar su alimentación por medio de una combinación de mis directrices nutricionales y su tipo nutricional es crucial para su éxito.  Además, existen algunos principios generales que parecen servir para todos los tipos nutricionales y estos son:

  • Eliminar el azúcar, en especial la fructosa y la mayoría de los granos.  Para algunas personas lo mejor sería limitar el consumo de frutas a pequeñas cantidades
  • Comer alimentos orgánicos, de alta calidad, sin procesar y de ser posible que sean cultivados localmente
  • Comer sus alimentos lo más crudos posible
  • Obtener suficiente grasa omega-3 de origen animal y de alta calidad. El aceite de krill parece ser muy útil si se toma de manera regular en combinación con 4 mg de astaxantina, que es un antioxidante bioflavonoide muy potente derivado del alga
  • 4 mg de astaxantina al día es particularmente importante para cualquier persona en la predniosna, ya que la astaxantina ofrece gran protección contra las cataratas y degeneración macular relacionada con la edad
  • Incorporar ejercicio regular dentro de su rutina diaria

Los Traumas Emocionales Tempranos son Predominantes en las Personas con AR

La mayoría de los pacientes que traté tenían algún tipo de trauma emocional que había sucedido en su vida temprana, antes de que su mente consiente estuviera completamente formada, que por lo general es alrededor de los 5 o 6 años.  Sin embargo, un trauma puede suceder a cualquier edad y los traumas tienen un impacto sumamente negativo.

Y si no se le hace frente a este trauma con una modalidad de tratamiento efectivo entonces este problema emocional seguirá creciendo, permitiendo que se de un proceso destructivo, que puede predisponerlo a enfermedades autoinmunes severas futuras como lo es la AR.

En algunos casos, parece ser que la AR es causada por una infección y en mi experiencia por lo general esta infección es adquirida cuando se tiene una situación estresante que causa una alteración de los circuitos bioeléctricos, lo que puede afectar su sistema inmunológico.

Por lo tanto, es muy importante contar con una herramienta efectiva para hacerle frente a este trauma emocional. En mi práctica, la forma de tratamiento más común utilizada es la llamada Técnica de Liberación Emocional (EFT).

A pesar que de que la Técnica de Liberación Emocional es algo que usted puede aprender desde la comodidad de su hogar, es importante consultar a un profesional que este bien capacitado para de esa manera se puedan obtener las habilidades necesarias para promover la curación adecuada por medio del uso de está sorprendente herramienta.

La Deficiencia de Vitamina D Rampante en las Personas con AR

A principios del siglo 21 se desató una ola de atención sobre la importancia y valor de la vitamina D, en particular en el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la AR.

Desde mi perspectiva, en la actualidad prácticamente es una negligencia criminal tratar a las personas con AR y no monitorear regularmente sus niveles de vitamina D para confirmar que se encuentren dentro del rango terapéutico que es de 65-80 ng/ml.

Esto es tan importante que las pruebas de sangre necesitan hacerse cada dos semanas, para que de esa manera se pueda ajustar la dosis de acuerdo a ese rango.  La mayoría de los adultos de peso normal deberían empezar con 10,000 unidades de vitamina D al día.

Si usted vive en los Estados Unidos, entonces el Lab Corp es el laboratorio que debería elegir.

Dosis Bajas de Naltrexona

Algo nuevo que se le agregó al protocolo es la dosis baja de naltrexona, animo a cualquier persona que padezca de AR a probar esto.  Es barato y no es tóxico y tengo muchos reportes médicos que documentan su increíble eficacia para hacer que las personas dejen de tomar todos los medicamentos peligrosos para la artritis.

A pesar de que también es un medicamente y hablando críticamente no es una terapia natural, ha demostrado proporcionar gran alivio y es MUCHO más seguro que los medicamentos tóxicos que se utilizan normalmente por casi todos los reumatólogos.

Consideraciones Nutricionales

Limitar el consumo de azúcar es un elemento clave en el programa de tratamiento.  El azúcar tiene muchos efectos negativos en su bioquímica.  En primer lugar, aumenta los niveles de insulina, que es la causa principal de casi todas las enfermedades crónicas. También puede afectar su flora intestinal.

En mi experiencia, si usted no es capaz de disminuir el consumo de azúcar es muy poco probable que pueda presentar una mejoría.  Por favor entienda que la principal fuente de calorías en los Estados Unidos es el jarabe de maíz de alta fructosa proveniente de las sodas.  Uno de los primeros pasos que puede dar es remplazar la soda con agua limpia y purificada.

Ejercicios para la Artritis Reumatoide

Es sumamente importante hacer ejercicio y tonificar el músculo de sus articulaciones.  Los expertos nos dicen que el desuso da como resultado atrofia y debilidad muscular.  Además, la inmovilidad podría provocar contracturas de las articulaciones y pérdida de la amplitud de movimiento (ROM por sus siglas en inglés).  Es preferible que los ejercicios ROM sean pasivos.

Existe evidencia que indica que los ejercicios ROM pasivos aumentan el número de glóbulos blancos (GB) en las articulaciones.

Si sus articulaciones están rígidas, entonces debería estirar y calentar antes de hacer ejercicio. Si sus articulaciones están inflamadas, aplicarse hielo durante diez minutos antes de hacer ejercicio será de mucha ayuda.

Es muy fácil que las articulaciones inflamadas se dañen por hacer ejercicio de forma incorrecta, ya que se encuentran muy vulnerables, por lo que debe tener cuidado.  Las personas con artritis deben mantener un delicado equilibrio entre el descanso y la actividad, y deben evitar hacer actividades que empeoren el dolor articular.  Debería evitar cualquier tipo de ejercicio que pueda dañar las articulaciones vulnerables.

Una regla general es que si el dolor dura más de una hora después de haber terminado de hacer ejercicio, entonces debería bajar el ritmo o bien elegir otra forma de ejercicio.  Los dispositivos de ayuda también sirven para disminuir la presión en las articulaciones afectadas.  Muchos pacientes necesitan tomar ventaja de esto. La Arthritis Founation tiene un libro llamado, Guide to Independent Living, que les enseña a los pacientes la manera de obtenerlos.

Por supuesto que también es importante mantener en forma el sistema cardiovascular.  Caminar con los zapatos correctos es otra consideración que debe tomar en cuenta.

Si su enfermedad se lo permite, sería bueno comenzar el programa Peak Fitness, que está diseñado para alcanzar la salud óptima.

Es Importante Controlar el Dolor

Uno de los problemas principales a los que se enfrentan los pacientes con AR es controlar el dolor. El tratamiento convencional por lo general incluye el uso de medicamentos muy peligrosos como prednisona, metotrexato y otros medicamentos que interfieren con el factor de necrosis tumoral, como Enbrel.

El objetivo es implementar los cambios en el estilo de vida de los que hablamos en la parte de arriba lo más pronto posible, para que de esa manera pueda comenzar a reducir el uso de estos medicamentos tan peligrosos y tóxicos, que realmente no le sirven para tratar la causa principal de la enfermedad.

Sin embargo, aliviar el dolor obviamente es muy importante y si esto no se logra, entonces puede entrar en un ciclo depresivo que claramente puede empeorar aún más su sistema inmunológico y hacer que la AR estalle.

Así que lo principal es estar sin dolor y lo más cómodo posible con la menor cantidad de medicamentos.  La Clínica Mayo ofrece una guía para evitar el dolor enfocándose en cómo se mueve, con el fin de no lastimar sus articulaciones.

Los Anti-inflamatorios Más Seguros que Puede Utilizar para el Dolor

Es evidente que los medicamentos prescritos más seguros que puede utilizar para el dolor son los saliciatos no acetilados, tales como:

  • Salsato
  • Saliciato de sodio
  • Saliciato de magnesio (por ejemplo, Salflex, Disalcid o Trilisate).

Estos son medicamentos de elección si hay insuficiencia renal, ya que interfieren de manera mínima con la anticiclooxigenasa y otras prostangladinas.

Además, no alterarán la inhibición plaquetaria en los pacientes que están bajo un régimen de aspirinas para disminuir el riesgo de ataque cardíaco o derrame cerebral.

A diferencia de la aspirina, no aumentan la formación de productos del metabolismo de la lipoxigenasa del ácido araquidónico.  Por esta razón, podrían tener menos probabilidades de causar reacciones de hipersensibilidad.  Estos medicamentos han sido utilizados de manera segura en pacientes con la enfermedad obstructiva reversible de las vías aéreas y con una historia de sensibilidad a la aspirina.

También son mucho menos irritables para el estomago que los otros NSAIDs (medicamentos antinflamatorios no esteroideos) y son el medicamento de elección si usted tiene problemas con la úlcera péptica.  Desafortunadamente, todos estos beneficios están balanceados por el hecho de que podrían no ser tan efectivos como otros agentes por lo que es menos conveniente tomarlos. Necesita tomar 1.5-2 gramos dos veces al día y el tinnitus o zumbido en el oído es un efecto secundario muy frecuente.

Necesita estar consiente de esta complicación y saber que si el tinnitus continua debe detener la medicación durante un día y comenzar con la dosis que es la mitad de la pastilla al día.  Puede repetir esto hasta que encuentre la dosis que alivie el dolor y que no le cause ningún zumbido en los oídos.

Si los Anti-inflamatorios Más Seguros No Están Ayudando, Entonces Pruebe Esto…

Si los salicilatos no acelitados no están funcionando existen otras alternativas diferentes a los NSAIDs que puede probar.  Relafen, Daypro, Voltaren, Motrin, Naprosyn, Meclomen, Indocrin, Orudis y Tolecin son unos de los más tóxicos o que probablemente provocarán complicaciones. Puede experimentar con ellos y ver cual de todos le funciona mejor.

Si el precio es un problema, entonces puede utilizar ibuprofeno genérico en más de 800mg por dosis.  Desafortunadamente, estudios recientes sugieren que este medicamento es muy dañino para sus riñones.

Por favor, tome en cuenta que son mucho más peligrosos que los antibióticos o los salicilatos no acetilados.

Usted debería hacerse una prueba de sangre SMA al menos una vez al año si se encuentra tomando estos medicamentos.  Además, debe monitorear sus niveles de potasio sérico si se encuentra tomando un inhibidor ACE, ya que estos medicamentos pueden hacer que los niveles de potasio se eleven.  También debería monitorear su función renal.  La prueba SMA mostrará cualquier alteración en el hígado que podría estar siendo causada por los medicamentos.

Estos medicamentos también pueden afectar el metabolismo de la prostaglandina y causar necrosis papilar y nefritis intersticial crónica.  Sus riñones necesitan prostanglandina vasoconstrictora (PGE2 y prostaciclina) para contrarrestar los efectos de las potentes hormonas vasoconstrictoras como la angiotensina II y las catecolaminas.  Los NSAIDs disminuyen la síntesis de prostaglandinas al inhibir la ciclooxigenasa, lo que conduce a una constricción de las arteriolas renales que van al riñón.

Advertencia: Estos Medicamentos Aumentan Masivamente su Riesgo de Úlceras

El primer medicamento de tipo antinflamatorio no esteroideo, la indometacina, se introdujo en 1963. En la actualidad hay más de 30 medicamentos de este tipo disponibles. Relafen es una de las mejores alternativas ya que parece causar menos disbiosis intestinal. Usted debe tener especial cuidado con el monitoreo de la función renal de forma periódica.  Es importante entender y aceptar los riesgos relacionados con estos medicamentos más tóxicos.

Cada año, hacen tanto daño en el tracto gastrointestinal que llegan a matar de 2,000 a 4,000 personas que solo padecen de artritis reumatoide.  Eso equivales a diez personas al DÍA.  En un momento dado, del 10 al 20 por ciento de las personas que reciben terapia con NSAID tienen ulceras gástricas.

