Ocultar

Los Endulzantes Artificiales Causan Mayor Aumento de Peso Que el Azúcar, Revela Otro Estudio

Publicado Por Dr. Mercola | 04 de Diciembre 2012

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

Aspartame
Historia en Breve:
  • Un estudio reciente descubrió que la sacarina y el aspartame causan un aumento de peso mayor que el azúcar, sin relación con la ingesta de calorías
  • Las investigaciones han demostrado repetidamente que los endulzantes artificiales sin o bajos en calorías pueden estimular su apetito, aumentar el antojo por los carbohidratos, estimular el almacenamiento de grasa y el aumento de peso
  • El azúcar real le permite a su cuerpo determinar con exactitud que se han recibido las suficientes calorías y por lo tanto activa la señalización de saciedad. Sin las calorías, su apetito se activa por el sabor dulce, pero debido a que su cuerpo se queda esperando que lleguen las calorías, la sensación de hambre se mantiene
  • El aspartame también podría causar un aumento de peso porque la fenilalanina y el ácido aspártico- los dos principales aminoácidos que componen el 90 por ciento del aspartame- son conocidos por estimular rápidamente la liberación de insulina y leptina, dos hormonas que están íntimamente involucradas con la sensación de saciedad y el almacenamiento de grasa. La insulina y la leptina también son las hormonas principales en la regulación del metabolismo

Por el Dr. Mercola

¿Usted consume endulzantes artificiales y opta por comprar alimentos “dietéticos” bajos en calorías en un esfuerzo por controlar su peso?

De ser así, podría sorprenderse al saber que los investigadores han demostrado repetidamente que los endulzantes artificiales sin o bajos en calorías no son nada buenos para la pérdida de peso…Contrario a la creencia popular, los estudios han encontrado que los endulzantes artificiales como el aspartame pueden:

  • Estimular su apetito
  • Aumentar el antojo por los carbohidratos
  • Estimular el almacenamiento de grasa y aumento de peso

Actualmente, se ha publicado otro estudio1 que demuestra que la sacarina y el aspartame causan mayor aumento de peso que el azúcar.

La creencia de que los alimentos y bebidas endulzados artificialmente lo ayudarán a bajar de peso es un engaño orquestado con mucho cuidado. Así que si usted todavía prefiere comprar productos “dietéticos” por esta razón, déjeme decirle que esta siendo completamente engañado. Lo mismo ocurre con los diabéticos, un estudio reciente ha demostrado que el aspartame también empeora la sensibilidad a la insulina.

El hecho de que estos productos sigan siendo promovidos como “dietéticos” va en contra de cualquier comportamiento racional. Uno se pregunta por qué la FTC no hace nada en contra de las compañías que comercializan este publicidad fraudulenta.

Nuevo Estudio Niega las Afirmaciones Sobre el Control de Peso de los Endulzantes Artificiales

El estudio realizado, publicado en la edición de enero del 2013 en la revista Appetite2, fue realizado por un equipo de investigación brasileño de la Facultad de Medicina de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul. Las ratas fueron alimentadas con yogurt endulzado ya fuera con aspartame, sacarina o azúcar, además de su comida de rata habitual, durante 12 semanas.

“Los resultados demostraron que la adición de la sacarina o el aspartame al yogurt resultó en aumento de peso en comparación con la adición de sacarosa, sin embargo la ingesta calórica total fue similar entre los grupos,” explican los investigadores.3

La razón del consumo similar de calorías entre los grupos fue debido al aumento de comida a las ratas que consumieron yogurt con endulzantes artificiales. También se ha encontrado este tipo de compensación en otros estudios realizados4, lo que indica que cuando su cuerpo siente el sabor dulce pero sin calorías, afecta de forma negativa a sus mecanismos de control de apetito, causando un aumento en el antojo por los alimentos. Los autores concluyeron que:

“Este mayor aumento de peso era promovido por el uso de sacarina o aspartame, en comparación con la sacarosa y este aumento de peso no estaba relacionado con la ingesta calórica. Creemos que lo que podría estar involucrado es una disminución en el gasto de energía o aumento en la retención de fluidos.”

En Realidad Usted Aumenta de Peso Cuando Utiliza Endulzantes Artificiales

Una revisión científica realizada en el 2010 y publicada en Yale Journal of Biology and Medicine (YJBM)5  habla sobre la neurobiología de los antojos por lo dulce y el inesperado efecto que tienen los endulzantes artificiales en el control del apetito. Cita varios estudios prospectivos a gran escala que encontraron correlaciones positivas entre el uso de los endulzantes artificiales y el aumento de peso, que va en contra de la “creencia popular” sobre reducir calorías con el fin de bajar de peso. Por ejemplo:

“El estudio de San Antonio Heart6 examinó a 3,682 adultos durante un periodo de más de siete a ocho años en la década de 1980. Cuando emparejaban el índice de masa corporal inicial (IMC), genero, grupo étnico y alimentación, las personas que tomaban bebidas endulzadas artificialmente tuvieron IMC más altos que seguía con una dependencia de dosis en la cantidad de consumo. El aumento de IMC promedio fue de +1.01 kg/m2 para el grupo de control y 1.78 kg/m2 para las personas en el tercer cuartil para el consumo de bebidas endulzadas artificialmente.

