Progama Nutricional GAPS de la Dra. Natasha Campbell-McBride
Seleccionar Idioma:

Llama Gratis en Estados Unidos: 1 (877) 985-2730 | Numero Internacional: 847-278-0763

Obtenga Gratis El Libro Tome Control De Su Salud...

Ocultar

Ocultar esto

Cómo Un Médico Curó el Autismo de Su Hijo…

Publicado Por Dr. Mercola | 31 de Julio 2011

Niños con Autismo

La Dra. Natasha Campbell-McBride tiene un consultorio de tiempo completo en el Reino Unido, donde trata a niños y adultos con autismo, discapacidades de aprendizaje, trastornos neurológicos, trastornos psiquiátricos, trastornos inmunológicos y problemas digestivos.

Aquí, ella comparte sus ideas sobre el Síndrome del Intestino y la Psicología (GAPS), lo cual puede hacer a un niño particularmente propenso a los daños por vacunas y el Programa Nutricional GAPS, un tratamiento natural para el autismo, TDAH, dislexia, dispraxia, depresión y esquizofrenia.

 

Comentarios del Dr. Mercola

 

Estoy encantado de compartir esto con usted, ya que la Dra. Natasha Campbell-McBride presenta una elegante y fascinante descripción de las condiciones fundamentales que contribuyen con el autismo, junto con un enfoque pragmático para ayudar a evitar y frenar la epidemia de autismo, que ha sido un desconcertante rompecabezas para la mayoría de nosotros.

La Dra. Campbell es doctora en medicina con un titulo de posgrado en neurología. Ella trabajó como neurólogo y neurocirujano durante varios años antes de empezar una familia. Cuando su primer hijo fue diagnosticado con autismo a la edad de tres años, le sorprendió darse cuenta que aunque era doctora no sabía nada sobre ese tema…

En 1984, cuando se graduó de la escuela de medicina, el autismo era un trastorno extremadamente raro, con un prevalencia de aproximadamente 1 en 10,000

“En el momento en que me gradué de la escuela de medicina jamás había visto a una persona con autismo,” dijo ella. “…Para ser honesta, el primer niño autista con el que me topé fue mi hijo…Hace cinco años se diagnosticaba a un niño de cada 150, que representa un aumento en la incidencia de casi 40 veces. En la actualidad en la Gran Bretaña y algunos países, estamos diagnosticando a un niño de cada 66.”

Las tasas son similares a las de los Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. La Dra. rápidamente se adentró en la investigación, en busca de una respuesta para su hijo y terminó obteniendo un segundo titulo de posgrado en nutrición humana. Como resultado de su trabajo, su hijo se recuperó por completo y ya no padece de autismo.

Aunque es originaria de Rusia, lugar en donde recibió su primera formación médica, se mudó al Reino Unido hace casi 20 años y actualmente tiene una clínica en Cambridge, Inglaterra, en la cual trata niños y adultos con autismo, discapacidades de aprendizaje, trastornos neurológicos, trastornos psiquiátricos, trastornos inmunológicos y problemas digestivos.

El Tratamiento Temprano Es la Clave

El tratamiento que desarrolló se llama Programa Nutricional GAPS y como lo explica la Dra. Campbell, mientras más pequeño sea el niño al momento de empezar el tratamiento, mejores serán los resultados.

“Cuando empezamos con el tratamiento GAPS con niños de 2, 3, 4 y 5 años de edad, los niños tienen muchas posibilidades de recuperarse por completo de autismo, TDAH, TDH, dislexia y dispraxia- y ese gran número de niños que no entran dentro de ningún cuadro de diagnóstico…Son niños cuyos médicos suelen posponer las cosas. Les piden a los padres que traigan a sus hijos dentro de seis meses y después otros seis meses para observar al niño con el fin de dar un diagnostico, mientras de esa forma se desperdicia el preciado y valioso tiempo que pudo haber servido para ayudar al niño,” dice ella.

Todo Comienza en el Intestino…

La Dra. Campbell está convencida de que los niños autistas en realidad nace con cerebros y órganos sensoriales completamente normales.

“Lo que pasa con estos niños (es que) no desarrollan un flora intestinal normal desde el nacimiento…”dice la Dra. “La flora intestinal es una parte sumamente importante de la fisiología humana. Recientemente, las investigaciones realizadas en los países escandinavos han demostrado que el 90 por ciento de las células y de todo el material genético del cuerpo humano es nuestra flora intestinal. Simplemente somos una concha…el hábitat de esta masa de microbios que se encuentran dentro de nosotros. Los ignoramos bajo nuestro propio riesgo.