Si usted está tomando un NSAID, tiene un riesgo tres veces mayor aproximadamente de desarrollar efectos secundarios gastrointestinales graves que aquellas personas que no los toman.

Aproximadamente el 1.2 por ciento de los pacientes que toman NSAIDs son hospitalizados por problemas gastrointestinales graves, por año de exposición.  Un estudio realizado en pacientes que toman NSAIDs reveló que una complicación potencialmente mortal fue el primer signo de úlcera en más de la mitad de los participantes.

Los investigadores encontraron que los medicamentos que suprimen la producción de prostaciclina, necesaria para dilatar los vasos sanguíneos e inhibir la coagulación.  Estudios anteriores habían encontrado que los ratones modificados genéticamente para ser incapaces de utilizar adecuadamente la prostaciclina fueron propensos a desarrollar problemas de coagulación.

Cualquier persona que esté en un riesgo mayor de sufrir una enfermedad cardiovascular claramente debería evitar tomar este tipo de medicamentos.  Las complicaciones de las úlceras ciertamente representan una amenaza mortal, sin embargo, los ataques cardíacos son mucho más comunes y riesgosos, sobre todo en las personas de edad avanzada.

Cómo Saber Si Se Corre el Riesgo de Sufrir un Efecto Secundario a Causa de los NSAID

Analizar los factores de riesgo puede ayudar a determinar si usted enfrentará un riesgo elevado de desarrollar estas complicaciones.  Si tiene cualquiera de las siguientes características, probablemente tenga un mayor riesgo de efectos secundarios a causa de estos medicamentos:

  1. Edad avanzada
  2. Historia de úlcera péptica
  3. Dependencia al alcohol
  4. Fumador
  5. Uso concurrente de corticosteroides o prednisona
  6. Discapacidad
  7. Uso de un NSAID conocido por ser más tóxico

La Prednisona

La clase de medicamentos de los que hablamos en la parte de arriba se llaman antinflamatorios no esteroideos (NSAIDs por sus siglas en inglés).  Si no son capaces de controlar el dolor, entonces entra el uso de prednisona.  Este es un medicamente esteroideo que está lleno de efectos secundarios.

Si usted toma grandes dosis de prednisona durante largos periodos de tiempo, tiene prácticamente garantizado que desarrollará los siguientes problemas:

  • Osteoporosis
  • Cataratas
  • Diabetes
  • Úlceras
  • Reactivación de herpes
  • Insomnio
  • Hipertensión
  • Cálculos renales

Usted puede estar seguro de que cada vez que una dosis de prednisona  sus huesos se vuelven más débiles.  Mientras más grande sea la dosis y el tiempo que tome prednisona, más probabilidades tiene de desarrollar estos problemas.

Sin embargo, si usted es capaz de mantener su dosis en 5 mg o menos, entonces esto no representará un problema.

Por lo general este es uno de los primeros medicamentos que debería dejar de tomar hasta que sus síntomas lo permitan.

Tome en cuenta que los niveles de cortisol en la sangre están más altos entre las 3 y 9 a.m.  Por lo tanto, sería más seguro administrarse la prednisona durante la mañana.  Esto minimizará la supresión en el eje hipotálamo- hipófisis- suprarrenal.

También debería preocuparse por el aumento en el riego de úlcera péptica por el uso de este medicamento en conjunto con los antinflamatorios no esteroideos.  Si toma estos dos medicamentos juntos, tiene un riego 15 veces mayor de desarrollar una úlcera.

Si ya se encuentra tomando prednisona, es de ayuda obtener una receta para partillas de 1 mg para que de esa manera pueda dejar de depender de ella lo antes posible. Por lo general puede bajar su dosis a 1 mg a la semana. Si tiene una recaída de lo síntomas, reducir más la dosis de prednisona, no está indicado.

Cómo Saber Cuándo Dejar de Tomar Medicamentos

A diferencia de los métodos convencionales para tratar la artritis reumatoide, mi protocolo está diseñado para tratar la causa principal del problema.  Por lo que eventualmente, los medicamentos que se utilizarán durante el programa se irán quitando poco a poco.

Los siguientes criterios pueden ayudar a determinar el momento en el que el paciente se encuentra en remisión y se puede considerar eliminar el uso de los medicamentos:*

  • Una disminución en la duración de la rigidez matutina que no dure más de 15 minutos
  • No hay dolor al descansar
  • Poco o nada de dolor o sensibilidad en el movimiento
  • Ausencia de la inflamación articular
  • Un nivele de energía normal
  • Una disminución en su ESR a no más de 30
  • Una normalización de su CBC.  Por lo general su HGB, HCT y MCV aumentarán a lo normal y su “pseudo” deficiencia de hierro desaparecerá
  • ANA, RF y ASO vuelven a la normalidad

Si usted deja de tomar sus medicamentos antes de cumplir con estos criterios entonces existe un gran riesgo de que la enfermedad reaparezca.

Si cumple con los criterios, entonces puede tratar de dejar los medicamentos antiinflamatorios y los monitoreos de los ataques.  Si no hay ataques en seis meses, entonces suspenda la clindamicina.

Si se siguen viendo mejorías en los próximos seis meses, puede interrumpir el uso de Minocin y checarse con regularidad. Si se repiten los síntomas, lo mejor sería reiniciar el tratamiento con el antibiótico mencionado.

Evaluación Para Determinar y Darle Deguimiento a la AR

Si usted ha recibido evaluaciones y tratamientos por uno o más reumatólogos certificados, entonces puede estar seguro que se le ha hecho la evaluación correspondiente.  A diferencia de los tratamientos convencionales que no funcionan a largo plazo, el diagnostico convencional casi siempre es excelente y una vez que tenga el diagnostico puede iniciar el programa de tratamiento discutido anteriormente.

Si no ha sido evaluado por un especialista, entonces será importante que lo haga con el fin de determinar si realmente padece de artritis reumatoide.

Por favor asegúrese de revisar cuidadosamente el Apéndice Dos, ya que querrá confirmar que no haya fibromialgia.

Tome en cuenta que el dolor articular puede ser una manifestación temprana de 20-30 problemas clínicos diferentes.

Esto no incluye únicamente las enfermedades reumáticas, sino que también metabólicas, infecciosas y trastornos malignos. La artritis reumatoide es un diagnostico clínico para el que no hay una sola prueba o grupo de pruebas de laboratorio que pueden ser consideras como confirmatorias.

Criterios Para la Clasificación de la Artritis Reumatoide

  • Rigidez Matutina: La rigidez matutina en y alrededor de las articulaciones dura al menos una hora antes de que se note una mejoría máxima.
  • Artritis de tres o más áreas articulares: Al menos tres de ellas tiene que presentar simultáneamente hinchazón de los tejidos blandos o liquido sinovial (no sólo crecimiento óseo) observados por un médico. Las 14 posibles áreas articulares son las interfalángicas proximales (IFP), metcarpofalángicas (MCF), muñecas, codos, rodillas, robillos y metatarsofalángicas (MTF).
  • Artritis de las articulaciones de las manos: Manifestada por hinchazón en al menos una de las siguientes áreas articulares: muñeca, metacarpofalángicas (MCF) o interfalángicas proximales (IFP).
  • Artritis simétrica: compromiso simultáneo de las mismas áreas articulares (como en el criterio 2) en ambos lados del cuerpo se acepta la afección bilateral de interfalángicas proximales (IFP), metacaporfalángicas (MCF) o metatarsofalángicas (MTF) aunque la simetría no sea absoluta.  La falta de simetría no es un suficiente para descartar el diagnostico de AR.
  • Nódulos Reumatoides; nódulos subcutáneos, sobre prominencias óseas o en superficies extensoras o en regiones yuxtaarticulares, observados por un médico. Sólo alrededor del 25 por ciento de los pacientes con AR desarrollan nódulos y por lo general se presenta como una manifestación tardía.
  • Factor Reumatoideo Sérico: demostración de “factor reumatoide” sérico positivo por cualquier método que ha sido positivo en menos del 5 por ciento de los sujetos normales de control. La prueba es positiva sólo el 30-40 por ciento de las veces en los primeros meses de la AR.

También debe asegurarse de que los primeros cuatro síntomas enlistados en la tabla de arriba se presenten durante seis o más meses. Estos criterios tienen un 91-94 por ciento de sensibilidad y un 89 por ciento de exactitud para el diagnostico de la artritis reumatoide.

Sin embargo, estos criterios fueron diseñados para la clasificación y no para el diagnostico. El diagnostico deber ser hecho sobre sustentos clínicos. Es importante resaltar que muchos pacientes con pruebas serológicas negativas pueden tener un fuerte cuadro patológico de artritis reumatoide.

Sus Manos Son la CLAVE Para el Diagnostico de AR

De cierto modo, las manos son la característica distintiva de la artritis reumatoide. Si usted carece por completo de la participación de la mano y la muñeca, incluso por la historia clínica, el diagnóstico de artritis reumatoide es dudoso. Cuando la artritis reumatoide comienza a desarrollarse pocas veces afecta su cadera y tobillos.

Las articulaciones metacarpofalángicas, interfalángicas proximales y las articulaciones de las muñecas son las primeras articulaciones en las que se desarrollan los síntomas. La osteoartritis por lo general afecta a las articulaciones que están cerca de su alcance (articulaciones DIP) mientras que la AR a menudo afecta as articulaciones más cercanas a la muñeca (PIP), como sus nudillos.

La fatiga puede hacerse presente antes de que aparezcan los síntomas articulares, y la rigidez matutina es un indicador sensible de la artritis reumatoide. Un aumento de líquido en y alrededor de sus articulaciones probablemente cause rigidez. Sus articulaciones son cálidas, pero su piel rara vez es de color rojo.

Cuando sus articulaciones desarrollan derrames, los mantiene en flexión de 5 a 20 grados, ya que es probable que extenderlos por completo sea muy doloroso.

Cambios Radiológicos

Los cambios radiológicos comunes de la artritis reumatoide en la mano PA y los rayos X de la muñeca, que debe incluir erosiones o descalcificación ósea localizada o más marcada en las articulaciones involucradas (los cambios osteoartriticos por sí solos no ocurren).

Nota: Debe cumplir con cuatro de los siete criterios enlistados. Cualquiera de los primeros cuatro criterios deben haber estado presentes durante al menos seis meses. Los pacientes con dos diagnósticos clínicos no son excluidos. No se debe clasificar la artritis reumatoide como clásica, definida o probable.

Evaluación de Laboratorio

La evaluación general de laboratorio debería incluir una línea base ESR, CBC, SMA, U/A, 25 hidroxi-vitamina D y un título de ASO. También puede incluir título de RF y ANA para documentar objetivamente la mejoría como resultado de la terapia. Sin embargo, rara vez aporta mucho a la evaluación.

Las visitas de seguimiento pueden ser cada dos o cuatro meses, dependiendo de la extensión de la enfermedad y la facilidad de la prueba.

La excepción sería la prueba de la vitamina D que debería hacerse cada dos semanas hasta que su nivel 25 hidroxi-vitamina D este entre 65 y 80 ng/ml.

Muchos pacientes que padecen de artritis reumatoide tienen un hipocrómica, CBC microcítica que se parece mucho a la deficiencia de hierro, pero no están relacionadas en absoluto.  Esto probablemente se deba a que la inflamación en la artritis reumatoide evita que la medula ósea utilice el hierro adecuadamente.

Es importante resaltar que este tipo de anemia NO responde al hierro y que si se administra hierro entonces podría ser mucho peor, ya que el hierro es un estresor oxidativo muy potente.  Los niveles de ferritina generalmente son el indicador más fiable para saber cuando hierro almacena el cuerpo. Desafortunadamente, también es una proteína reactante y se elevará cada vez que el ESR se eleve. Esto hace a la ferritina una prueba muy inestable para los pacientes con AR.