La Sociedad Americana del Cáncer7 realizó un estudio a principios de la década de 1980 que incluyó a 78,694 mujeres que eran muy homogéneas en cuanto a su edad, etnicidad, estatus socioeconómico y la falta de condiciones prexistentes.

Al año de seguimiento, de las participantes que consumían productos endulzados artificialmente de forma regular aumentaron de peso de un 2.7 por ciento a un 7.1 por ciento en comparación con las participantes que no consumían estos productos comparadas con su peso inicial…El uso de sacarina también estuvo relacionado con un aumento de peso en los ocho años en 31,940 mujeres en el estudio de Nurses Health8 realizado en la década de 1970.”

Los experimentos han encontrado que el sabor dulce, independientemente de su contenido calórico, aumenta el apetito. Se ha descubierto que el aspartame tiene el efecto más pronunciado, pero lo mismo aplica para otros endulzantes artificiales como el acesulfamo de potasio y la sacarina.

La razón por la que la glucosa o sacarosa (azúcar de mesa) tiende a provocar un menor consumo de alimentos en comparación con los endulzantes artificiales sin calorías es debido a que contienen endulzantes naturales que aumentan las respuestas biológicas para mantener el consumo de energía en general constante.  Esto se hizo evidente en un estudio publicado9 el año pasado, en el que se concluyó:

“Los resultados respaldan la hipótesis que dice que consumir endulzantes sin calorías podría promover el consumo excesivo y el aumento de peso corporal al debilitar la relación predictiva entre el sabor dulce y las consecuencias calóricas por comer.”

En esencia, el azúcar real permite que su cuerpo determine con exactitud que está recibiendo las suficientes calorías y por lo tanto active la señalización de saciedad. Sin las calorías, su apetito se activa por el sabor dulce, pero su cuerpo se queda esperando que lleguen las calorías, las sensación de hambre se mantiene.

“Las investigaciones en humanos deben basarse en valoraciones subjetivas y un control dietético voluntario. Los modelos de roedores ayudaron a esclarecer cómo los endulzantes artificiales contribuyen con el equilibrio de energía. Las ratas acondicionadas con suplementos de sacarina tuvieron un consumo total de energía significativamente elevado y aumentaron más de peso con un aumento de adiposidad total en comparación con los grupos acondicionados con glucosa. Las ratas acondicionadas con sacarina tampoco dejaron de comer después de recibir una pre-comida dulce…

Cada vez hay más evidencia que sugiere que los endulzantes artificiales no activan las vías de recompensa de comida de las misma forma en que los hacen los endulzantes naturales…Por último, los endulzantes artificiales, precisamente porque son dulces, aumentan el antojo por lo dulce y la dependencia al azúcar…Llevar una alimentación sin endulzantes podría ser la clave para revertir la epidemia de obesidad,” afirma la revisión de YJBM.10

Esta última afirmación probablemente sea la conclusión más precisa que existe. Los estadounidenses en particular son adictos al sabor dulce, lo que parece activar un complejo conjunto de sistemas biológicos, vías y mecanismos que al final causan exceso de peso ya sea que el sabor venga de productos con calorías o sin calorías.

Otro Mecanismo Ignorado de los Endulzantes Artificiales que Conduce al Aumento de Peso

Otra razón por la que el aspartame tiene el potencial de causar un aumento de peso es porque la fenilalanina y el ácido aspártico- los dos principales aminoácidos que componen el 90 por ciento del aspartame- son conocidos por estimular rápidamente la liberación de insulina y leptina, dos hormonas que están íntimamente involucradas con la sensación de saciedad y el almacenamiento de grasa. La insulina y la leptina también son las hormonas principales en la regulación del metabolismo.

Así que aunque usted no consuma calorías en forma de azúcar, el aspartame puede aumentar sus niveles de insulina y leptina. Los niveles elevados de insulina y leptina, a su vez, son dos de las fuerzas que están detrás de la obesidad, la diabetes y un gran número de enfermedades crónicas epidémicas.

Con el tiempo, si su cuerpo está expuesto a mucha leptina, se volverá resistente, así como su cuerpo se puede volver resistente a la insulina y una vez que eso sucede, su cuerpo ya no puede “escuchar” los mensajes hormonales que le dicen a su cuerpo que deje de comer, que queme grasa y que mantenga una buena sensibilidad al sabor dulce en sus papilas gustativas.

