Elimine Estos "Aceites Saludables" Para Proteger Su Corazón

Pescado Rico en Omega 3

Historia en Breve -

  • El pescado es una fuente de grasas omega-3 que son saludables para el corazón y se encontró que comer pescado horneado o a la parrilla reduce el riesgo de insuficiencia cardíaca en mujeres posmenopáusicas. Sin embargo, el pescado frito- probablemente debido a que se cocina con aceites vegetales- fue relacionado con un aumento en el riesgo de insuficiencia cardíaca.
  • Mientras que los establecimientos médicos aconsejan consumir aceites vegetales (grasas trans, por ejemplo) en lugar de grasas saturadas con el fin de prevenir enfermedades cardíacas, pruebas en seres humanos han demostrado de manera concluyente que los aceites vegetales aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas y que deberían ser evitados.
  • El pescado ha dejado de ser una fuente ideal de grasa omega-3, debido a la contaminación generalizada con toxinas como el mercurio y PCB. Una alternativa más saludable es tomar un suplemento de alta calidad de omega-3 de origen animal, como el aceite de krill.

Por el Dr. Mercola

Un estudio reciente publicado en la revista Circulation, Heart Failure, trató de averiguar si el pescado o los ácidos grasos que contiene se relacionan independientemente con el riesgo de insuficiencia cardiaca entre las mujeres posmenopáusicas.

El estudio analizó la alimentación de cerca de 85,000 mujeres.

Su consumo de pescado horneado, asado y frito, de grasas omega-3 y grasas trans, fue determinado por medio de un cuestionario.

El estudio encontró que la manera en que se cocina el pescado es de crucial importancia.

Los autores concluyeron que:

“El aumento del consumo de pescado horneado/asado podría disminuir el riesgo de insuficiencia cardíaca, mientras que un mayor consumo de pescado frito podría aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca en mujeres posmenopáusicas.”

Lo interesante sobre este asunto es que por lo general el pescado es considerado como un alimento saludable que promueve la salud del corazón debido a su contenido en grasas omega-3, sin embargo la adición de las dañinas grasas trans (que se obtienen al freír el pescado en aceite vegetal) elimina efectivamente los beneficios de salud que podría haber recibido.

Así que tenga mucho cuidado al momento de elegir los métodos de cocción y sus aceites para cocinar, ya que esto puede hacer o romper los valores nutricionales de sus alimentos. Aparte de eso, también voy a tratar otras preocupaciones sobre seguridad que aplican a casi todos los peces en la actualidad y la forma de evitar estos peligros.

La Importancia Que Tiene la Grasa Omega-3 de Origen Animal Para la Salud del Corazón

La relación entre la grasa omega-3 de origen animal y la salud del corazón ha sido bien establecida, con una deficiencia que equivale a un aumento en el riesgo de enfermedades cardíacas. Se han demostrado estos efectos en cientos de experimentos en animales, seres humanos, estudios de cultivos de tejidos y pruebas clínicas. Pero eso no es todo. Los beneficios generales de salud brindados por las grasas omega-3 van más allá de la salud del corazón.

De hecho, si usted visita la página web de grasa omega-3 en GreenMedInfo.com, verá una lista de estudios científicos que demuestran los beneficios de la grasa omega-3 en más de 250 enfermedades diferentes, que es una poderosa confirmación de su amplio alcance. Una razón por la que las grasas omega-3 son tan buenas para usted es debido a sus propiedades anti-inflamatorias, en especial las provenientes de fuentes de origen animal- EPA y DHA- que se encuentran principalmente en el pescado, crustáceos y el krill. Estas grasas omega-3 de origen animal actúan para prevenir enfermedades cardíacas en muchas formas diferentes.

Por ejemplo:

Previenen las arritmias (taquicardia ventricular y fibración)

Inhiben la síntesis de citoquinas (que regula las respuestas inflamatorias) y mitógenos (que estimulan la activación de la célula T)

Son antitrombóticas (previenen la coagulación)

Inhiben la aterosclerosis

Tienen propiedades antiinflamatorias

Estimulan el óxidonítricoderivado del endotelio. Esto ayuda a proteger su corazón al relajar los vasos sanguíneos y reducir la presión arterial.

Reduce los niveles de triglicéridos (grasa) en la sangre

Disminuye la presión arterial alta (curando la hipertensión)

La Relación Entre las Grasas Trans y las Enfermedades Cardíacas

Durante décadas, se le ha recomendado consumir aceites vegetales en lugar de grasas saturadas, con el fin de prevenir enfermedades cardíacas. Desafortunadamente, el establecimiento médico optó por eliminar la grasa equivocada para mejorar la salud…

Las pruebas en seres humanos han demostrado de manera concluyente que los aceites vegetales NO reducen la aterosclerosis, ni disminuyen el riesgo de morir a causa de una enfermedad cardiovascular. Al contrario, los estudios han revelado que los aceites vegetales podrían aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas y también podrían aumentar el riesgo de cáncer después de un periodo de cinco años.