Los Médicos que Utilizan Este Protocolo

Roadback.org es la organización más antigua en promover este trabajo y el realizado por el Dr. Brow con el que trabajaban originalmente. Son una excelente fuente de información para encontrar a médicos profesionales que utilicen este método.

APÉNDICE UNO: La Causa Infecciosa de la Artritis Reumatoide

Está bastante claro que la autoinmunidad desempeña un papel sumamente importante en la progresión de la artritis reumatoide. La mayoría de los investigadores de reumatología creen que es un agente infeccioso el que causa la artritis reumatoide.

Los investigadores han propuesto a los siguientes agentes infecciosos:

  • Células T humanas tipo I virus linfotrópico
  • Virus de la rubéola
  • Citomegalovirus
  • Herpesvirus
  • Micoplasma

Está revisión se centrará en la evidencia que respalda la hipótesis de que el micoplasma es un agente etiológico de la artritis reumatoide.

Los micoplasmas son las procariotas auto-replicantes más pequeñas. A diferencia de las bacterias clásicas estas no tienen una pared celular rígida y son mucho más pequeñas que los organismos conocidos capaces de la existencia extracelular. Son considerados como parásitos de los humanos, animales y plantas.

El Cultivo de Micoplasmas de las Articulaciones

Los micoplasmas tienen capacidades limitadas de biosíntesis y es muy difícil cultivarlas y hacerlas crecer desde los tejidos sinoviales. Necesitan de un medio complejo de crecimiento o una estrecha relación parasitaria con las células animales. Lo que contribuye a los fracasos que han tenido muchos investigadores al querer aislarlas de tejido artrítico.

En la artritis reactiva, hay complejos inmunológicos en lugar de organismos viables en sus articulaciones. El agente infeccioso en realidad se encuentra en otro sitio. Algunos investigadores creen que el organismo se une al complejo inmunológico contribuye con la dificultad de obtener cultivos positivos de micoplasmas.

A pesar de la dificultad, algunos investigadores han aislado el micoplasma con éxito del tejido sinovial de pacientes con artritis reumatoide. Un grupo británico utilizó una prueba de inhibición de le leucocitos y descubrió que dos tercios de sus pacientes con artritis reumatoide están infectados con micoplasmas fermentens. Estos resultados son impresionantes, ya que no ellos no incluyeron las cepas de micoplasma más prevalentes como lo son la M salivarium, M ovale, M hominis y M neumonía.

Un investigador finlandés reportó una incidencia del 100 por ciento del aislamiento del micoplasma de 27 sinoviales reumatoides utilizadas para modificar la técnica de cultivo. Ninguno de los tejidos no reumatoides dio ningún micoplasma.

El mismo investigador utilizó una técnica de hemaglutinación indirecta y reportó anticuerpos del micoplasma en el 53 por ciento de los pacientes con artritis reumatoide definitiva.  Otros investigadores que utilizaron técnicas parecidas han cultivado micoplasma en el 80-1000 por ciento en las pruebas para las personas con artritis reumatoide.

La artritis reumatoide también puede seguir de algunas infecciones respiratorias a causa del micoplasma.

Un estudio de más de 1,000 pacientes fue capaz de identificar artritis en casi el 1 por ciento de ellos. Estas infecciones pueden estar relacionadas con el factor reumatoide positivo. Esto proporciona información adicional sobre el micoplasma como agente etiológico de la artritis reumatoide. Las infecciones genitales por micoplasma también han provocado artritis séptica.

Los investigadores de Harvard fueron capaces de cultivar micoplasma o un organismo similar, ureaplasma urealyticum, del 63 por ciento de las pacientes con LES y sólo un 4 por ciento de los pacientes con CFS. Los investigadores eligieron CFS, porque estos pacientes tienen síntomas similares a los de las pacientes con LES, como fatiga, artralgias y mialgias.

Evidencia Animal para el Protocolo

El espectro completo de la respuesta inmunológica humana a la artritis reumatoide (producción de linfocinas, reactividad de los linfocitos aletrada, depósito de complejos inmunológicos  y desarrollo de reacciones autoinmunes) ocurre en el micoplasma inducido en la artritis animal.

Los investigadores han implicado a al menos 31 especies de micoplasmas diferentes.

El micoplasma puede producir artritis experimental en animales de entre tres días y meses después. Parece que el tiempo depende de la dosis aplicada y la virulencia del organismo.

Existe cierto grado de similitud entre estas infecciones y las de la artritis reumatoide humana.

Los micoplasmas causan artritis en animales por varios mecanismos. Ya sea que se multipliquen de manera directa dentro de la articulación, o bien comiencen una respuesta inmunológica local.

Los micoplasmas artritogénicos también provocan la inflamación arterial en animales por varios mecanismos. Inducen citotoxidad no específica en linfocitos y anticuerpos anti-linfocitos, así como el factor reumatoide.

El micoplasma claramente provoca la artritis crónica en los ratones, ratas, aves de corral, cerdos, ovejas, cabras, vacas y conejos. Parece que la artritis es el resultado directo de una infección arterial con organismos cultivables de micoplasma.

Los gorilas tienen reacciones muy parecidas a las de los seres humanos y otros animales y los investigadores han demostrado que el micoplasma puede acelerar una enfermedad reumática en los gorilas. Un estudio demostró que los antígenos de micoplasma se producen en los complejos inmunológicos en los simios más grandes.

El lgG del humano y el gorila es muy similar y expresa un factor reumatoide casi idéntico (lgM antocuerpos lgG). El estudio mostró que cuando el micoplasma se une al lgG puede provocar un cambio conformacional. Este cambio conformacional tiene como resultado los anticuerpos lgG, que pueden estimular la respuesta inmunológica.

Por Qué se Utiliza la Minociclina

Si el micoplasma fuera un factor causal de la artritis reumatoide, uno esperaría medicamentos de tetraciclinas para tratar la enfermedad. La actividad de la colagenasa aumenta en la artritis reumatoide y probablemente desempeñe un papel importante en la causa.

Los investigadores han demostrado que la tetraciclina y la miniciclina inhibe los macrófagos de leucocitos y la colagenasa sinovial.

Existen muchos otros aspectos de las tetraciclinas que desempeñan un papel importante en la artritis reumatoide. Los investigadores han demostrado que la minociclina y la tetraciclina retardan la descomposición excesiva del tejido y la reabsorción ósea, mientras que la doxiciclina inhibe la digestión del cartílago humano.

También es posible que el tratamiento con tetraciclina mejore la enfermedad reumática al reducir la respuesta de hipersensibilidad. La miniciclina y doxiciclina inhiben los phosolipases que son considerados pro-inflamatorios y capaces de inducir sinovitis.

La miniciclina es un antibiótico más potente que la tetraciclina y penetra los tejidos de mejor manera.

Estas características cambiaron el tratamiento de las enfermedades reumáticas y cambiaron el uso de tetraciclina por minociclina. La minociclina podría beneficiar a los pacientes con artritis reumatoide por medio de sus propiedades inmunomoduladoras y sus inmunosupresores. Los estudios in vitro han demostrado una disminución en la producción de neutrófilos de los intermediarios reactivos del oxígeno junto con la quimiotaxis de neutrófilos y fagocitosis.

También se ha demostrado que la minociclina reduce la incidencia y severidad de la sinovitis en modelos animales de artritis. La mejoría fue independiente del efecto de la minociclina sobre la colagenasa. Otra cosa que se ha demostrado sobre la minociclina es que aumenta la concentración intracelular de calcio que inhiben las células- T.

Parece que las personas con el complejo de histocompatibilidad clase II (MHC) antígeno DR4 están predispuestas a desarrollar artritis reumatoide.

Probablemente el agente infeccioso interactúa con este antígeno específico de alguna manera que precipita la artritis reumatoide. Existe fuerte evidencia sobre el papel de las células T en esta interacción.

Así que la minociclina podría suprimir la artritis reumatoide mediante la alteración del flujo de calcio de las células T y de la expresión de células T derivadas de proteínas de colágeno vinculante. La minociclina produce una supresión de la hipersensibilidad en los pacientes con el síndrome de Reiter y los investigadores también han utilizado con éxito la minociclina para tratar la artritis y la rigidez matutina a causa del síndrome de Reiter.

Estudios Clínicos

En 1970 los investigadores de la Universidad de Boston realizaron una pequeña prueba aleatoria con placebo para determinar si la tetraciclina podría tratar la artritis reumatoide. Utilizaron 250 mg de tetraciclina al día.

Su estudio no mostró ninguna mejoría después de un año de tratamiento con tetraciclina. Existen varios factores que podrían explicar su incapacidad para arrojar beneficios.

Su estudio utilizó a sólo 27 pacientes durante un año de prueba y sólo 12 de ellos recibieron tetraciclina, por lo que el incumplimiento podría haber sido un factor. Además, ninguno de los pacientes padecía de artritis severa. Los pacientes fueron excluidos de la prueba si se encontraban bajo cualquier terapia anti-remitiva.

Los investigadores finlandeses utilizaron limeciclina para tratar la artritis reactiva en las infecciones por clamidia tracoma. Su estudio comparó el efecto de la medicación en pacientes con otras dos infecciones de artritis reactiva: Yersinia y Campylobacter.

La limeciclina produjo un  curso más corto de enfermedad en los pacientes con artritis inducida por clamidia, pero no afectó a las otras infecciones relacionadas con la artritis reactiva. Más tarde, los investigadores publicaron hallazgos que sugerían que la limeciclina logró su efecto a través de acciones no-antimicrobianas. Ellos especularon que funcionó previniendo la activación oxidativa de la colagenasa.

La primera prueba de minociclina para el tratamiento de la artritis reumatoide en animales y humanos fue publicada por Breedveld. En la primera prueba humana publicada, Breedveld trató a diez pacientes en un estudio abierto durante 16 semanas. Utilizó una dosis muy alta de 400 mg al día. La mayoría de los pacientes tuvieron efectos secundarios a causa de la dosis.

Sin embargo, todos los pacientes mostraron mejoría con este tratamiento y todas las variables de eficacia fueron mejoradas significativamente al final de la prueba.

Breedveld expandió su estudio inicial y después observó resultados similares. Este fue una prueba doble ciego controlado por placebo de 26 semanas de duración con 80 pacientes. Se les dieron 200 mg dos veces al día.

El índice articular de Ritchie y el número de articulaciones inflamadas (p<0.05) mejoró más en el grupo con minociclina que en el grupo placebo.

Investigadores en Israel estudiaron a 18 pacientes con artritis reumatoide severa durante 48 semanas.

Estos pacientes no habían presentado mejorías con otros FARME. Les dejaron de dar FARMEs y les empezaron a dar 100 mg de minociclina dos veces al día. Seis pacientes no completaron el estudio debido  a que no presentaron mejorías y otros tres tuvieron efectos secundarios como vértigo y leucopenia.

Todos los demás pacientes mejoraron. Tres tuvieron una remisión completa, tres una mejoría sustancial de más del 50 por ciento y seis más tuvieron una mejoría moderada de un 25 por ciento en el número de articulaciones activas y rigidez matutina.

APÉNDICE DOS: Asegúrese de Hacerse Pruebas para la Fibromialgia

Necesita ser muy consiente sobre esta enfermedad cuando se sufre de artritis reumatoide, ya que con frecuencia se trata de una enfermedad complicada. Muchas veces, el dolor puede confundirse con un ataque de AR.

Necesita tratar este problema de manera agresiva. Si lo ignora, la probabilidad de éxito del tratamiento de la artritis reduce significativamente.