¿Qué sucede después?

Usted se queda con hambre, con antojo por lo dulce y su cuerpo comienza a almacenar más grasa. La resistencia a la leptina también aumenta el almacenamiento de grasa visceral, llevándolo a un circulo vicioso de hambre, almacenamiento de grasa y a un aumento en el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes, síndrome metabólico y más.

Además, las grandes dosis de fenilalanina pueden reducir la producción de neurotransmisores muy importantes como la serótina,11 que también tiene influencia en la saciedad. La disminución de los niveles de serótina reduce la sensación de saciedad, que puede llevarlo a comer en exceso. Al final, la investigación nos dice que los endulzantes artificiales no son más que una quimera cuando se trata de bajar de peso, porque contrario a lo que afirman las campañas publicitaras, los endulzantes bajos o sin calorías probablemente los hagan aumentar, no bajar, de peso.

¿Cuál Es la Respuesta Para el Aumento de Peso?

Lo primero que necesita entender es contar las calorías muchas veces no sirve de nada para bajar de peso. Esto debido a que no todas las calorías son creadas de la misma forma y no tendrán los mismos efectos en su peso o salud. Y, como lo revisé anteriormente, tratar de engañar a su cuerpo con endulzantes artificiales que no tienen calorías no es la respuesta. De hecho, eso empeorará las cosas.

Segundo, es importante darse cuenta que el combustible preferible para su cuerpo es la grasa, no los carbohidratos. Cambiar de una alimentación basada en carbohidratos a una que se base en grasa y proteínas lo ayudará a equilibrar la química de su cuerpo y un efecto secundario natural será la pérdida de peso y el mejoramiento del control de peso una vez que alcance su peso ideal. Una explicación para esto es que usted en realidad no engorda por comer mucho y no hacer ejercicio. Tampoco se obtienen grasas por comer grasa.

De hecho, hay una razón para creer que la salud de la mayoría de las personas se beneficiaria de:

  • Al menos del 60 al 70 por ciento de su alimentación esté compuesta de grasas
  • No más de un gramo de proteína por kilo de masa corporal magra o cerca de 0.5 gramos de proteína por libra de masa corporal magra (Se puede aumentar en un 25 por ciento si es una mujer embarazada o hace mucho ejercicio).  Para determinar su masa corporal magra, calcule su porcentaje de grasa corporal y réstele 100. Así que si usted tiene 20 por ciento de grasa corporal debería tener 80 por ciento de grasa corporal magra. Entonces, multiplique esas veces su peso actual para obtener su masa corporal magra en kilos o libras.

El último libro del Dr. Richard Johnson llamado, The Fat Switch, disipa muchos de los mitos  más populares relacionados con la alimentación y la obesidad. Él descubrió el método que utilizan los animales para acumular grasa antes de que haya tiempos de escasez de alimentos, que resultó ser un beneficio de adaptación muy importante.

Su investigación demostró que la fructosa activa la enzima clave, la fructoquinasa, que a su vez activa otra enzima que provoca que las células acumulen grasa. Cuando esta enzima es bloqueada, la grasa no puede ser almacenada en las células.

Curiosamente, este es el mismo “cambio” que utilizan los animales para engordar en otoño y quemar grasa durante el invierno. La fructosa es un ingrediente alimenticio que hace este “cambio” causando que las células acumulen grasa, tanto en animales como en humanos.

En esencia, comer en exceso y el aumento de peso podrían ser vistos como síntomas de una mala proporción de macronutrientes. Usted simplemente no está dándole a su cuerpo el combustible correcto. No es necesariamente el resultado de comer muchas calorías en sí, sino de obtener las calorías de fuentes equivocadas. En términos simples, cuando consume muchos azúcares y carbohidratos, desencadena una cascada de reacciones químicas en su cuerpo que le provoca hambre y lo deja con el antojo por lo dulce.

Incluso si usted consume alimentos crudos y orgánicos, si su combinación de estas calorías no es óptima, probablemente aumente de peso. Así que escuche a su cuerpo y si usted es una de los dos tercios de las personas con sobrepeso, considere seriamente reducir de forma radical los carbohidratos y remplazarlos con vegetales, disminuyendo sus niveles de proteínas a la cantidad discutida anteriormente y remplace esas calorías con grasas saludables como el aceite de coco, las aceitunas, el aceite de oliva, los aguacates, mantequilla proveniente de animales alimentados con pastura y nueces.

También puede probar el ayuno intermitente, que le dará un gran impulso a su capacidad de normalizar su peso.

 

Fuentes y Referencias


Vea Todas las Referencias


* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.