Ocultar

La Soda de Dieta o Light Puede Causar Más Daños que Beneficios

Publicado Por Dr. Mercola | 24 de Julio 2013

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

Peligros de las Sodas de Dieta
Historia en Breve:
  • A pesar de ser promovida para la pérdida de peso, los alimentos y las bebidas que contienen endulzantes artificiales jamás han demostrado servir para la pérdida de peso. De hecho, estudios que investigan esto en realidad han encontrado que las personas que los consumen aumentan de peso.
  • Un reciente revisión de los estudios realizados sobre la soda de dieta o light encontró que las personas que consumen soda de dieta o light padecen los mismos problemas de salud que las personas que consumen sodas regulares, como el aumento de peso excesivo, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y derrames cerebrales
  • El grupo de vigilancia del Centro para la Ciencia en el Interés Público (CSPI) recientemente cambió la clasificación de la seguridad de la sucralosa (Splenda) de "segura" a "precaución", lo que significa que "podría representar un riesgo y que necesita mayor análisis"
  • El estudio en seres humanos más completo y largo que se ha hecho sobre la toxicidad del aspartame encontró una clara relación entre el consumo del aspartame y el linfoma no-Hodgkin y la leucemia

Por el Dr. Mercola

¿Usted cree que tomar soda de dieta o light le permitirá “pecar” sin subir de peso?

Sí eso es lo que cree, entonces podría sorprenderse de saber que las investigaciones han demostrado repetidamente que las bebidas sin o bajas en calorías que son endulzadas artificialmente y otros alimentos de “dieta o light” en realidad tienden a estimular su apetito, aumentar el antojo por los carbohidratos, estimular el almacenamiento de grasa y aumentar su peso.

Recientemente, un informe publicado en la revista Trends in Endocrinology & Metanolism1 destaca el hecho de que las personas que toman sodas de dieta o light padecen de los mismos problemas de salud que las personas que consumen sodas regulares, como el aumento de peso excesivo, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y derrames cerebrales.2, 3

Los autores - que quedaron “impresionados” con los resultados - revisaron los estudios publicados en los últimos cinco años que investigaron la relación entre el consumo de la soda de dieta o light y los resultados de salud:

“Este artículo discute estos resultados y considera la hipótesis de que consumir alimentos y bebidas que tienen un sabor dulce pero no tienen calorías o bien tienen una reducción de calorías interfiere con las respuestas aprendidas que normalmente contribuyen con la glucosa y la homeostasis energética.

Debido a esta interferencia, el consumo frecuente de endulzantes de alta intensidad podrían tener el efecto contrario de inducir alteraciones metabólicas,” escriben los autores.

El Dr. Sanjay Gupta explica el informe dado en un video de la CNN, explicando que los endulzantes artificiales básicamente engañan a su cuerpo haciéndolo creer que recibirá azúcar, pero el azúcar nunca llega, por lo que su cuerpo manda una señal diciendo que necesita más, lo que da como resultado el antojo por los carbohidratos. La mayoría de las personas se rinden ante estas señales y terminan comiendo en exceso otros bocadillos y alimentos.

Los Endulzantes Artificiales En Realidad AUMENTAN su Peso

Esta relación entre el sabor dulce por sí solo y el aumento del hambre se puede encontrar en la literatura médica que se remonta a al menos dos décadas. Estos dos estudios, por ejemplo, datan de finales de la década de los 80 y principios de la década de los 90, ambos mostraron esta relación entre los endulzantes artificiales y el aumento del hambre:

  • Physiology & Behavior, 19884 - En este estudio, determinaron que los endulzantes (sin o bajos en calorías) de alta intensidad pueden producir cambios significativos en el apetito. De los tres endulzantes analizados, el aspartame fue el que produjo los efectos más pronunciados.
  • Physiology & Behavior, 19905 - Aquí, evaluaron nuevamente si el simple sabor “dulce” aumenta o no el hambre, haciendo que participantes humanos masticaran goma de mascar que contenía varios niveles de aspartame durante 15 minutos (0.05%, 0.3%, 0.5% o 1.0%).

Curiosamente, a pesar de que los participantes que masticaron goma de mascar endulzada artificialmente reportaron un aumento de hambre en comparación con el grupo de control, a quienes no se le dio nada o bien se le dio a mascar una base de goma sin endulzar, el aumento no se correlacionó directamente con la concentración de aspartame en la goma.

Las mujeres experimentaron un mayor aumento del hambre después de masticar goma de mascar que contenía un 0.3 por ciento de aspartame (la segunda cantidad más baja de concentración), mientras que los hombres fueron los más hambrientos después de masticar una goma que contenía un 0.5 por ciento de aspartame. Los autores señalaron:

“Las concentraciones más altas de aspartame tuvieron un efecto bifásico, dependiente del tiempo, produciendo una disminución transitoria seguida por un aumento sostenido en los índices de hambre. Por lo tanto, la concentración del endulzante, el género del participante y el tiempo después de la masticación, fueron factores determinantes de si lo “dulce” aumenta el hambre o no.”