La fibromialgia es un problema muy común. Algunos expertos creen que el 5 por cierto de las personas se ven afectadas por este problema. Más del 12 por ciento de los pacientes del Departamento de medicina física y rehabilitación de la Mayo Clinic tienen este problema y es el tercer diagnóstico más común hecho por los reumatólogos en el ámbito ambulatorio. La fibromialgia afecta a las mujeres cinco veces más que a los hombres.

Signos y Síntomas de la Fibromialgia

Una de las características principales de la fibromialgia es la rigidez matutina, fatiga y la sensibilidad en múltiples áreas de localización común. La mayoría de las personas con fibromialgia se quejan del dolor sobre muchas áreas de su cuerpo, con un promedio de seis a nueve lugares. A pesar de que a menudo el dolor es descrito como “por todos lados”, es más común en el cuello, hombros, codos, caderas, rodillas y espalda.

Los puntos sensibles por lo general son simétricos y en ambos lados del cuerpo. Los puntos sensibles a menudo son pequeños (menos de una pulgada de diámetro) y en la profundidad del músculo. A menudo se encuentran en sitios que son altamente sensibles para las personas normales.

Sin embargo, las personas con fibromialgia a diferencia de la persona promedio tienden a tener una mayo sensibilidad en esos sitios. La palpación firme con el pulgar (solo pasar por el punto blanco de la uña) sobre la parte de afuera del codo causará una sensación de malestar. Los pacientes con fibromialgia experimentarán mucho más dolor y quitará el dedo inmediatamente.

Más del 70 por ciento de los pacientes describen el dolor como agudo y músculos rígidos. A menudo, es relativamente constante de momento a momento, pero ciertas posiciones y movimientos podrían empeorar el dolor. Otros términos utilizados para describir el dolor son “entumecido” y “adormecido”.

Dolor agudo e intermitente es relativamente poco común.

Los pacientes con fibromialgia también se quejan de ruidos fuertes que agudizan su dolor.

A diferencia de la artritis reumatoide, la rigidez generalizada de la fibromialgia no disminuye con la actividad, pero disminuye a medida en que avanza el día. A pesar de la falta de pruebas de laboratorio, los pacientes pueden sufrir un malestar considerable.

La fatiga a menudo es lo suficientemente severa como para alterar las actividades diarias. Los pacientes muchas veces experimentan fatiga o se quejan de sentir más cansancio cuando se levantan o cuando se van a la cama.

Más del 90 por ciento de los pacientes creen que el dolor, la rigidez y la fatiga se agravan con el clima frío y húmedo. El esfuerzo excesivo, la ansiedad y el estrés también son factores.

Muchos dicen que el calor como toallas calientes, duchas y almohadillas de calor les dan alivio. También hay una tendencia para que se quite el dolor durante el verano con actividades leves o reposo.

Algunos pacientes notarán el comienzo de sus síntomas con algún tipo de evento. A menudo esto es representado por una herida, como una caída, un accidente automovilístico, como la muerte de un familiar, un divorcio, perder el trabajo o algún evento parecido.

Localización del Dolor

Los pacientes con fibromialgia tienen dolores al menos en 11 de los siguientes 18 puntos sensibles (uno en cada lado del cuerpo):

  1. La base del cráneo en donde se inserta el músculo suboccipital.
  2. En la parte baja del cuello (espacios intertransversos C5-C7).
  3. En el punto medio de la parte de arriba de los hombros (trapecio).
  4. En la espalda en medio de la escápula.
  5. En el pecho en donde se une la segunda costilla con el esternón.
  6. Una pulgada debajo de la parte exterior de cada codo (epicóndilo lateral).
  7. En el cuadrante superior de las nalgas.
  8. Justo detrás de la inflamación en el hueso superior de la pierna debajo de las caderas (prominencia del trocánter).
  9. En el interior de ambas rodillas (depósitos de grasa proximal a la línea del articulación).

Artritis Reumatoide

Tratamiento para la Fibromialgia

Existe un gran número de evidencia convincente que indica que los pacientes con fibromialgia están físicamente fuera de forma en términos de resistencia sostenida. Algunos estudios demuestran que el ejercicio puede disminuir el dolor a causa de la fibromialgia en un 75 por ciento.

Dormir también es crucial para mejorar y muchas veces mejorar el estado físico también ayuda a corregir la perturbación del sueño.

Normalizar los niveles de vitamina D también ha demostrado ser una herramienta muy útil para reducir el dolor, al igual que los suplementos de aceite tópico de magnesio.

Las alergias, especialmente a los hongos, parece ser otra causa común de fibromialgia. Hay algunas intervenciones simples utilizando técnicas llamadas Modificación Total del Cuerpo (MTB) 8000-243-4826

APÉNDICE TRES: Tratamiento de Antibióticos con Minocin

Hay tres tetraciclinas diferentes disponibles: la tetraciclina simple, la dioxiciclina o Minocin (minociclina).

El Minocin tiene claras ventajas sobre los otros tipos de tetraciclinas en tres áreas principales:

  1. Ampliación de la gama de actividad
  2. Mayor penetrabilidad del tejido
  3. Niveles séricos más altos y sostenidos

Las membranas celulares de las bacterias contienen una capa de lípidos. Un mecanismo para crear una resistencia a los antibióticos es producir una capa de lípidos más gruesa. Esta capa hace que los antibióticos se les dificulte más penetrarla. La estructura química del Minocin hace la capa más soluble que todas las demás tetraciclinas.

Esta diferencia puede demostrarse cuando compara los medicamentos en el tratamiento de dos enfermedades clínicas parecidas.

El Minocin da resultados clínicos consistentes en el tratamiento de la prostatitis crónica. En otros estudios. El Minocin fue utilizado para mejorar entre el 75-85 por ciento de los pacientes cuyo acné se había vuelto resistente a la tetraciclina. También se cree que el estreptococo contribuye con la artritis reumatoide de muchos pacientes. Se ha demostrado que el Minocin tiene una actividad significativa en contra este organismo.

Factores Importantes que Se Deben Considerar Cuando Se Utiliza Minocin

A diferencia de las otras tetraciclinas, el Minocin no tiende a causar infecciones por hongos. Algunos expertos en enfermedades infecciosas  incluso creen que tienen una actividad que combate los hongos. Las mujeres pueden utilizar este medicamento durante muchos años y no padecer de ninguna infección vaginal. Sin embargo, sería prudente tomar lactobacillus acidphilus oral y preparados de bifidus.

Esto ayudará a remplazar la flora intestinal normal que muere a causa del Minocin.

Otra ventaja que tiene el Minocin es que no tiende a sensibilizarlo al sol. Esto minimiza su riesgo de quemaduras por el sol y los riesgos de cáncer en la piel.

Sin embargo, debe tener mucho cuidado con el uso del Minocin.

Al igual que otras tetraciclinas, los alimentos dañan su absorción. Sin embargo, la absorción no se ve tan afectada como con las otras tetraciclinas. Esto es bueno porque algunas personas no toleran el Minocin con el estomago vacío y lo tienen que tomar con una comida para evitar efectos secundarios gastrointestinales.

Si usted necesita tomarlo junto con la comida, absorberá el 85 por ciento del medicamento, mientras que en el caso de la tetraciclina se absorbe  sólo el 50 por ciento.  En Junio de 1990, salió a la venta una versión granulada de Minocin, la cual mejoró la absorción de esta cuando se consume junto con la comida.

Esta forma se encuentra disponible únicamente en la marca Lederle y es una justificación más razonable para no sustituirla por una versión genérica.

La experiencia clínica ha demostrado que muchos pacientes recaerán cuando cambien de un medicamento de marca a uno genérico. En Febrero del 2006, Wyeth vendió los derechos de fabricación de Minocin a Triax Pharmaceuticals (866-488-7429).

Clínicamente, se ha documentado que es importante tomar la marca Lederle cuando se trata de Minocin, ya que la mayoría de las versiones genéricas son menos efectivas.

Un gran porcentaje de pacientes no tuvo respuesta alguna o su respuesta no fue tan buena cuando utilizaban Minocin genérico.

Tradicionalmente se recomendaba sólo utilizar la marca Lederle Minocin. Sin embargo, hay una marca genérica que es aceptable y esa marca también pertenece a Lederle. La única diferencia entre las dos es la etiqueta y el precio.

El problema está en encontrar esta forma genérica. Algunos pacientes han podido hacerlo en Wal Mart. Ya que Wal Mart es una de las mayores cadenas farmacéuticas en los Estados unidos, lo que hace que este tratamiento este disponible para todos.

Muchos pacientes que utilizan NSAIDs contribuyen  la microulceración de su estómago, que causa pérdida de sangre crónica. Ciertamente, es posible desarrollar una úlcera péptica que contribuye a esta pérdida de sangre. En cualquier caso, por lo general los pacientes reciben suplementos de hierro para corregir sus conteos sanguíneos.

EL MINOCIN NO DEBE DARSE CON HIERRO

Más del 85 por ciento de las dosis se unirán al hierro y pasarán a través de su colon sin ser absorbidos.

Si va a tomar hierro, entonces debe hacerlo al menos una hora antes de tomar minocin, o dos horas después.

Una reciente complicación del Minocin y poco común es una neumonitis por hipersensibilidad mediada por las células.

La mayoría de los pacientes pueden comenzar con 100mg de Minocin todos lunes, miércoles y viernes por la noche. La doxiciclina puede ser el sustituto para todas aquellas personas que no pueden pagar el Minocin, ya que es más caro.

Es importante no tomarlo todos los días ya que parece no brindar los mismos beneficios clínicos.

ADVERTENCIA: Los medicamentos como las tetraciclinas pueden causar una decoloración dental permanente

Esto puede ocurrir en la segunda mitad del embarazo y en los niños mayores de ocho años. No debería utilizar tetraciclina en niños de manera regular.

Si su enfermedad es severa, entonces puede considerar aumentar la dosis hasta 200mg tres veces a la semana. Además del costo de este tratamiento, pueden surgir muchos problemas a causa de las dosis altas.

El Minocin puede provocar nauseas y vértigo, pero tomar la dosis por las noches tiende a disminuir estos síntomas considerablemente.

Sin embargo, si toma la dosis antes de acostarse, debe hacerlo con dos vasos de agua. Esto es para asegurar que la capsula no se atore en su garganta. Si eso ocurre, puede ocurrir una esofagitis severa, lo que puede llevarlo directo a la sala de emergencias.

Para todos los médicos que eligen utilizar tetraciclina o dixiciclina por su costo o por razones de sensibilidad, diversos métodos podrían ayudar a disminuir el crecimiento excesivo del hongo. El Lactobacillus acidophilus ayudará a mantener la flora intestinal normal y a disminuir el crecimiento de los hongos.

Evitar los azúcares, en especial los que se encuentran en las sodas también ayudará a disminuir el crecimiento de hongo. Los antibióticos como la Azitromicina o Biaxin pueden ser utilizados si fallan las tetraciclinas.

También deberían tomarse tres píldoras en un régimen semanal.

Clindamicina

El otro medicamento utilizado para tratar la artritis reumatoide es la clindamicina. En el libro del Dr. Brown se discute el uso de clindamicina por vía intravenosa y es importante utilizar la forma IV del tratamiento si la enfermedad es muy severa.

En mi experiencia casi todos los pacientes con esclerodermia necesitan formas más agresivas y utilizar la forma IV. La esclerodermia es una forma de enfermedad reumática particularmente peligrosa que debería recibir una intervención agresiva.

Un problema muy importante con esta forma de tratamiento es el costo. El precio oscila ente $100 a $300 por dosis, si se administra en una clínica de salud. Sin embargo, si se compra desde Upjohn, ahorrará mucho dinero.

