Ocultar

Este Aceite Natural Casi Perfecto Podría Retrasar el Reloj del Envejecimiento

Publicado Por Dr. Mercola | 26 de Agosto 2011

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

aceite de kril lucha contra enfermedades comunesPor el Dr. Mercola:

Fui una de las primeras personas en promover el uso del krill como una excepcional fuente de grasas omega-3 de origen animal. Muchos siguen criticándome por recomendar más el aceite de krill sobre el aceite de pescado, debido a que no hay muchos estudios que lo respalden, pero están surgiendo nuevos estudios que confirman que el krill es la mejor opción.

Simplemente la ciencia se tardó en documentar lo que era evidente clínicamente, que el krill tenía las mismas grasas que el aceite de pescado pero que es una fuente de mejor calidad debido a que la astaxantina protege las grasas perecederas y los fosfolípidos que aumentan masivamente la absorción de grasas.

Por favor recuerde que las grasas omega-3 son esenciales para la salud de su corazón y cerebro, entre otros sistemas del cuerpo. Lo que tal vez usted no sepa es que el krill podría tener un impacto positivo en una amplia gama de enfermedades. Nuevas investigaciones están emergiendo todo el tiempo, revelando los benéficos que amplían el alcance de lo que esta poderosa fuente de grasas natural puede hacer por usted.

La investigación en relación al krill y las grasas omega-3 ha crecido mucho en los últimos dos años y se está volviendo difícil mantener el ritmo. Este artículo se centrará específicamente en las investigaciones sobre el krill, sin embargo quiero que sepa que en general existen muchos estudios sobre las grasas omega-3 de los cuales sólo haré referencia y que se relacionan directamente con el krill. Al final de este artículo, debería ser clara la razón por la que soy un fan del krill. Pero antes de comenzar a hablar sobre los beneficios del aceite de krill, permítame refrescarle la memoria acerca de por qué necesita las grasas omega-3 en primer lugar.

Grasas Omega-3 de Origen Vegetal y de Origen Animal

En la actualidad, la mayoría de las personas tienen deficiencia de grasas omega-3 y consumen demasiadas grasas omega-6 dañadas, que se encuentran en los aceites vegetales y en los alimentos procesados. La relación ideal es de 1:1, pero la relación promedio de una persona es más como 20:1 o incluso 50:1 a favor de las grasas omega-6. Gracias a este grave desequilibrio, le recomiendo que añada a su dieta una suplementación con grasas omega-3 provenientes de una fuente de alta calidad, mientras que al mismo tiempo debe reducir el consumo de las grasas omega-6 para así poder equilibrar la situación.

Hay dos fuentes de grasas omega-3, las de origen vegetal y las de origen animal, y existen diferencias entre ellas. Ambas tienen tres ácidos grasos omega-3 muy importantes - ALA, EPA y DHA. El DHA es el más importante para su cerebro. El EPA también es necesario para el cerebro, pero en cantidades más pequeñas.

Las fuentes de omega-3 de origen vegetal como el lino, el cáñamo y las semillas de chía tienen alto contenido de ALA, pero bajo de EPA y DHA. A pesar de que el ALA es un nutriente esencial, el punto clave que debe recordar es la transformación de ALA a los otros dos que son mucho más esenciales, EPA y DHA, y que comúnmente son inhibidas por el deterioro de la delta 6 desaturada, una enzima que es necesaria para convertir al ALA en la cadena más larga, el EPA y el DHA.

Los niveles elevados de insulina ponen a esta enzima en peligro y más del 80 por ciento de la población de los Estados Unidos tiene niveles elevados de insulina. Así que desde esa perspectiva, es importante incluir fuentes de grasas omega-3 de origen animal en su alimentación.

Cómo Influyen las Grasas Omega-3 en la Expresión Genética y en la Salud en General

Las grasas omega-3 afectan la salud celular y el ADN, principalmente por la forma en que influyen en las membranas celulares. Estas membranas celulares son fundamentales para el cambio de genes, porque estas membranas contienen receptores que responden a las hormonas y a otros agentes, estos receptores son afectados por los ácidos grasos en su superficie. Sus membranas celulares contienen EPA, DHA y fosfolípidos y todos ellos ayudan a transportar las moléculas dentro y fuera de las células.

Por lo tanto, tener los ácidos grasos adecuados en su sistema es crucial para mantener las membranas celulares trabajando correctamente. Tanto el aceite de pescado como el aceite de krill contienen grasas omega-3. Sin embargo, el aceite de krill es mucho mejor que el de pescado por las siguientes razones:

  1. El aceite de krill podría ser 48 veces más potente que el aceite de pescado. Esto significa que la cantidad de aceite de krill que necesita es menor que la del aceite de pescado, como lo confirma el estudio publicado en el 2011 por Journal Lipids.
  2. El aceite de krill contiene fosfolípidos, así que las grasas omega-3 ya se encuentran en la forma necesaria para que el cuerpo pueda utilizarla. Esta bio-disponibilidad significa que el aceite de krill es absorbido muchos más rápido y cruza su barrera cerebro-sangre, por lo que es capaz de llegar a estructuras cerebrales muy importantes.
  3. El aceite de pescado se puede oxidar fácilmente y la oxidación conduce a la formación de radicales libres. El consumo de radicales libres aumenta aún más la necesidad de antioxidantes. El aceite de pescado no contiene muchos antioxidantes, mientras que el aceite de krill es rico en antioxidantes. El aceite de krill también contiene astaxantina, que probablemente es la proteína antioxidante más potente de la naturaleza - razón por la que es tan estable y tan resistente a la oxidación.
  4. En la actualidad casi todo el pescado y el aceite de pescado se encuentra contaminado con mercurio y otros metales pesados, incluso el pescado que está a miles de kilómetros de distancia de las plantas de carbón y de otras industrias que contaminan el medio ambiente. El krill de la Antártida no está expuesto a esta contaminación.
  5. El krill también es mucho más sostenible como fuente de alimentos que el pescado, esto debido a que es la biomasa más grande del mundo, lo que hace que la captura de krill sea una de las prácticas más sostenibles en el planeta.

Los ácidos grasos son solubles en agua, pero no pueden ser transportados en su forma libre por la sangre - necesitan ser “transportados” por vehículos de las lipoproteínas. Las grasas omega-3 que se encuentran en el krill ya están lista para ser transportadas, por lo que su sangre no debe HACER nada para prepararlas para que sean transportadas por el torrente sanguíneo. Los fosfolípidos son también uno de los componentes principales en lipoproteínas de alta densidad (HDL), lo que usted más necesita.

La Deficiencia de Omega-3 Es Una de las Causas Principales de las Enfermedades Cardiovasculares y la Diabetes Tipo 2

Tres estudios realizados en el 2009 demostraron que la deficiencia de grasas omega-3 podría causar o contribuir con las más de 96,000 muertes prematuras cada año. Compare eso con el estimado de 40,000 mujeres que mueren de cáncer de mama en los Estados Unidos al año y las consecuencias de la deficiencia de omega-3 se vuelven evidentes. Se ha demostrado que las grasas omega-3 del aceite de krill son mucho más eficientes para combatir algunos síntomas metabólicos, como los niveles elevados de grasa en el corazón y el hígado, que las del aceite de pescado. Los estudios muestran que tanto las grasas omega-3 que provienen del aceite de krill como las que provienen del aceite de pescado ayudan a reducir los niveles de grasa, sin embargo el aceite de krill es MÁS efectivo.

En la actualidad hay las investigaciones suficientes para decir con seguridad que el aceite de krill puede reducir el riesgo de padecer síndrome metabólico, obesidad y diabetes tipo 2.

En uno de los estudios, se descubrió que el aceite de krill reduce los niveles de grasa en el corazón de ratas en un 42 por ciento, comparado con el dos por ciento del aceite de pescado. Del mismo modo, se encontró que reduce la grasa en el hígado un 62 por ciento, comparado con el 38 por ciento del aceite de pescado. La acumulación de grasas en el hígado puede dar como resultado sensibilidad a la insulina, síndrome metabólico y eventualmente diabetes tipo 2. No se sabe cómo es que el aceite de krill puede lograr esto de manera tan efectiva, pero los investigadores tienen la hipótesis de que los ácidos grasos polisaturados en el krill (LCPUFA por sus siglas en inglés) podrían reducir la actividad en su sistema endocannabinoide. El sistema endocannbinoide es un sistema bioquímico en su cuerpo que modula el apetito, la sensación de dolor, los cambios de humor y la memoria.

Y hablando de cambios de humor y memoria…

Joven o Viejo - El Aceite Krill Protege su Cerebro

Algunas de las grasas omega-3 – en especial el DHA, son sumamente importantes para su sistema nervioso, para su cerebro en particular. El DHA se convierte en unas sustancias llamadas neuro-protectores. El Alzheimer está relacionado con una escasez de estos neuro-protectores. Las grasas constituyen la mayor parte del tejido cerebral (alrededor de dos tercios). La mielina es la capa que cubre las neuronas y está compuesta de un 30 por ciento de proteína y 70 por ciento de grasa. Estas grasas no sólo son importantes para los adultos. Las grasas omega-3 también son importantes para los bebés y los niños, esto para el desarrollo cognitivo adecuado y para la visión.

En los últimos dos años, ha surgido una serie de estudios muy interesantes sobre las grasas omega-3. Éstos son algunos:

  • Un estudio publicado en Abril del 2010 encontró que los adultos mayores con niveles elevados de grasas omega-3 tenían una probabilidad menor de desarrollar Alzheimer de un 33 por ciento, y una probabilidad menor de desarrollar demencia de un 38 por ciento, que aquellos con niveles más bajos de omega-3.
  • Yurko-Mauro, et al estudiaron los efectos del DHA de algas en la memoria de adultos mayores sanos. El estudio arrojó los siguientes resultados, después de seis meses de tratamiento, el desempeño en pruebas de memoria mejoró significativamente. Después de completar el tratamiento, las habilidades de memoria y aprendizaje de los participantes eran equivalentes al de personas “tres años más jóvenes”.
  • Un estudio realizado en el 2010 encontró que el DHA derivado de neuro-protectores promueven una buena neuro-señalización y la salud del cerebro en general.
  • Otro estudio realizado en el 2010 encontró que las grasas omega-3 son tan efectivas en el tratamiento de trastornos psicóticos que concluyeron que las grasas omega tres son “una alternativa segura de los medicamentos anti-psicóticos.”  Los investigadores también dijeron que las grasas omega-3 podrían retrasar la aparición de esquizofrenia.