…Como resultado, su sistema digestivo- en lugar de ser la fuente de alimento de estos niños- se convierte en la principal fuente de toxicidad. Estos microbios patógenos que se encuentran dentro del tracto digestivo dañan la integridad de la pared intestinal. Por lo que toda clase de toxinas y microbios van directo al torrente sanguíneo del niño y posteriormente llegan al cerebro. Por lo general, eso sucede al segundo año de vida de los niños que fueron amamantados, ya que la lactancia materna brinda una protección en contra de la flora intestinal anormal. Los niños que no fueron amamantados, desarrollan los síntomas de autismo durante el primer año de vida.

Así que la lactancia materna es fundamental para proteger a los niños.”

La Toxicidad del Cerebro Conduce a los Síntomas del Autismo

Los niños utilizan todos sus órganos sensoriales pare recopilar información sobre su entorno, información que posteriormente pasa al cerebro para ser procesada. Esta es una parte fundamental del aprendizaje.

Sin embargo, en el caso de los niños con Síndrome del Intestino y la Psicología (GAPS), la toxicidad fluye desde su intestino, pasando por todo su cuerpo hasta llegar al cerebro, lo cual obstruye el cerebro con toxicidad, evitando que realice sus funciones normales y que procese la información sensorial…

“La información sensorial se convierte en papilla, en un ruido dentro del cerebro del niño y con este ruido el niño no puede aprender. No pueden descifrar nada útil,” explica ella.

“Esa es la razón por la que no aprenden cómo comunicarse. No aprenden cómo entender el lenguaje, cómo utilizar el lenguaje, cómo desarrollar todos los comportamientos instintivos y comportamientos que los niños normales desarrollan. El segundo año de vida es crucial en cuanto a la maduración del cerebro de un bebé. Ahí es cuando se desarrollan las habilidades de comunicación y las conductas de afrontamiento.

Si el cerebro del niño está tapado con toxicidad, el niño se pierde de esa oportunidad de aprender y comienza a desarrollar autismo, todo dependiendo de la mezcla de toxinas, de qué tan severa sea la condición en general y qué tan grave sea la alteración en la flora intestinal del niño.”

El GAPS podría manifestarse como un conglomerado de síntomas que pueden entrar dentro del diagnostico del autismo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), trastorno por déficit de atención (TDA), dislexia, dispraxia o trastorno obsesivo- compulsivo, solo por mencionar algunas posibilidades…

¿Cómo Es que la Flora Intestinal de un Niño Se Altera de Forma tan Drástica?

Si la epidemia de autismo y otros trastornos de aprendizaje se originan en el intestino, entonces ¿qué ha cambiado en los últimos 25 años que ha alterado la flora intestinal de los niños de una forma tan anormal?

Como lo explica la Dra. Campbell:

“Por lo que a la ciencia corresponde, el bebé que se encuentra dentro del vientre de la madre es estéril durante los nueve meses de embarazo. El bebé adquiere su flora intestinal cuando nace, cuando pasa a través del canal de parto de la madre. Así que lo que sea que vive en el canal de parto de la madre, en la vagina de la mamá, se convierte en la flora intestinal del bebé.

Y, ¿qué es lo que vive en la vagina de la madre? Es un área sumamente poblada del cuerpo de la mujer. La flora vaginal viene desde el intestino. Así que si la madre tiene una flora intestinal anormal, tendrá flora anormal en el canal de parto. Los padres no están exentos porque ellos también tienen flora intestinal y esa flora intestinal llena su ingle por lo que comparte su flora con la de la madre de manera regular.

…Yo siempre recolecto el historial de salud de la madre, el padre e incluso de los abuelos del niño. Creo que tenemos una creciente y profunda epidemia de alteraciones en la flora intestinal, que comenzó desde la Segunda Guerra Mundial, cuando se descubrieron los antibióticos. Los antibióticos de amplio espectro acaban con las especies de microbios benéficas en el intestino, lo cual permite que los patógenos se muevan por el intestino sin control.”

La Importancia Masiva de los Alimentos Fermentados y los Probióticos

Esta es la razón por la que es tan importante “volver a sembrar” su intestino con alimentos fermentados y probióticos cuando usted utiliza antibióticos. Si usted no está comiendo alimentos fermentados, entonces lo más probable es que necesite un suplemento de probióticos, en especial si usted come muchos alimentos procesados.

“En paralelo con los microbios benéficos dentro de un intestino saludable, los científicos han descubierto miles de especies de patógenos diferentes que causan enfermedades, bacterias, virus, hongos y otros microbios. Pero, siempre y cuando predominen los microbios benéficos dentro de su intestino, estos se encargara de controlar a los patógenos…Los mantienen en colonias pequeñas y no permiten que proliferen.