¿Por qué la FTC No Demandó a los Fabricantes de Sodas de Dieta o Light por Publicidad Fraudulenta?

En un estudio6 sobre los endulzantes artificiales realizado por estudiantes universitarios, no hubo evidencia de que el uso de endulzantes artificiales estuviera relacionado con una disminución en el consumo total de azúcar. Los resultados indican que comer endulzantes artificiales simplemente hacen que el antojo por el dulce continúe y el consumo total de azúcar no se reduce- dando lugar a problemas para controlar su peso.

En el 2005, la información reunida durante 25 años por el San Antonio Heart Study7 también demostró que tomar sodas de dieta o light aumentaba la probabilidad de un aumento de peso en exceso- mucho más que la soda regular.8 De acuerdo con Sharon Fowler, M.PH:

“En promedio, por cada soda de dieta o light que consumieron nuestros participantes al día, tuvieron una probabilidad 65 por ciento mayor de padecer sobrepeso durante los siguientes siete u ocho años y 41 por ciento mayor probabilidad de volverse obesos.”

Estos resultados respaldan un estudio9 realizado en el 2004 por la Universidad de Purdue, que encontró que las ratas alimentadas con líquidos endulzados artificialmente comían más alimentos ricos en calorías que las ratas alimentadas con líquidos endulzados ricos en calorías.

Los investigadores creen que la experiencia de tomar bebidas endulzadas artificialmente alteró la capacidad natural de los animales para compensar las calorías en los alimentos. Una revisión más reciente, publicada en junio del 2010 en Yale Journal of Biology and Medicine,10 se adentra en la neurobiología del antojo por lo dulce y resume la evidencia epidemiológica y experimental sobre los efectos de los endulzantes artificiales en el peso. El autor señala:

“Varios estudios de cohorte prospectivos a gran escala encuentran un correlación positiva entre el uso de endulzantes artificiales y el aumento de peso…Los experimentos precargados por lo general han encontrado que el sabor dulce, ya sea brindado por el azúcar o los endulzantes artificiales, aumenta el apetito humano. El agua endulzada con aspartame, pero no la cápsula de aspartame, aumentó el índice de apetito en hombres adultos de peso normal…

A diferencia de la glucosa o la sacarosa, que disminuye el consumo de energía en las comidas analizadas, las precargas de endulzantes artificiales no tuvieron ningún efecto o aumentaron el consumo de energía. Estos resultados sugieren que las calorías contenidas en los endulzantes naturales podrían activar una respuesta para mantener constante el consumo total de energía…Cada vez más evidencia sugiere que los endulzantes artificiales no activan las vías de recompensa de los alimentos de la misma forma en la que lo hacen los endulzantes naturales…

Los endulzantes naturales y artificiales también activan la rama gustativa de forma diferente…Por último, los endulzantes artificiales, precisamente porque son dulces, fomentan el antojo por el azúcar y la dependencia al azúcar…Quitar lo dulce a la alimentación del mundo podría ser la clave para revertir la epidemia de obesidad.”

Esta última afirmación probablemente es la conclusión más precisa que hay. Los estadounidenses en particular son adictos al sabor dulce, lo que parce activar un complejo conjunto de sistemas biológicos, vías y mecanismos que al final conducen al aumento excesivo de peso ya sea que el sabor contenga calorías o no. Al final, la investigación nos dice que los endulzantes artificiales no son más que una quimera cuando se trata de una ayuda  para bajar de peso, porque contrario a lo que afirman las campañas publicitarias, lo más probable es que los endulzantes artificiales sin o bajos en calorías lo hagan subir libras en lugar de ayudarlo a perderlas.   

Lo Que el Dr. Gupta No Dijo Sobre los Peligros del Aspartame

Esta hipótesis también se demostró en un estudio publicado en el 2012 en la revista Appetite,11 que mostraba que la sacarina y el aspartame causan mucho más aumento de peso que el azúcar. Las ratas fueron alimentadas con yogurt natural endulzado ya fuera con aspartame, sacarina o azúcar, además de su comida para ratas, durante 12 semanas.