Si su enfermedad es más leve, entonces puede optar por la forma oral de clindamicina.

Con una enfermedad reumática leve (la minoría de los casos) incluso es posible excluir esto de su régimen. Las dosis iniciales para un adulto serían de 1200 mg una vez a la semana.

Por favor tome en cuenta que muchas personas no parecen tolerar este medicamento como lo hacen con el Minocin. La mayor queja parece ser el amorgo sabor a metal, que dura cerca de 24 horas después de tomar la dosis. Tomar la dosis después de la cena parece ayudar a modificar esto un poco. Si esto es un problema, entonces puede disminuir la dosis e irla subiendo poco a poco durante un par de semanas.

La preocupación sobre el desarrollo de C. difficile pseudomembranous enterocolitis como resultado del consumo de clindamicina es correcta. Esta complicación es poco común con esta dosificación, pero puede suceder.

También es importante tener cuidado con la posibilidad de desarrollar un ataque de diarrea incontrolables. Administrarse acidophilus parece limitar esta complicación promoviendo el crecimiento de bacteria buena.

Si usted padece de una enfermedad reumática resistente, debería considerar la administración intravenosa. Por lo general, dosis semanales de 900 mg hasta que se note una mejoría. Esto por lo general ocurre dentro de las 10 primeras dosis.

En ese momento, se puede disminuir la dosis poco a poco cada dos semanas y sustituirlo por la forma oral durante las semanas en las que no se toma la forma IV.

Qué Hacer si Usted No Responde

La falta de respuesta al protocolo por lo general se debe a que no se siguen las directrices alimenticias.

La mayoría de las personas comen muchas granos y azúcares, lo que altera la fisiología de la insulina. Es importante que se apegue a estas directrices lo mejor posible.

Una pequeña minoría, por lo general menos del 15 por ciento de los pacientes no responderá al protocolo descrito anteriormente, aunque sigan las directrices dietéticas. Estos sujetos ya deberían estar utilizando la forma IV de clindamicina.

Parece que el ácido hialurónico, que es un agente potenciador de uso común en el tratamiento del cáncer, podría ser muy útil en estos casos. Parece que el ácido hialurónico tiene muy poca o nada de toxicidad directa, pero funciona de una manera altamente sinérgica cuando se administra directamente con la bolsa de suero con la clindamicina.

El ácido hialurónico también se utiliza en procedimientos ortopédicos. Por lo general la dosis va de 2 a 10 cc en la bolsa IV. El ácido hialurónico no es barato, sin embargo, el costo es de hasta $10 por cc. También debe tener cuidado con esto, ya que puede precipitar una reacción de Herxheimer.