Los antibióticos tienden a eliminar las bacterias benéficas, lo cual le da oportunidad a los patógenos para proliferar, crecer sin control y ocupar todos los espacios de su intestino. La bacteria benéfica se recupera, sin embargo a algunas especies les toma entre dos semanas y dos meses recuperarse y es ahí donde los patógenos se aprovechan y crecen.

Lo que veo en las familias de los niños con autismo es que el 100 por ciento de las mamás de niños autistas tienen una flora intestinal anormal, así como problemas de salud relacionados con ello. Pero entonces observo a las abuelas por parte de las madres y descubro que también tienen una flora intestinal anormal, pero mucho más leve.”

En esencia, lo que tenemos es una acumulación generacional de la flora intestinal anormal, y con el paso del tiempo cada generación es más propensa a verse perjudicada por el uso de antibióticos- y de vacunas, de lo cual hablaré en un momento.

La Alimentación con Biberón y los Antibióticos Son una Carga Muy Pesada

Para empeorar las cosas se encuentra el hecho de que amamantar ya no es algo tan popular. Sabemos que los bebés que son alimentados con leche materna desarrollan una flora intestinal completamente diferente a la de los bebés alimentados con biberón.

La Dra. Campbell descubrió que un gran porcentaje de madres de hijos autistas fueron alimentadas con biberón. Entonces, como recibieron varias dosis de antibióticos a través de su niñez, las anormalidades en su flora intestinal se volvieron más intensas.

“Incluso debido a que los antibióticos eran prescritos, en particular de la década de los cincuenta y sesenta, eran prescritos para cualquier estornudo y tos. Los antibióticos eran prescritos en exceso. Dado a esta situación, las anormalidades en la flora intestinal de estas niñas empeoraría y empeoraría.

Y luego, a la edad de 15 o 16 años estas mujeres utilizarían una pastilla anticonceptiva… (lo que) tiene efectos devastadores en la flora intestinal. En la actualidad, las mujeres la toman antes de sentirse preparadas para formar una familia.”

Así que para recapitular, la alimentación a base de biberón junto con el uso excesivo de antibióticos y pastillas anticonceptivas sientan las bases para una flora intestinal cada vez más anormal con el paso de cada generación.  Y añadiendo eso con una alimentación a base de comida chatarra y el consumo excesivo del jarabe de maíz de alta fructosa, dan como resultado un desastre total en términos de salud intestinal.

Es importante darse cuenta que los alimentos procesados y el azúcar alimentan a los patógenos en su sistema digestivo, lo que los ayuda a proliferar.

“Muchos de estos factores modernos creó una plétora en las mujeres jóvenes en nuestro mundo moderno y quienes tienen una flora  intestinal sumamente anormal para el tiempo en el que tienen su primer hijo. Esta flora intestinal anormal que le heredan a sus hijos,” explica.

“Por lo que estos bebés adquieren la flora intestinal anormal desde el principio, mientras que los bebés que son alimentados con leche materna reciben protección porque lo que se encuentre en la sangre de la madre también se encontrará en su leche. Las mujeres que tienen una flora intestinal anormal tienen factores inmunológicos en su sangre, que desarrollan para protegerse de su propia flora intestinal. Estos factores inmunológicos se encontrarán en su leche.

Mientras el bebé es amamantado, a pesar del hecho de que adquiere la flora intestinal anormal de la madre, existe algún tipo de protección. Pero en cuento se deje de amamantar al bebé esa protección deja de existir. Es en ese momento cuando florecen todas las anormalidades de la flora intestinal y el niño comienza a desarrollar autismo, TDAH, TDA o cualquier otro problema de aprendizaje o discapacidad física como la diabetes tipo 1, por ejemplo, enfermedad celíaca u otras enfermedades autoinmunes…el asma, eczema y otros problemas físicos. De ahí es de donde proviene esta epidemia.”

Se Necesita Hacer Cambios Urgentemente

Desafortunadamente, todos los factores que crean una flora intestinal anormal se están volviendo más y más frecuentes en todo el mundo. Esto significa que la siguiente generación de mujeres jóvenes que tengan hijos tendrá una flora intestinal más dañada que la de sus madres, así que la proporción de  niños que nacen con GAPS predispuestos a desarrollar autismo será aún mayor.