“Los resultados mostraron que la adición de sacarina o aspartame al yogurt dio como resultado un aumento de peso en comparación con el yogurt al que se le añadió sacarosa, sin embargo, el consumo calórico total fue similar entre los grupos.” Señalaron los investigadores.12

La razón del consumo calórico similar entre los grupos se debió al aumento en el consumo de comida para ratas por parte de las ratas a las que se les dio yogurt endulzado artificialmente. Este tipo de compensación también ha sido encontrada en estudios13 anteriores, lo que indica que cuando su cuerpo recibe el sabor dulce pero no va acompañado de calorías, esto afecta el mecanismo de control del apetito, causando un aumento del antojo por los alimentos. Todo eso está muy bien y cada vez más investigaciones parecen respaldar esta hipótesis de “alteración metabólica”.

Sin embargo, el Dr. Gupta se queda corto cuando se trata de peligros generales a la salud causados por los endulzantes artificiales- haciéndole caso omiso a la toxicidad inherente de los endulzantes artificiales como el aspartame. Él incluso afirma que “no hay evidencia de una relación” entre el aspartame y el cáncer, diciendo que el aspartame ha estado en el mercado desde la década de los 60 y que en los 40 años transcurridos no se ha demostrado tal relación. Creo que únicamente es cuestión de revisar la evidencia disponible.

En años recientes, no sólo se han publicado varios estudios que demuestran esta relación, sino que durante nuestra “guerra contra el cáncer” de 40 años de duración, las tasas de cáncer en realidad han aumentado a pesar de los avances científicos en el tratamiento y actualmente superan a las enfermedades cardíacas como la causa número uno de muerte de estadounidenses menores a 85 años.14

La razón de esto aún es objeto de debate, ya que ninguna industria en particular quiere hacerse responsable de su contribución a la sobrecarga tóxica en la población en general…Sin embargo, desde mi punto de vista, creo que es totalmente irresponsable ignorar el impacto de los endulzantes artificiales en nuestras altas tasas de enfermedades. En mi opinión, decirles a las personas que consuman un agente tóxico “con moderación” simplemente no es un buen consejo.

En cuanto a la relación potencial con el cáncer, un estudio a largo plazo sobre alimentación publicado en el 201015 encontró que el aspartame indujo cáncer de hígado y de pulmón en los ratones. También era cancerígeno en ratas hembras y machos. Otro estudio de gran importancia que fue publicado el año pasado. Es el estudio más completo y largo realizado en seres humanos - 22 años de duración- que ha investigado la toxicidad del aspartame. El estudio evaluó el efecto entre el consumo de aspartame y el cáncer, encontrando una clara relación entre el consumo de aspartame y el linfoma no-Hodgkin y leucemia.

Una investigación reciente también ha demostrado que el aspartame empeora la sensibilidad a la insulina en un grado mayor que el azúcar, que es un golpe bastante fuerte para los diabéticos que obedientemente siguen las recomendaciones de cambiar a sodas de dieta o light para controlar su enfermedad. Los investigadores utilizaron una dosis de aspartame que se aproxima al ADI (Ingesta Diaria Aceptable)  para aspartame en los Estados Unidos (aproximadamente 50mg/kg de peso corporal) y no sólo se encontró que el aspartame disminuye la sensibilidad a la insulina en comparación con los grupos de control, sino que también causó daños en la función cerebral.

El CSPI Asigna un Grado Más Bajo a la Clasificación de la Seguridad de Splenda de “Seguro” a “Precaución”

En noticias relacionadas, el grupo de vigilancia del Centro para la Ciencia en el Interés Público (CSPI) recientemente asignó un grado más bajo a la clasificación16, 17 de seguridad de la sucralosa (Splenda) de “segura” a “precaución”, lo que significa que “podría representar un riesgo y que necesita mayor análisis”

“En lo que podría ser la mayor causa de preocupación, en el 2012 un laboratorio italiano independiente anunció (sin embargo aún no se ha publicado) que realizó un estudio que encontró que la sucralosa causó leucemia en ratones que fueron expuestos a ella desde antes de nacer. Este es el mismo laboratorio que hace varios años publicó estudios que indican que el aspartame causó cáncer en ratas y ratones,” escribe el CSPI.

Desafortunadamente, el CSPI también demuestra estar sumamente confundido con este tema, ya que recomienda a las personas optar por sodas de dieta o light en lugar de las sodas regulares porque “la soda regular representa una mayor amenaza y se han demostrado los riesgos de obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas, gota, caries dental y otros problemas de salud.” Como se discutió en la parte de arriba, esto es algo incorrecto, ya que en realidad los estudios están demostrando que la soda de dieta o light es igual o peor que la soda regular cuando se trata del aumento de peso y las enfermedades crónicas.

Por qué la Aprobación de la FDA Prácticamente No le Dice Nada Sobre la Seguridad de un Producto…

Como lo dijo la Dra. Janet Hull,18 muchas personas tienden a pasar por alto los efectos negativos a la salud causados por el aspartame simplemente porque ha recibido el sello de aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

“Esto no podría ya no ser algo de lo que el consumidor estadounidense puede depender,” escribe ella, porque “las normas y regulaciones de la FDA para la aprobación de aditivos alimenticios…tiene algunas fallas graves.”