Tomando en cuenta las investigaciones anteriores sobre los efectos nocivos de las grasas trans en la salud del corazón, los resultados del estudio realizado no es una gran sorpresa. Sólo fortalece el vínculo que existe entre las grasas trans y las enfermedades cardíacas e indica que este efecto nocivo es lo suficientemente potente como para eliminar los beneficios contenidos en las grasas omega-3 del pescado que se consume. Investigaciones previas también han encontrado que las grasas trans pueden interferir con el uso de su cuerpo de grasas omega-3, que también podría ayudar a explicar por qué el pescado muy frito es tan dañino.

Entonces, ¿cuál sería la conclusión?

Simple.

Evite el pescado muy frito (y si usted está cocinando evite freír el pescado en aceites vegetales), porque probablemente no obtendrá ningún beneficio de las grasa omega-3 en él.  Mientras tanto, el pescado horneado o asado, utilizando la mantequilla correcta- que es una grasa saturada saludable- es una elección inteligente, si usted va a comer pescado  (y discutiré las razones de por qué podría querer limitar su consumo de pescado, a pesar de ser una fuente tan rica en omega-3).

Cómo Dañan las Grasas Trans a Su Corazón

El año pasado, los científicos afirmaron finalmente haber descubierto uno de los mecanismos por lo que las grasas trans provenientes de la alimentación causan el endurecimiento de las arterias, también conocida como aterosclerosis. Al parecer, estas grasas dañadas suprimen la capacidad de respuesta de TGF-beta, una proteína clave que controla el crecimiento y diferenciación de las células. En pocas palabras, las grasas trans causan disfunción y caos en su cuerpo a nivel celular y las consecuencias son importantes. Un estudio realizado en el 2009 reveló que las mujeres que padecían de enfermedad coronaria que comían grasas trans su riesgo de paro cardíaco súbito se triplico.

Además de las enfermedades cardíacas, otros estudios han relacionados las grasas trans con:

  • Cáncer: Interfieren con las enzimas que utiliza su cuerpo para combatir el cáncer.
  • Diabetes: Interfieren con los receptores de insulina en sus membranas celulares.
  • Disminución de la función inmunológica: Reducen su respuesta inmunológica.
  • Problemas con la reproducción: Interfieren con las enzimas que necesita para producir hormonas sexuales.
  • Obesidad

Por Qué el Pescado Ha Dejado de Ser un Alimento Saludable

Por lo tanto, es bastante seguro decir que el pescado lleno de grasas trans no favorecerá su salud. Pero, ¿Qué sucede con comer pescado en general? ¿Realmente es una fuente ideal de las grasas omega-3, siempre y cuando lo cocine apropiadamente? En un mundo perfecto, el pescado sería un alimento casi perfecto- alto en proteína y lleno de nutrientes y grasas esenciales. Pero nuestro mundo no es perfecto y, tristemente nuestro suplemento de pescado tampoco lo es. Basta con echar un vistazo a estos informes sobre los niveles de contaminación en el pescado:

  • Un estudio realizado en el 2004 sobre los peces que viven en los lagos y presas descubrió que más de la mitad contenían niveles excesivos de mercurio- tanto que fueron considerados como peligrosos de comer en el caso de los niños y mujeres embarazadas.
  • Pruebas de laboratorio en Nueva York que fueron publicadas en el 2007, encontraron mucho mercurio en el sushi de atún, tanto que consumir de dos a tres piezas en algunos restaurantes podría ser un peligro para la salud. El diez por ciento de las muestras de atún resultaron inseguras para todos los consumidores, ya que contenían niveles de mercurio mayores a 1.0ppm, que es el límite legal para el pescado que se vende en los Estados Unidos.
  • De acuerdo con un estudio llamado Geological Survey, realizado en el 2009, los científicos detectaron contaminación de mercurio en todas las muestras de peces en cerca de 300 ríos en todo Estados Unidos. Se descubrió que más de una cuarta parte de estos peces contienen niveles de mercurio que exceden el criterio de protección para las personas que consumen cantidades promedio de pescado, establecido por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.
  • Según un informe realizado en el 2009, la tasa de contaminación de mercurio en el atún y otros peces del Pacifico ha aumentado un 30 por ciento desde 1990.
  • Se estima que el 40 por ciento de la exposición al mercurio en los Estados Unidos proviene de comer atún contaminado. Y aproximadamente el 75 por ciento de todos los seres humanos que se exponen al mercurio, en general es por comer pescado.

Las mujeres embarazadas en particular son disuadidas de consumir pescado, ya que el metilmercurio puede tener efectos muy negativos en la salud del bebé en desarrollo, afectando su capacidad de atención, lenguaje, habilidades visuales-espaciales, memoria y coordinación. Se estima que cerca de 60,000 niños cada año, nacen con este riesgo de problemas neurológicos debido a la exposición al metilmercurio en el útero.