“Nuestras autoridades necesitan entender eso y realmente necesitan estar listos para ello,” advierte la Dra. Campbell

El Papel de las Vacunas

Como lo explica la Dra. Campbell, los bebés nacen no sólo con una flora intestinal estéril, sino que también con sistemas inmunológicos inmaduros. Y el establecimiento de la flora intestinal normal en los primeros 20 días o más de vida desarrolla un papel sumamente importante en la maduración apropiada del sistema inmunológico del bebé. Por lo tanto, los bebés que desarrollan una flora intestinal anormal se quedan con sistemas inmunológicos comprometidos.

“Las vacunas han sido desarrolladas, originalmente, para niños con sistemas inmunológicos perfectamente saludables,” dice ella. “Los niños con GAPS no están en condiciones de ser vacunados con el protocolo de vacunación estándar.”

Su libro llamado Síndrome del Intestino y la Psicología contiene un capitulo entero en el que habla de que los profesionales en salud necesitan mejorar las estrategias de vacunación, porque el protocolo de vacunación estándar está diseñado para dañar a los bebés con GAPS.

“Es cuestión de que se derrame el vaso,” dice. “Si el niño está lo suficientemente dañado, la vacuna puede ser la última gota que derrame el vaso. Pero esa última gota no es para un niño en particular, entonces afectará al niño que más dañado se encuentre.”

Ella también señala otro factor de riesgo de las vacunas:

“Lo que también tenemos que entender es que la industria farmacéutica no puede patentar virus naturales, bacterias naturales o cualquier tipo de microbio creado por la naturaleza. Tienen que modificarlos genéticamente antes de poder patentarlos,” dice ella.

“Por lo que estas vacunas contienen virus y microbios genéticamente modificados. Aún no tenemos la información suficiente para saber exactamente lo que están haciendo con el cuerpo humano y qué es lo que estos genes le hacen a la flora intestinal de estos niños.”

Cómo Identificar el GAPS

Afortunadamente, es posible identificar el GAPS durante las primeras semanas de vida del bebé, lo que puede ayudar a tomar decisiones mejor informadas sobre las vacunas y sobre cómo proceder para llevar a su hijo por el mejor camino hacia una vida saludable.

Una de las cuestiones CLAVE es examinar al niño antes de que sea vacunado y si tienen características metabólicas de GAPS, NO debe ser vacunado hasta que se resuelva el problema. Esta medida podría prevenir el innecesario y trágico trauma en cientos y miles de familias. Lo más probable es que haya mucho más niños que son dañados con las vacunas que los que se ven beneficiados con las mismas. Con el simple hecho de modificar el proceso  se podría reducir dramáticamente el riesgo de que el niño desarrolle una enfermedad en el espectro autista.

La Dra. Campbell describe todo el proceso en su libro.

En su práctica, ella comienza recolectando todo el historial clínico de los padres para de esa manera poder evaluar la salud del intestino. Después, en los primeros días de vida, se puede analizar el material fecal del bebé para determinar el estado de su flora intestinal, seguido por un análisis de orina para detectar los metabolitos, que puede dar una idea del estado del sistema inmunológico del niño.

“Actualmente, tenemos pruebas excelentes que encuentran las sustancias químicas producidas por varias especies de microbios en el intestino”, dice ella. “…Así que al analizar la orina, podemos decir que tipo de microbios de encuentran en el intestino del niño o qué tipo de sustancias químicas está produciendo.”

“…Si el niño tiene una flora intestinal anormal podemos asumir que tienen una inmunidad comprometida y estos niño no deben ser vacunados con el protocolo de vacunación estándar porque simplemente se verán afectados. No deberían ser vacunados.”

La prueba no invasiva descrita en su libro actualmente se encuentra disponible en la mayoría de los laboratorios del mundo y por lo general cuesta de $80-100 dólares cada una en los Estados Unidos. Esto es una miseria en comparación con el increíble gasto que se hace para el tratamiento de un niño autista una vez que el daño está hecho.

“Nuestros niños están siendo utilizados como un mercado para vender vacunas,” dice la Dra. Campbell. “Los niños son vacunados en nuestro mundo occidental, me temo, que esto no es para cuidar al niño sino más bien para hacer dinero…Es una situación extremadamente triste y preocupante.”

Los Hermanos También Están en Alto Riesgo de Daños Causados por las Vacunas

Otro grupo de niños que también podría sobre-reaccionar a las vacunas son los hermanos de los niños con autismo, hiperactividad severa, trastorno obsesivo-compulsivo, enfermedades mentales o diabetes tipo 1.

“Los hermanos menores de los niños con autismo y los hermanos mayores de los niños con estas discapacidades no deberían ser vacunados con el protocolo de vacunación estándar,” advierte.