Biografía

  1. Pincus T, Wolfe F: Treatment of Rheumatoid Arthritis: Challenges to Traditional Paradigms. AnnInternMed 115:825-6, Nov 15 1991.
  2. Pincus T: Rheumatoid arthritis: disappointing long-term outcomes despite successful short-term clinical trials. J Clin Epidemiol 41:1037-41, 1988.
  3. Brooks PM: Clinical management of rheumatoid arthritis. Lancet 341 :286-90, 1993.
  4. Pincus T, Callahan LF: Remodeling the pyramid or remodeling the paradigms concerning rheumatoid arthritis - lessons learned from Hodgkin's Disease and coronary artery disease. JRheumatol 17:1582-5, 1990.
  5. Reah TG: The prognosis of rheumatoid arthritis. Proc R Soc Med 56:813-17, 1963.
  6. Wolfe F, Hawley DJ: Remission in rheumatoid arthritis. J Rheumatol 12:245-9, 1985.
  7. Kushner I, Dawson NV: Changing perspectives in the treatment of rheumatoid arthritis. JRheumatol 19:1831-34, 1992.
  8. Pinals RS: Drug therapy in rheumatoid arthritis a perspective. Br J Rheumatol 28:93-5, 1989.
  9. Klippel JH: Winning the battle, losing the war? Another editorial about rheumatoid arthritis. JRheumatol 17:1118-22. 1990.
  10. Healey LA, Wilske KR: Evaluating combination drug therapy in rheumatoid arthritis. J Rheumatol 18:641-2, 1991.
  11. Wolfe F: 50 Years of antirheumatic therapy: the prognosis of rheumatoid arthritis. J Rheumatol 17:24-32, 1990.
  12. Gabriel SE, Luthra HS: Rheumatoid arthritis: Can the long term be altered? Mayo Clin Proc 63:58-68, 1988.
  13. Harris ED: Rheumatoid arthritis: Pathophysiology and implications for therapy. NEngl JMed 322:1277-1289, May 3, 1990.
  14. Schwartz BD: Infectious agents, immunity and rheumatic diseases. Arthr Rheum 33 :457-465, April 1990.
  15. Tan PLJ, Skinner MA: The microbial cause of rheumatoid arthritis: time to dump Koch's postulates. J Rheumatol 19:1170-71. 1992.
  16. Ford DK: The microbiological causes of rheumatoid arthritis. JRheumatol 18:1441-2, 1991.
  17. Burmester GR: Hit and run or permanent hit? Is there evidence for a microbiological cause of rheumatoid arthritis? J Rheumatol 18:1443-7, 1991.
  18. Phillips PE: Evidence implications infectious agents in rheumatoid arthritis and juvenile rheumatoid arthritis. Clin EXD Rheumatol 1988 6:87-94.
  19. Sabin AB: Experimental proliferative arthritis in mice produced by filtrable pleuropneumonia-like microorganisms. Science 89:228-29, 1939.
  20. Swift HF, Brown TMcP: Pathogenic pleuropneumonia-like organisms from acute rheumatic exudates and tissues. Science 89:271-272. 1939.
  21. Clark HW, Bailey JS, Brown TMcP: Determination of mycoplasma antibodies in humans. Bacteriol Proc 64:59, 1964.
  22. Brown Tmcp, Wichelausen RH, Robinson LB, et al: The in vivo action of aureomycin on pleuropneumonia-like organisms associated with various rheumatic diseases. J Lab Clin Med 34: 1404-1410. 1949.
  23. Brown TMcP, Wichelhausen RH: A study of the antigen-antibody mechanism in rheumatic diseases. Amer JMed Sci 221:618, 1951.
  24. Brown TMcP: The rheumatic crossroads. Postgrad Med 19:399-402, 1956.
  25. Brown TMcP, Clark HW, Bailey JS, et al: Relationship between mycoplasma antibodies and rheumatoid factors. ArthrRheum 13:309-310, 1970.
  26. Clark HW, Brown TMcP: Another look at mycoplasma. Arthr Rheum 19:649-50, 1976.
  27. Hakkarainen K, et al: Mycoplasmas and arthritis. Ann Rheumat Dis 51: S70-72; l992.
  28. Rook, GAW, et al: A reppraisal of the evidence that rheumatoid arthritis and several other idiopathic diseases are slow bacterial infections. Ann Rheum Dis 52:S30-S38; 1993.
  29. Clark HW, Coker-Vann MR, Bailey JS, et al: Detection of mycoplasma antigens in immune complexes from rheumatoid arthritis synovial fluids. Ann Allergy 60:394-98, May 1988.
  30. Wilder RL: Etiologic considerations in rheumatoid arthritis. Ann Intern Med 101 :820-21, 1984.
  31. Bartholomew LE: Isolations and characterization of mycoplasmas (PPLO) from patients with rheumatoid arthritis, systemic lupus erythematosus and Reiter's syndrome. Arthr Rheum 8:376-388. 1965.
  32. Brown TMcP, et al: Mycoplasma antibodies in synovia. Arthritis Rheum 9:495, 1966.
  33. Hernandez LA, Urquhart GED, *** WC: Mycoplasma pneumonia infection and arthritis in man. Br Med J 2: 14- 16. 1977.
  34. McDonald MI, Moore JO, Harrelson JM, et al: Septic arthritis due to Mycoplasma hominis. Arth Rheum 26: 1044-47, 1983.
  35. Williams MH, Brostoff J, Roitt IM: Possible role of Mycoplasma fermenters in pathogenesis of rheumatoid arthritis. Lancet 2:277-280 1970
  36. Jansson E, Makisara P, Vainio K, et al: An 8-year study on mycoplasma in rheumatoid arthritis. Ann Rheum Dis 30:506-508, 1971.
  37. Jansson E, Makisara P, Tuuri S: Mycoplasma antibodies in rheumatoid arthritis. Scan J Rheumatol 4: 165-68, 1975.
  38. Markham JG, Myers DB: Preliminary observations on an isolate from synovial fluid of patients with rheumatoid arthritis. Ann Rheum Dis, S 1-7 1976.
  39. Tully JG, et al: Pathogenic mycoplasmas: cultivation and vertebrate pathogenicity of a new spiroplasma. Science 195:892-4, 1977.
  40. Fahlberg WJ, et al: Isolation of mycoplasma from human synovial fluids and tissues. Bacteria Proceedings 66:48-9, 1966.
  41. Ponka A: The occurrence and clinical picture of serologically verified Mycoplasma pneumonia infections with emphasis on central nervous system, cardiac and joint manifestations. Ann Clin Res II (suppl) 24, 1979.
  42. Hernandez LA, Urquhart GED, *** WC: Mycoplasma pneumonia infections and arthritis in man. Br Med J2:14-16, 1977.
  43. Ponka A: Arthritis associated with Mycoplasma pneumonia infection. Scand J Rheumatol 8:27-32, 1979.
  44. Stuckey M, Quinn PA, Gelfand EW: Identification of T-Strain mycoplasma in a patient with polyarthritis. Lancet 2:917-920. 1978.
  45. Webster ADB, Taylor-Robinson D, Furr PM, et al: Mycoplasmal septic arthritis in hypogammaglobuinemia. Br Med J 1 :478-79, 1978.
  46. Ginsburg KS, Kundsin RB, Walter CW, et al: Ureaplasma urealyticum and Mycoplasma hominis in women with systemic lupus erythematosus. Arthritis Rheumatism 35 429-33, 1992.
  47. Cole BC, Cassel GH: Mycoplasma infections as models of chronic joint inflammation. Arthr Rheum 22:1375-1381, Dec 1979.
  48. Cassell GH, Cole BC: Mycoplasmas as agents of human disease. N Engl J Med 304: 80-89, Jan 8, 1981.
  49. Jansson E, et al: Mycoplasmas and arthritis. Rheumatol 42:315-9, 1983.
  50. Camon GW, Cole BCC, Ward JR, et al: Arthritogenic effects of Mycoplasma arthritides T cell mitogen in rats. JRheumatol 15:735-41, 1988.
  51. Cedillo L, Gil C, Mayagoita G, et al: Experimental arthritis induced by Mycoplasma pneumonia in rabbits. JRheumatol 19:344-7, 1992.
  52. Baccala R, Smith LR, Vestberg M, et al: Mycoplasma arthritidis mitogen. Arthritis Rheumatism 35:43442, 1992.
  53. Brown McP, Clark HW, Bailey JS: Rheumatoid arthritis in the gorilla: a study of mycoplasma-host interaction in pathogenesis and treatment. In Comparative Pathology of Zoo Animals, RJ Montali, Gigaki (ed), Smithsonian Institution Press. 1980. 259-266.
  54. Clark HW: The potential role of mycoplasmas as autoantigens and immune complexes in chronic vascular pathogenesis. Am J Primatol 24:235-243, 1991.
  55. Greenwald, rheumatoid arthritis, Goulb LM, Lavietes B, et al: Tetracyclines imibit human synovial collagenase in vivo and in vitro. RhPn fol 14:28-32. 1987.
  56. Goulb LM, Lee HM, Lehrer G, et al: Minocycline reduces gingival collagenolytic activity during diabetes. JPeridontRes 18:516-26, 1983.
  57. Goulb LM, et al: Tetracyclines imibit comective tissue breakdown: new therapeutic implications for an old family of drugs. Crit Rev Oral Med Pathol 2:297-322, 1991.
  58. Ingman T, Sorsa T, Suomalainen K, et al: Tetracycline inhibition and the cellular source of collagenase in gingival revicular fluid in different periodontal diseases. A review article. J Periodontol 64(2):82-8, 1993.
  59. Greenwald rheumatoid arthritis, Moak SA, et al: Tetracyclines suppress metalloproteinase activity in adjuvant arthritis and, in combination with flurbiprofen, ameliorate bone damage. J Rheumatol 19:927-38, 1992.
  60. Gomes BC, Golub LM, Ramammurthy NS: Tetracyclines inhibit parathyroid hormone induced bone resorption in organ culture. Experientia 40:1273-5, 1985.
  61. Yu LP Jr, SMith GN, Hasty KA, et al: Doxycycline inhibits Type XI collagenolytic activity of extracts from human osteoarthritic cartilage and of gelantinase. JRheumatol 18:1450-2, 1991.
  62. Thong YH, Ferrante A: Effect of tetracycline treatment of immunological responses in mice. Clin Exp Immunol 39:728-32, 1980.
  63. Pruzanski W, Vadas P: Should tetracyclines be used in arthritis? J Rheumatol 19: 1495-6, 1992.
  64. Editorial: Antibiotics as biological response modifiers. Lancet 337:400-1, 1991.
  65. Van Barr HMJ, et al: Tetracyclines are potent scavengers of the superoxide radical. Br J Dermatol 117:131-4, 1987.
  66. Wasil M, Halliwell B, Moorhouse CP: Scavenging of hypochlorous acid by tetracycline, rifampicin and some other antibiotics: a possible antioxidant action of rifampicin and tetracycline? Biochem Pharmacol 37:775-8, 1988.
  67. Breedveld FC, Trentham DE: Suppression of collagen and adjuvant arthritis by a tetracycline. Arthritis Rheum 31(1 Supplement)R3, 1988.
  68. Trentham, DE; Dynesium-Trentham rheumatoid arthritis: Antibiotic Therapy for Rheumatoid Arthritis: Scientific and Anecdotal Appraisals. Rheum Clin NA 21: 817-834, 1995.
  69. Panayi GS, et al: The importance of the T cell in initiating and maintaining the chronic synovitis of rheumatoid arthritis. Arthritis Rheum 35:729-35, 1992.
  70. Sewell KL, Trentham DE: Pathogenesis of rheumatoid arthritis. Lancet 341 :283-86, 1993.
  71. Sewell KE, Furrie E, Trentham DE: The therapeutic effect of minocycline in experimental arthritis. Mechanism of action. JRheumatol 33(suppl):S106, 1991.
  72. Panayi GS, Clark B: Minocycline in the treatment of patients with Reiter's syndrome. Clin Erp Immunol 7: 100-1, 1989.
  73. Pott H-G, Wittenborg A, Junge-Hulsing G: Long-term antibiotic treatment in reactive arthritis. Lancet i:245-6, Jan 30, 1988.
  74. Skinner M, Cathcart ES, Mills JA, et al: Tetracycline in the Treatment of Rheumatoid Arthritis. Arthritis and Rheumatism 14:727-732, 1971.
  75. Lauhio A, Leirisalo-Repo M, Lahdevirta J, et al: Double-blind placebo-controlled study of three-month treatment with Iymecycline in reactive arthritis, with special reference to Chlamydia arthritis. Arthritis Rheumatism 34:6-14, 1991.
  76. Lauhio A, Sorsa T, Lindy O, et al: The anticollagenolytic potential of Iymecycline in the long-term treatment of reactive arthritis. Arthritis Rheumatism 35: 195-198, 1992.
  77. Breedveld FC, Dijkmans BCA, Mattie H: Minocycline treatment for rheumatoid arthritis: an open dose finding study. JRheumatol 17:43-46, 1990.
  78. Kloppenburg M, Breedveld FC, Miltenburg AMM, et al: Antibiotics as disease modifiers in arthritis. Clin Exper Rheumatol l l(suppl 8):S113-S115, 1993.
  79. Langevitz P, et al: Treatment of resistant rheumatoid arthritis with minocycline: An open study. J Rheumatol 19: 1502-04, 1992.
  80. Tilley, B, et al: Minocycline in Rheumatoid Arthritis: A 48 week double-blind placebo controlled trial. Ann Intern Med 122:81, 1995.
  81. Mills, JA: Do Bacteria Cause Chronic Polyarthritis? N Enel J Med 320:245-246. January 26, 1989.
  82. Rothschild BM, et al: Symmetrical Erosive Peripheral Polyarthritis in the Late Archaic Period of Alabama. Science 241:1498-1502, Sept 16, 1988.
  83. Clark, HW, et al: Detection of Mycoplasma Antigens in Immune Complexes From Rheumatoid Arthritis Synovial Fluids. Ann Allergy 60:394-398, May 1988.
  84. Res PCM, et al: Synovial Fluid T Cell Reactivity Against 65kD Heat Shock Protein of Mycobacteria in Early Chronic Arthritis. Lancet ii:478-480, Aug 27, 1988.