Es por estas razones que no recomiendo comer pescado- ya sea de criadero o del océano, lagos, ríos o arroyos- a menos que tenga los resultados en su mano que puedan dar fe de su pureza.

Un punto importante que debe recordar es que si usted no consume pescado, necesita asegurarse de obtener las grasas omega-3 de alguna otra fuente. Afortunadamente, puede satisfacer sus necesidades de grasas omega-3 al tomar un suplemento de aceite de krill de alta calidad, en lugar de arriesgar su salud comiendo pescado contaminado.

El Mejor y el Peor Pescado Que Puede Poner Sobre su Mesa

Si no está dispuesto a renunciar al pescado completamente, al menos debe saber cuáles son las “mejores” y “peores” opciones de pescado. De acuerdo con The National Resources Defense Council, cuanto más grande sea el pescado, más probabilidades hay que tenga niveles altos de toxinas ambientales como el mercurio. Los peces depredadores como el atún grande, pez espada, tiburón y caballa puede tener concentraciones de mercurio en sus cuerpos que son 10,000 veces más altos.

Todavía existen áreas seguras, como los son ciertas aguas de Alaska, pero se requiere de mucha paciencia para encontrar un pez en esos lugares. Finalmente encontré que el salmón rojo salvaje, tiene una pureza que he confirmado por medio de pruebas de laboratorio y es actualmente el único pez que comeré. Los peces más pequeños, como las sardinas y anchoas, también son una opción, ya que su tamaño tan pequeño hace que sea menos probable que estén contaminados.

Sin embargo, si usted insiste en comer peces típicos que puede comprar en el supermercado y quiere saber más sobre el alcance de su exposición al mercurio, le recomiendo que revise la calculadora de mercurio en GotMercury.org para que se dé una idea de los riesgos. También puede aminorar algunos de peligros consumiendo un quelate de mercurio con su comida. Algunos ejemplos incluyen las arcillas verdes, como la zeolita o chlorella.

Por favor no cometa el error de pensar que los peces criados en granjas son más seguros que los capturados en la naturaleza. De hecho, los peces criados en granjas pueden ser una opción más peligrosa. Los estudios han encontrado que los niveles de PCB, dioxinas, toxafeno y dierdrin, así como los de mercurio; son más altos en peces criados en granjas que en peces silvestres. Además, los peces criados en granjas, como la carne de fábrica, está llena de antibióticos, hormonas e incluso sustancias químicas para cambiar su color (por ejemplo, para hacer el salmón de color rosado).

La Forma de Cocinar sus Alimentos También Cuenta

Por último pero no menos importante, quiero destacar el hecho de que la forma en la que cocina sus alimentos es realmente importante y que la cocción puede destruir muchos de los beneficios para la salud de la mayoría de los alimentos.

Francis Pottenger, un contemporáneo y amigo de Weston A. Price, descubrió que todos los alimentos tienen un “punto lábil al calor”. Este es el punto de temperatura con el cual los alimentos cambian su configuración química. La pasteurización, freír en exceso y asar son todas las formas de cocinar con las que los alimentos sobrepasan el punto lábil de calor.

Su cuerpo está diseñado para comer alimentos con ciertas configuraciones químicas- que está relacionado con su historia ancestral.

Si se cambian estas configuraciones, ya por medio de métodos de cocción “no naturales” o aditivos químicos, su cuerpo podría no ser capaz de digerirlos apropiadamente y asimilar que el alimento ya que no tiene las enzimas correctas para hacer el trabajo. Cuando el alimento no se digiere ni asimila apropiadamente, puede quedarse en su intestino, en donde puede volverse tóxico. Por ejemplo, los carbohidratos pueden comenzar a fermentarse, las proteínas a podrirse y las grasas se vuelven rancias. Estas toxinas irritan el revestimiento del tracto gastrointestinal y puede dañar su flora intestinal, causando el crecimiento excesivo de la cándida y otros patógenos. Muchas de las enfermedades de la actualidad pueden ser debido al procesamiento y cocción inadecuada y poco natural.

Idealmente usted querrá comer tantos alimentos en su estado crudo y sin procesar como le sea posible; los alimentos orgánicos y biodinámicos que son cultivados localmente y por lo tanto son de temporada. Recomiendo consumir cerca de un 80 por ciento de sus alimentos crudos y el 20 por ciento restante cocinado ligeramente.

Por supuesto, a menos que le guste el sushi, pocas personas optarán por el pescado crudo, pero como se demuestra en el estudio realizado, la forma en la que cocina su pescado puede hacer la gran diferencia. Cuidadosamente hornee o ase hasta que este tierno y hojaldrado, evitar el exceso de cocción del pescado es lo mejor que puede hacer.

Cuando cocine cualquier tipo de alimento, también tenga en mente seguir los siguientes consejos:

  • Utilice un aceite estable como lo es el aceite de coco para cocinar y hornear
  • Evite utilizar utensilios que no se peguen o de aluminio
  • Evite cocinar en exceso sus alimentos