“Las pruebas inmunológicas de las que hablaba pueden repetirse cada seis meses o cada año del niño. Siempre que el niño sea considerado completamente sano y su sistema inmunológico demuestre estar funcionando perfectamente, sólo entonces se puede considerar la vacunación en estos niños porque simplemente no se puede correr el riesgo.”

Estrategias para Restaurar la Salud de los Niños con GAPS y Autismo

La Dra. Campbell ha desarrollado un tratamiento sumamente efectivo para los niños con GAPS, llamado Protocolo Nutricional GAPS. Se describe a gran detalle en su libro llamado, Síndrome del Intestino y la Psicología, que está diseñado para ser un libro de autoayuda.

“Probablemente en la actualidad cientos de miles de personas, alrededor del mundo, están salvando a sus hijos con este programa,” dice ella. “…La mayoría de estas personas sólo compran el libro, lo leen, siguen el programa y obtienen resultados asombrosos.”

En resumen, el protocolo consiste en tres elementos:

  1. Alimentación- La alimentación GAPS consiste en alimentos fácilmente digeribles que son densos en nutrición, incluyendo los alimentos fermentados.

    De acuerdo con la Dra. Campbell: “En promedio, las personas se adhieren a su alimentación un par de años. Toma dos años expulsar los patógenos del intestino, restablecer la flora intestinal en el intestino para sanar y sellar el daño en estas personas y hacer que el intestino vuelva a estar fuerte y que sea la fuente principal de nutrición de la persona en lugar de ser la fuente de toxicidad.”
  2. Suplementos alimenticios, incluyendo los probióticos y las vitaminas D y A en forma de aceite de hígado de bacalao, aunque la exposición al sol también es una parte importante para los pacientes con GAPS, para una producción apropiada de vitamina D.
  3. Desintoxicación: El protocolo nutricional GAPS eliminará las toxinas de manera natural. La Dra. Campbell no utiliza ningún tipo de medicamento o sustancia química para eliminar las toxinas, ya que puede sr algo demasiado drástico para algunas personas y puede producir efectos secundarios dañinos. En lugar de eso, recomienda el jugo ya que es una forma suave pero eficaz de eliminar la acumulación de toxinas, así como baños con sal de Epsom, sal de mar, polvo de algas marinas, vinagre de sidra de manzana y bicarbonato de sodio.

Más Información

Siempre he pensado que la mejor estrategia de salud es la prevención y estoy seguro de que muchas personas están de acuerdo conmigo. Una onza de prevención vale una libra de cura.

Ahora que hemos identificado una manera de prevenir el autismo relacionado con el daño neurológico y físico, no puedo insistir lo suficiente para que realmente considere esta información y que le ponga mucha atención a la salud de su intestino antes de que intente embarazarse y de la misma forma, tome las precauciones necesarias descritas por la Dra. Campbell que pueden reducir significativamente las probabilidades de que su hijo se vea afectado.

La avalancha de autismo debe ser frenada - y pronto. Y por ahora toda la carga recae en usted, el padre de familia, para tomar el control de la salud de su hijo y armarse con información que puede tener consecuencias en su vida.

Si usted está embarazada o planea embarazarse o conoce a alguien que lo esta, le recomiendo bastante el libro de la Dra. Campbell. Cómprelo para usted o lo de regalo.

También puede encontrar más información en la página web de la Dra. Campbell: www.GAPS.me o su blog www.doctor-natasha.com.

 “Tenemos una epidemia de GAPS- Síndrome del Intestino y la Psicología, y el número de personas que la padecen va en aumento,” dice ella. “Estoy completamente abrumada por las demandas de consultas y las personas alrededor del mundo necesitan especialistas en GAPS...

Por lo que estoy preparando un curso de formación para los médicos y profesionales de salud. La primera ola de formación será en Septiembre-Octubre en Seattle, Chicago, Nueva York y Dallas.

Cubriremos Estados Unidos con un buen número de profesionales capacitados en GAPS. Habrá personas capacitadas que serán capaces de enseñarle todo el protocolo y se llevaran a cabo grupos locales de GAPS en donde todos los pacientes y personas con esta enfermedad podrán asistir a la semana para intercambiar experiencias, noticias y ayudarse los unos a los otros dando apoyo moral y así aprender más sobre el GAPS.”

Una vez que ella haya hecho esto en los Estados Unidos, lo hará en Europa y otras partes del mundo. Si usted es doctor, nutriólogo, dietista, osteópata, homeópata u otro profesional de salud y está interesado en convertirse en un especialista en GAPS certificado, por favor vea este enlace para obtener más información.