  85. Cassell GH, et al: Mycoplasmas as Agents of Human Disease. N Engl J Med 304:80-89, Jan 8, 1981.
  86. Breedveld FC, et al: Minocycline Treatment for Rheumatoid Arthritis: An Open Dose Finding Study. J Rheumatol 17:43-46, January 1990.
  87. Phillips PE: Evidence implicating infectious agents in rheumatoid arthritis and juvenile rheumatoid arthritis. Clin Exp Rheumatol 6:87-94. 1988.
  88. Harris ED: Rheumatoid Arthritis, Pathophysiology and Implications for Therapy. N Engl J Med 322:1277-1289, May 3, 1990.
  89. Clark HW: The Potential Role of Mycoplasmas as Autoantigens and Immune Complexes in Chronic Vascular Pathogenesis. Am Jof Primatology 24:235-243. 1991.
  90. Silman AJ: Is Rheumatoid Arthritis an Infectious Disease? Br Med J 303:200 July 27, 1991.
  91. Clark HW: The Potential Role of Mycoplasmas as Autoantigens and Immune Complexes in Chronic Vascular Pathogenesis. Am J Primatol 24:235-243, 1991.
  92. Wheeler HB: Shattuck Lecture Healing and Heroism. NEngl JMed 322:1540-1548, May 24, 1990.
  93. Arnett FC: Revised Criteria for the Classification of Rheumatoid Arthritis. Bun Rheum Dis 38:1-6, 1989.
  94. Braanan W: Treatment of Chronic Prostatitis. Comparison of Minocycline and Doxycycline. Urology 5:631-636, 1975.
  95. Becker FT: Treatment of Tetracycline-Resistant Acne Vulgaris. Cutis 14:610-613. 1974.
  96. Cullen, SI: Low-Dose Minocycline Therapy in Tetracycline-Recalcitrant Acne Vulgaris. Cutis 21:101-105, 1978.
  97. Mattuccik, et al: Acute Bacterial Sinusitis. Minocycline vs.Amoxicillin. Arch Otolaryngol Head Neck Surgery 112:73-76, 1986.
  98. Guillon JM, et al: Minocylcine-induced Cell-mediated Hypersensitivity Pneumonitis. Ann Intern Med 117:476-481, 1992.
  99. Gabriel SE, et al: Rifampin therapy in rheumatoid arthritis. J Rheumatol 17: 163-6, 1990.
  100. Caperton EM, et al: Cefiriaxone therapy of chronic inflammatory arthritis. Arch Intern Med 150:1677-1682, 1990.
  101. Ann Intern Med 117:273-280, 1992.
  102. Clive DM, et al: Renal Syndromes Associated with Nonsteroidal Antiinflammatory drugs. NEngl JMed 310:563-572. March 1 l994.
  103. Piper, et al: Corticosteroid Use and Peptic Ulcer Disease: Role of Non-Steroidal Anti-inflammatory Drugs. Ann Intern Med 114:735-740, May 1, 1991.
  104. Allison MC, et al: Gastrointestinal Damage Associated with the Use of Nonsteroidal Antiinflammatory Drugs. N Engl J Med 327:749-54, 1992.
  105. Fries JF:Postmarketing Drug Surveillance: Are Our Priorities Right? JRheumatol 15:389-390, 1988.
  106. Brooks PM, et al: Nonsteroidal Antiinflammatory Drugs Differences and Similarities. NEngl JMed 324:1716-1724, June 13, 1991.
  107. Agrawal N: Risk Factors for Gastrointestinal Ulcers Caused by Nonsteroidal Anti-inflammatory Drugs (NSAIDs). J Fam Prac 32:619-624, June 1991.
  108. Silverstein, F: Nonsteroidal Anti-Inflammatory Drugs and Peptic Ulcer Disease. Postgrad Med 89:33-30, May 15, 1991.
  109. Gabriel SE, et al: Risk for Serious Gastrointestinal Complications Related to Use of NSAIDs. Ann Intern Med 115:787-796 1991.
  110. Fries JF, et al: Toward an Epidemiology of Gastropathy Associated With NSAID Use. Gastroent 96:647-55, 1989.
  111. Armstrong CP, et al: NSAIDs and Life Threatening Complications of Peptic Ulceration. Gut 28:527-32, 1987.
  112. Murray MD, et al: Adverse Effects of Nonsteroidal Anti-Inflammatory Drugs on Renal Function. AnnInternMed 112:559, April 15, 1990.
  113. Cook DM: Safe Use of Glucocorticoids: How to Monitor Patients Taking These Potent Agents. Postgrad Med 91:145-154, Feb. 1992.
  114. Piper JM, et al: Corticosteroid Use and Peptic Ulcer Disease: Role of Nonsteroidal Anti-inflammatory Drugs. Ann Intern Med 114:735-740, May 1, 1991.
  115. Thompson JM: Tension Myalgia as a Diagnosis at the Mayo Clinic and Its Relationship to Fibrositis, Fibromyalgia, and Myofascial Pain Syndrome. Mayo Clin Proc 65:1237-1248, September 1990.
  116. Semble EL, et al: Therapeutic Exercise for Rheumatoid Arthritis and Osteoarthritis. Seminars in Arthritis and Rheumatism 20:32-40, August 1990.
  117. O'Dell, J, Haire, C, Palmer, W, Drymalski, W, Wees, S, Blakely, K, Churchill, M, Eckhoff, J, Weaver, A, Doud, D, Erickson, N, Dietz, F, Olson, R, Maloney, P, Klassen, L, Moore, G, Treatment of Early Rheumatoid Arthritis with Minocycline or Placebo: Results of a Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Trial, Arthritis & Rheumatism, 1997, 40:5, 842-848.
  118. Tilley, BC, Alarcón, GS, Heyse, SP, Trentham, DE, Neuner, R, Kaplan, DA, Clegg, DO, Leisen, JCC, Buckley, L, Cooper, SM, Duncan, H, Pillemer, SR, Tuttleman, M, Fowler, SE, Minocycline in Rheumatoid Arthritis: A 48-Week, Double-Blind, Placebo-Controlled Trial, Annals of Internal Medicine, 1995, 122:2, 81-89.
  119. Bluhm, GB, Sharp, JT, Tilley, BC, Alarcon, GS, Cooper, SM, Pillemer, SR, Clegg, DO, Heyse, SP, Trentham, DE, Neuner, R, Kaplan, DA, Leisen, JC, Buckley, L, Duncan, H, Tuttleman, M, Shuhui, L, Fowler, SE, Radiographic Results from the Minocycline in Rheumatoid Arthritis (MIRA) Trial, Journal of Rheumatology, 1997, 24:7, 1295-1302.
  120. Breedveld, FC, Editorial: Minocycline in Rheumatoid Arthritis, Arthritis & Rheumatism, 1997, 40:5, 794-796.
  121. Breedveld, FC, Letters: Reply to Minocycline-Induced Autoimmune Disease, Arthritis & Rheumatism, 1998, 41:3, 563-564.
  122. Fox, R, Sharp, D, Editorial: Antibiotics as Biological Response Modifiers, The Lancet, 1991, 337:8738, 400-401.
  123. Greenwald, rheumatoid arthritis, Golub, LM, Lavietes, B, Ramamurthy, NS, Gruber, B, Laskin, RS, McNamara, TF, Tetracyclines Inhibit Human Synovial Collagenase In Vivo and In Vitro, Journal of Rheumatology, 1987, 14:1, 28-32.
  124. Griffiths, B, Gough, A, Emery, P, Letters: Minocycline-Induced Autoimmune Disease: Comment on the Editorial by Breedveld, Arthritis & Rheumatism, 1998, 41:3, 563.
  125. Kloppenburg, M, Breedveld, FC, Miltenburg, AMM, Dijkmans, BAC, Antibiotics as Disease Modifiers in Arthritis, Clinical and Experimental Rheumatology, 1993, 11: Suppl. 8, S113-S115.
  126. Kloppenburg, M, Breedveld, FC, Terwiel, JPh, Mallee, C, Dijkmans, BAC, Minocycline in Active Rheumatoid Arthritis: A Double-Blind, Placebo-Controlled Trial, Arthritis & Rheumatism, 1994, 37:5, 629-636.
  127. Kloppenburg, M, Mattie, H, Douwes, N, Dijkmans, BAC, Breedveld, FC, Minocycline in the Treatment of Rheumatoid Arthritis: Relationship of Serum Concentrations to Efficacy, Journal of Rheumatology, 1995, 22:4, 611-616.
  128. Lauhio, A, Leirisalo-Repo, M, Lähdevirta, J, Saikku, P, Repo, H, Double-Blind, Placebo-Controlled Study of Three-Month Treatment with Lymecycline in Reactive Arthritis, with Special Reference to Chlamydia Arthritis, Arthritis & Rheumatism, 1991, 34:1, 6-14.
  129. Lauhio, A, Sorsa, T, Lindy, O, Suomalainen, K, Saari, H, Golub, LM, Konttinen, YT, The Anticollagenolytic Potential of Lymecycline in the Long-Term Treatment of Reactive Arthritis, Arthritis & Rheumatism, 1992, 35:2, 195-198.
  130. Paulus, HE, Editorial: Minocycline Treatment of Rheumatoid Arthritis, Annals of Internal Medicine, 1995, 122:2, 147-148.
  131. Pruzanski, W, Vadas, P, Editorial: Should Tetracyclines be Used in Arthritis?, Journal of Rheumatology, 1992, 19:10, 1495-1497.
  132. Sieper, J, Braun, J, Editorial: Treatment of Reactive Arthritis with Antibiotics, British Journal of Rheumatology, July 1998.
  133. Baseman, JB, Tully, JG, Mycoplasmas: Sophisticated, Reemerging, and Burdened by Their Notoriety, CDC's Emerging Infectious Diseases, 1997, 3:1, 21-32.
  134. Franz, A, Webster, ADB, Furr, PM, Taylor-Robinson, D, Mycoplasmal Arthritis in Patients with Primary Immunoglobulin Deficiency: Clinical Features and Outcome in 18 Patients, British Journal of Rheumatology, 1997, 36:6, 661-668.
  135. Hakkarainen K, Turunen, H, Miettinen, A, Karppelin, M, Kaitila, K, Jansson, E, Mycoplasmas and Arthritis, Annals of Rheumatic Diseases, 1992, 51, 1170-1172.
  136. Hoffman, RH, Wise, KS, Letters: Reply to Mycoplasmas in the Joints of Patients with Rheumatoid Arthritis and Other Inflammatory Rheumatic Disorders, Arthritis & Rheumatism, 1998, 41:4, 756-757.
  137. Schaeverbeke, T, Bébéar, C, Lequen, L, Dehais, J, Bébéar, C, Letters: Mycoplasmas in the Joints of Patients with Rheumatoid Arthritis and Other Inflammatory Rheumatic Disorders: Comment on the Article by Hoffman et al., Arthritis & Rheumatism, 1998, 41:4, 754-756.
  138. Schaeverbeke, T, Gilroy, CB, Bébéar, C, Dehais, J, Taylor-Robinson, D, Mycoplasma fermentans, But Not M penetrans, Detected by PCR Assays in Synovium from Patients with Rheumatoid Arthritis and Other Rheumatic Disorders, Journal of Clinical Pathology, 1996, 49, 824-828.
  139. Aoki, S, Yoshikawa, K, Yokoyama, T, Nonogaki, T, Iwasaki, S, Mitsui, T, Niwa, S, Role of Enteric Bacteria in the Pathogenesis of Rheumatoid Arthritis: Evidence for Antibodies to Enterobacterial Common Antigens in Rheumatoid Sera and Synovial Fluids, Annals of Rheumatic Diseases, 1996, 55:6, 363-369.
  140. Blankenberg-Sprenkels, SHD, Fielder, M, Feltkamp, TEW, Tiwana, H, Wilson, C, Ebringer, A, Antibodies to Klebsiella pneumoniae in Dutch Patients with Ankylosing Spondylitis and Acute Anterior Uveitis and to Proteus mirabilis in Rheumatoid Arthritis, Journal of Rheumatology, 1998, 25:4, 743-747.
  141. Ebringer, A, Ankylosing Spondylitis is Caused by Klebsiella: Evidence from Immunogenetic, Microbiologic, and Serologic Studies, Rheumatic Disease Clinics of North America, 1992, 18:1, 105-121.
  142. Erlacher, L, Wintersberger, W, Menschik, M, Benke-Studnicka, A, Machold, K, Stanek, G, Söltz-Szöts, J, Smolen, J, Graninger, W, Reactive Arthritis: Urogenital Swab Culture is the Only Useful Diagnostic Method for the Detection of the Arthritogenic Infection in Extra-Articularly Asymptomatic Patients with Undifferentiated Oligoarthritis, British Journal of Rheumatology, 1995, 34:9, 838-842.
  143. Gaston, JSH, Deane, KHO, Jecock, RM, Pearce, JH, Identification of 2 Chlamydia trachomatis Antigens Recognized by Synovial Fluid T Cells from Patients with Chlamydia Induced Reactive Arthritis, Journal of Rheumatology, 1996, 23:1, 130-136.
  144. Gerard, HC, Branigan, PJ, Schumacher Jr, HR, Hudson, AP, Synovial Chlamydia trachomatis in Patients with Reactive Arthritis/ Reiter's Syndrome Are Viable But Show Aberrant Gene Expression, Journal of Rheumatology, 1998, 25:4, 734-742.
  145. Granfors, K, Do Bacterial Antigens Cause Reactive Arthritis?, Rheumatic Disease Clinics of North America, 1992, 18:1, 37-48.
  146. Granfors, K, Merilahti-Palo, R, Luukkainen, R, Möttönen, T, Lahesmaa, R, Probst, P, Märker-Hermann, E, Toivanen, P, Persistence of Yersinia Antigens in Peripheral Blood Cells from Patients with Yersinia Enterocolitica 0:3 Infection with or without Reactive Arthritis, Arthritis & Rheumatism, 1998, 41:5, 855-862.
  147. Inman, RD, The Role of Infection in Chronic Arthritis, Journal of Rheumatology, 1992, 19, Supplement 33, 98-104.
  148. Layton, MA, Dziedzic, K, Dawes, PT, Letters to the Editor: Sacroiliitis in an HLA B27-negative Patient Following Giardiasis, British Journal of Rheumatology, 1998, 37:5, 581-583.
  149. Mäki-Ikola, O, Lehtinen, K, Granfors, K, Similarly Increased Serum IgA1 and IgA2 Subclass Antibody Levels against Klebsiella pneumoniæ Bacteria in Ankylosing Spondylitis Patients With/Without Extra-Articular Features, British Journal of Rheumatology, 1996, 35:2, 125-128.
  150. Morrison, RP, Editorial: Persistent Chlamydia trachomatis Infection: In Vitro Phenomenon or in Vivo Trigger of Reactive Arthritis?, Journal of Rheumatology, 1998, 25:4, 610-612.
  151. Mousavi-Jazi, M, Boström, L, Lövmark, C, Linde, A, Brytting, M, Sundqvist, V-A, Infrequent Detection of Cytomegalovirus and Epstein-Barr Virus DNA in Synovial Membrane of Patients with Rheumatoid Arthritis, Journal of Rheumatology, 1998, 25:4, 623-628.