En su artículo, la Dra. Hull habla sobre Beth Hubrich, presidenta del Consejo de Control de Calorías y cómo el requerimiento que hace la FDA sobre el hecho de que la industria haga sus propias investigaciones en realidad pone a la industria en el banquillo de los acusados para hablar de los defectos de sus propios productos.

Claramente, este es un fuerte desincentivo de encontrar algo que este mal, dado que la compañía que busca la aprobación lo único que quiere es que su producto llegue al mercado. En pocas palabras, la FDA confía en que las corporaciones serán completamente honestas y legítimas sobre los resultados de sus propias investigaciones- con miles de millones de dólares en ganancias colgando de la cuerda floja. ¿Qué posibilidades cree que haya que ese sistema en realidad asegurará que cada producto lanzado al mercado realmente es seguro? Este es el clásico ejemplo del zorro cuidando el gallinero.

“Básicamente, toda las responsabilidad de la FDA consiste en revisar los resúmenes de las investigaciones llevadas a cabo por las empresas solicitantes para la aprobación de su producto, por lo general son estudios científicos pagados por el solicitante. Entonces, las compañías presentan sus razones por las que se debe permitir la venta de su producto como suministro alimenticio para la población basándose en su propia investigación. Los reportes de investigación son controversiales y rara vez son revisados por investigadores independientes que no estén relacionados con la industria,” escribe ella.

Beth Hubrich, portavoz del grupo industrial llamado Consejo de Control de Calorías, lleva años tratando de contradecir los resultados de los investigadores independientes que encuentran fallos en los endulzantes artificiales. Esto a pesar del hecho de que un investigador independiente tiene menos incentivos para llegar a una conclusión en particular- buena o mala…

Como ya lo he dicho en artículos previos, el Consejo de Control de Calorías es una asociación que representa a los fabricantes y proveedores de alimentos y bebidas, bajas en grasa, sin azúcar y reducidos en azúcar y tiene fuertes lazos con la Compañía Kellen, que es fundamental en crear y manejar los grupos del frente industrial grupos del frente industrial creados específicamente para engañarlo sobre el producto en cuestión, proteger las ganancias de la industria e influir en la agencias reguladoras. Esto hace que prácticamente cualquier posición por parte del Consejo de Control de Calorías es cuestionable cuando se trata de seguridad pública.

¿Usted Es Adicto a los Endulzantes Artificiales?

Los endulzantes artificiales tienden a desencadenar una mayor actividad en los centros de placer de su cerebro, sin embargo, al mismo tiempo brindan menos satisfacción real. Esta separación del sabor dulce del contenido calórico significa que cuando consume endulzantes artificiales, su cerebro en realidad pide más debido a que su cuerpo no recibe satisfacción a nivel celular por el impostor del azúcar. De hecho, esto puede contribuir no sólo con que usted coma en exceso y aumente de peso, sino que también con la adicción a los endulzantes artificiales, junto con un aumento en el riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardíacas y derrame cerebral- incluso si su peso es normal.

Con el fin de liberarse, asegúrese de hacerle frente al componente emocional del antojo por los alimentos, esto por medio de la Técnica de Liberación Emocional (EFT). Más que cualquier método alternativo o tradicional que he utilizado o estudiado, la EFT es sumamente efectiva para superar la adicción por lo dulce y lo ayuda a alcanzar el éxito dietético. Si en su caso, la soda de dieta o light es la culpable, échele un vistazo al Turbo Tapping, que es herramienta simple y extremadamente efectiva para acabar con la adicción por la soda en un corto período de tiempo.

Si después de probar la EFT o el Turbo Tapping sigue teniendo antojo por lo dulce, entonces podría necesitar hacer algunos cambios en su alimentación. Mi plan nutricional gratuito puede ayudarlo a lograrlo de una forma que va paso a paso. Si lo que usted está buscando es un endulzante más seguro, podría probar la stevia o Lo Han, los dos son endulzantes naturales seguros. Recuerde, si usted tiene problemas de presión arterial alta, colesterol alto, diabetes o sobrepeso, entonces tiene problemas de sensibilidad a la insulina y lo mejor sería evitar TODO tipo de endulzante.

Por último pero no menos importante, si usted experimenta efectos secundarios del aspartame o cualquier otro endulzante artificial, por favor repórtelo a la FDA (si vive en los Estados Unidos) de inmediato. Es fácil levantar una queja- vaya a la página de Coordinador de las Quejas del Consumidor de la FDA, busque el número telefónico de su estado y haga una llamada reportando su reacción.

 

Fuentes y Referencias

Vea Todas las Referencias


* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.