  152. Nissilä, M, Lahesmaa, R, Leirisalo-Repo, M, Lehtinen, K, Toivanen, P, Granfors, K, Antibodies to Klebsiella pneumoniæ, Escherichia coli, and Proteus mirabilis in Ankylosing Spondylitis: Effect of Sulfasalazine Treatment, Journal of Rheumatology, 1994, 21:11, 2082-2087.
  153. Svenungsson, B, Editorial Review: Reactive Arthritis, International Journal of STD & AIDS, 1995, 6:3, 156-160.
  154. Tani, Y, Tiwana, H, Hukuda, S, Nishioka, J, Fielder, M, Wilson, C, Bansal, S, Ebringer, A, Antibodies to Klebsiella, Proteus, and HLA-B27 Peptides in Japanese Patients with Ankylosing Spondylitis and Rheumatoid Arthritis, Journal of Rheumatology, 1997, 24:1, 109-114.
  155. Tiwana, H, Walmsley, RS, Wilson, C, Yiannakou, JY, Ciclitira, PJ, Wakefield, AJ, Ebringer, A, Characterization of the Humoral Immune Response to Klebsiella Species in Inflammatory Bowel Disease and Ankylosing Spondylitis, British Journal of Rheumatology, 1998, 37:5, 525-531.
  156. Wilkinson, NZ, Kingsley, GH, Sieper, J, Braun, J, Ward, ME, Lack of Correlation Between the Detection of Chlamydia trachomatis DNA in Synovial Fluid from Patients with a Range of Rheumatic Diseases and the Presence of an Antichlamydial Immune Response, Arthritis & Rheumatism, 1998, 41:5, 845-854.
  157. Wollenhaupt, J, Kolbus, F, Weißbrodt, H, Schneider, C, Krech, T, Zeidler, H, Manifestations of Chlamydia Induced Arthritis in Patients with Silent Versus Symptomatic Urogenital Chlamydial Infection, Clinical and Experimental Rheumatology, 1995, 13:4, 453-458.
  158. Alarcon, GS, Tilley, B, Cooper, S, Clegg, DO, Trentham, DE, Pillemer, SR, Neuner, R, Fowler, S, Letter: Another look at minocycline, Bulletin on the Rheumatic Diseases, 1996, 45(8), 6-7.
  159. Amin, AR, Attur, MG, Thakker, GD, Patel, PD, Vyas, PR, Patel, RN, Patel, IR, Abramson, SB, A novel mechanism of action of tetracyclines: effects on nitric oxide synthases, Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 1996, 93(24), 14014-14019.
  160. Ayuzawa, S, Yano, H, Enomoto, T, Kobayashi, H, Nose, T, The Bi-Digital O-Ring Test used in the successful diagnosis & treatment (with antibiotic, anti-viral agents & oriental herbal medicine) of a patient suffering from pain & weakness of an upper extremity & Barre-Lieou syndrome appearing after whiplash injury: A case report, Acupuncture & Electro-Therapeutics Research, 1997, 22(3-4), 167-174.
  161. Bitar, CN, Steele, RW, Use of prophylactic antibiotics in children, Advances in Pediatric Infectious Diseases, 1995, 10, 227-262.
  162. Bluhm, GB, Sharp, JT, Tilley, BC, Alarcon, GS, Cooper, SM, Pillemer, SR, Clegg, DO, Heyse, SP, Trentham, DE, Neuner, R, Kaplan, DA, Leisen, JC, Buckley, L, Duncan, H, Tuttleman, M, Li, S, Fowler, SE, Radiographic Results from the Minocycline in Rheumatoid Arthritis (MIRA) Trial, Journal of Rheumatology, 1997, 24(7), 1295-1302.
  163. Brandt, KD, Modification by oral doxycycline administration of articular cartilage breakdown in osteoarthritis, Journal of Rheumatology, 1995, Supplement 43, 149-151.
  164. Breedveld, FC, Editorial: Minocycline in Rheumatoid Arthritis, Arthritis & Rheumatism, 1997, 40(5), 794-796.
  165. Breedveld, FC, Letters: Reply to Minocycline- Induced Autoimmune Disease, Arthritis & Rheumatism, 1998, 41(3), 563-564.
  166. Bullingham, R, Shah, J, Goldblum, R, Schiff, M, Effects of food and antacid on the pharmacokinetics of single doses of mycophenolate mofetil in rheumatoid arthritis patients, British Journal of Clinical Pharmacology, 1996, 41(6), 513-516.
  167. Burton, IE, Moussa, KM, Sanders, PA, Agranulocytosis in rheumatoid arthritis associated with long-term flucloxacillin for staphylococcal osteomyelitis, Acta Haematologica, 1995, 94(4), 196-198.
  168. Canvin, JM, Madhok, R, Letter: Minocycline in rheumatoid arthritis, Annals of Internal Medicine, 1995, 123(5), 392.
  169. Caruso, I, Twenty years of experience with intra-articular rifamycin for chronic arthritides, Journal of International Medical Research, 1997, 25(6), 307-317.
  170. Currie, BJ, Are the currently recommended doses of benzathine penicillin G adequate for secondary prophylaxis of rheumatic fever?, Pediatrics, 1996, 97(6, Page 2), 989-991.
  171. Ebell, MH, Minocycline for rheumatoid arthritis, Journal of Family Practice, 1995, 40(5), 497-498.
  172. Elkayam, O, Yaron, M, Zhukovsky, G, Segal, R, Caspi, D, Toxicity profile of dual methotrexate combinations with gold, hydroxychloroquine, sulphasalazine and minocycline in rheumatoid arthritis patients, Rheumatology International, 1997, 17(2), 49-53.
  173. Evdoridou, J, Roilides, E, Bibashi, E, Kremenopoulos, G, Multifocal osteoarthritis due to Candida albicans in a neonate: serum level monitoring of liposomal amphotericin B and literature review, Infection, 1997, 25(2), 112-116.
  174. Galland, L, Letter: Minocycline and rheumatoid arthritis revisited, Annals of Internal Medicine, 1995, 123(5), 392-393.
  175. Griffiths, B, Gough, A, Emery, P, Letters: Minocycline- Induced Autoimmune Disease: Comment on the Editorial by Breedveld, Arthritis & Rheumatism, 1998, 41(3), 563.
  176. Hanemaaijer, R, Sorsa, T, Konttinen, YT, Ding, Y, Sutinen, M, Visser, H, van Hinsbergh, VW, Helaakoski, T, Kainulainen, T, Ronka, H, Tschesche, H, Salo, T, Matrix metalloproteinase-8 is expressed in rheumatoid synovial fibroblasts and endothelial cells: Regulation by tumor necrosis factor-alpha and doxycycline, Journal of Biological Chemistry, 1997, 272(50), 31504-31509.
  177. Herdy, GV, Editorial: The challenge of secondary prophylaxis in rheumatic fever [Portuguese, Original Title: Desafio da profilaxia secundaria na febre reumatica, Arquivos Brasileiros de Cardiologia, 1996, 67(5), 317.
  178. Herdy, GV, Souza, DC, Barros, PB, Pinto, CA, Secondary prophylaxis in rheumatic fever: Oral antibiotic therapy versus benzathine penicillin [Portuguese, Original Title: Profilaxia secundaria na febre reumatica: Antibioticoterapia oral versus penicilina benzatina], Arquivos Brasileiros de Cardiologia, 1996, 67(5), 331-333.
  179. Herrick, AL, Grennan, DM, Griffen, K, Aarons, L, Gifford, LA, Lack of interaction between flucloxacillin and methotrexate in patients with rheumatoid arthritis, British Journal of Clinical Pharmacology, 1996, 41(3), 223-227.
  180. Houck, HE, Kauffman, CL, Casey, DL, Minocycline treatment for leukocytoclastic vasculitis associated with rheumatoid arthritis, Archives of Dermatology, 1997, 133(1), 15-16.
  181. Iwata, M, Ida, M, Oda, S, Takeuchi, E, Nakamura, Y, Horiguchi, T, Sato, A, Bronchiolitis obliterans preceding rheumatoid arthritis: effect of clarithromycin [Japanese], Nippon Kyobu Shikkan Gakkai Zasshi ^Ö Japanese Journal of Thoracic Diseases, 1996, 34(11), 1271-1276.
  182. Kassem, AS, Zaher, SR, Abou Shleib, H, el-Kholy, AG, Madkour, AA, Kaplan, EL, Rheumatic fever prophylaxis using benzathine penicillin G (BPG): two- week versus four-week regimens: comparison of two brands of BPG, Pediatrics, 1996, 97(6, Page 2), 992-995.
  183. Kim, NM, Freeman, CD, Minocycline for rheumatoid arthritis, Annals of Pharmacotherapy, 1995, 29(2), 186-187.
  184. Kloppenburg, M, Dijkmans, BA, Breedveld, FC, Antimicrobial therapy for rheumatoid arthritis, Baillieres Clinical Rheumatology, 1995, 9(4), 759-769.
  185. Kloppenburg, M, Dijkmans, BA, Verweij, CL, Breedveld, FC, Inflammatory and immunological parameters of disease activity in rheumatoid arthritis patients treated with minocycline, Immunopharmacology, 1996, 31(2-3), 163-169.
  186. Kloppenburg, M, Mattie, H, Douwes, N, Dijkmans, BA, Breedveld, FC, Minocycline in the treatment of rheumatoid arthritis: relationship of serum concentrations to efficacy, Journal of Rheumatology, 1995, 22(4), 611-616.
  187. Kuznetsova, SM, Petrova, NK, Lecture: Antibiotics in the prevention of rheumatic fever [Russian, Original Title: Antibiotiki v profilaktike revmatizma (lektsiia)], Antibiotiki i Khimioterapiia, 1996, 41(2), 43-51.
  188. Lai, NS, Lan, JL, Treatment of DMARDs-resistant rheumatoid arthritis with minocycline: a local experience among the Chinese, Rheumatology International, 1998, 17(6), 245-247.
  189. Langevitz, P, Livneh, A, Bank, I, Pras, M, Minocycline in rheumatoid arthritis, Israel Journal of Medical Sciences, 1996, 32(5), 327-330.
  190. Lauhio, A, Salo, T, Tjaderhane, L, Lahdevirta, J, Golub, LM, Sorsa, T, Letter: Tetracyclines in treatment of rheumatoid arthritis, The Lancet, 1995, 346(8975), 645-646.
  191. McKendry, RJ, Is rheumatoid arthritis caused by an infection?, The Lancet, 1995, 345(8961), 1319-1320.
  192. Meehan, R, Letter: Minocycline in rheumatoid arthritis, Annals of Internal Medicine, 1995, 123(5), 391-392.
  193. Nordstrom, D, Lindy, O, Lauhio, A, Sorsa, T, Santavirta, S, Konttinen, YT, Anti-collagenolytic mechanism of action of doxycycline treatment in rheumatoid arthritis, Rheumatology International, 1998, 17(5), 175-180.
  194. O'Dell, JR, Haire, CE, Palmer, W, Drymalski, W, Wees, S, Blakely, K, Churchill, M, Eckhoff, PJ, Weaver, A, Doud, D, Erikson, N, Dietz, F, Olson, R, Maloley, P, Klassen, LW, Moore, GF, Treatment of Early Rheumatoid Arthritis with Minocycline or Placebo: Results of a Randomized, Double- Blind, Placebo- Controlled Trial, Arthritis & Rheumatism, 1997, 40(5), 842-848.
  195. Panush, RS, Thoburn, R, Should minocycline be used to treat rheumatoid arthritis?, Bulletin on the Rheumatic Diseases, 1996, 45(2), 2-5.
  196. Patmas, MA, Letter: Minocycline in rheumatoid arthritis, Annals of Internal Medicine, 1995, 123(5), 391-392.
  197. Paulus, HE, Editorial: Minocycline treatment of rheumatoid arthritis, Annals of Internal Medicine, 1995, 122(2), 147-148.
  198. Pillemer, SR, Fowler, SE, Tilley, BC, Alarcon, GS, Heyse, SP, Trentham, DE, Neuner, R, Clegg, DO, Leisen, JC, Cooper, SM, Duncan, H, Tuttleman, M, Meaningful improvement criteria sets in a rheumatoid arthritis clinical trial: MIRA Trial Group, Minocycline in Rheumatoid Arthritis, Arthritis & Rheumatism, 1997, 40(3), 419-425.
  199. Ryan, ME, Greenwald, rheumatoid arthritis, Golub, LM, Potential of tetracyclines to modify cartilage breakdown in osteoarthritis, Current Opinion in Rheumatology, 1996, 8(3), 238-247.
  200. Sieper, J, Braun, J, Editorial: Treatment of Reactive Arthritis with Antibiotics, British Journal of Rheumatology, 1998, 37(7), 717-720.
  201. Smith, GN Jr, Yu, LP Jr, Brandt, KD, Capello, WN, Oral administration of doxycycline reduces collagenase and gelatinase activities in extracts of human osteoarthritic cartilage, Journal of Rheumatology, 1998, 25(3), 532-535.
  202. Tilley, BC, Alarcon, GS, Heyse, SP, Trentham, DE, Neuner, R, Kaplan, DA, Clegg, DO, Leisen, JC, Buckley, L, Cooper, SM, Duncan, H, Pillemer, SR, Tuttleman, M, Fowler, SE, Minocycline in rheumatoid arthritis: A 48-week, double-blind, placebo-controlled trial, MIRA Trial Group, Annals of Internal Medicine, 1995, 122(2), 81-89.
  203. Trentham, DE, Dynesius-Trentham, rheumatoid arthritis, Antibiotic therapy for rheumatoid arthritis: Scientific and anecdotal appraisals, Rheumatic Diseases Clinics of North America, 1995, 21(3), 817-834.
  204. Wilson, C, Senior, BW, Tiwana, H, Caparros-Wanderley, W, Ebringer, A, Antibiotic sensitivity and proticine typing of Proteus mirabilis strains associated with rheumatoid arthritis, Rheumatology International, 1998, 17(5), 203-205.
  205. Yu, LP Jr, Burr, DB, Brandt, KD, O'Connor, BL, Rubinow, A, Albrecht, M, Effects of oral doxycycline administration on histomorphometry and dynamics of subchondral bone in a canine model of osteoarthritis, Journal of Rheumatology, 1996, 23(1), 137-142.
  206. Ted R. Mikuls, Rheumatoid arthritis incidence: What goes down must go up? Arthritis and Rheumatism, 2010, 62(6), 1565 – 1567,

* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.