Las bajas concentraciones de EPA y DHA son conocidas por acelerar el deterioro cognitivo y por aumentar el riesgo de cambios de humor y trastornos de humor. Se encontró que las personas que sufrían de depresión tenían niveles bajos de omega-3 en la sangre, comparado con las personas que no sufrían de depresión. Un estudio en el 2010 que involucró a 46 mujeres de edad avanzada deprimidas concluyó que los suplementos de grasas omega-3 son un tratamiento efectivo para la depresión y que puede mejorar la calidad de vida.

De acuerdo con el informe publicado en el 2007 en The Alternative Medicine Review, el DHA y EPA en el aceite de krill disminuyen una variedad de trastornos mentales y cerebrales, incluyendo autismo y dislexia. El DHA también protege sus células de mutaciones genéticas que pueden conducir a enfermedades cerebrales como el Parkinson y otros tipos de Alzheimer, al  evitar que ciertas proteínas se “plieguen” correctamente, como resultado de esas mutaciones.

El Aceite de Kril Es un Poderoso Anti-Inflamatorio

Los ácidos grasos desempeñan un papel muy importante en la inflamación. Producen compuestos llamados resolvinas y protectinas, que ayudan a calmar la inflamación antes de que dañe sus tejidos. Varios estudios han sido publicados acerca de la notable eficacia del aceite de krill en la lucha en contra de los trastornos relacionados con la inflamación, como la artritis. Tres de los estudios más importantes son:

  • Un estudio publicado en el 2007 en el Journal American College of Nutrition investigó la capacidad del aceite de krill para reducir la inflamación. Los investigadores encontraron que 300mg de aceite krill al día reduce significativamente la inflamación, el dolor, la rigidez y el deterioro funcional después de sólo 7 días e incluso de manera más profunda después de 14 días.
  • Un estudio publicado en el 2005 en el American Journal of Gastroenterology demostró hallazgos similares con respecto a la reducción de la inflamación y los síntomas de artritis, tanto para quienes sufren de artritis reumatoide y osteoartritis.
  • En el 2010, un estudio suizo realizado en animales proporcionó una confirmación más acerca de las propiedades anti-inflamatorias del aceite de krill. Los ratones que consumieron aceite de krill mostraron una inflamación menor de artritis reumatoide que los del grupo de control.

El Krill Incluso Podría Retrasar el Envejecimiento

Uno de los estudios más recientes y de los más interesantes encontró que aumentar el consumo de grasas omega-3 en la dieta está relacionado con una supervivencia prolongada de pacientes con enfermedad arterial coronaria. En realidad, el beneficio tiene que ver con la prevención del acortamiento de los telómeros. El estudio publicado en el prestigioso Journal of the American Associaion (JAMA por sus siglas en inglés), siguió a 608 personas en California con enfermedad coronaria estable durante cinco años, aquellos que tenían los niveles de DHA y EPA más altos tuvieron un cambio mínimo en la longitud de los telómeros.

Si usted no está familiarizado con los telómeros, estos podrían ser una de las CLAVES para entender el envejecimiento.  Se encuentran en la punta de cada brazo de sus cromosomas. A lo largo de su vida, sus telómeros se acortan cada vez que una célula se divide. Los radicales libres también pueden romper los telómeros, se cree que esto acelera el envejecimiento. Así que, hemos visto que el aceite de krill puede ofrecer beneficios a su corazón y cerebro e incluso podría hacer más lento el proceso de envejecimiento y reducir las posibilidades de morir por cualquier causa. Pero aún hay más.

El Veredicto Es: El Aceite de Krill Podría Ayudar Con, Literalmente, DOCENAS de Enfermedades

Resultados positivos abrumadores por parte de estudios científicos anteriores acerca de los beneficios a la salud del aceite de krill han provocado una oleada de interés por parte de investigadores médicos. En la actualidad, el aceite de krill es uno de los temas más candentes en la investigación de las grasas omega-3 y muchas compañías han lanzado productos de krill en el último año.

Los documentos sobre la investigación del aceite de krill que se encuentran en el sitio web GreenMedInfo.com tienen cerca de 25 enfermedades diferentes a las cuales el aceite de krill podría ayudar a prevenir. Por supuesto que si se amplía la búsqueda para incluir todo lo relacionado con las grasas omega-3 la lista de benéficos crece mucho más, ya que los dones del aceite de krill incluyen todos los beneficios de las grasas omega-3. Las implicaciones son realmente profundas y estoy seguro que en el futuro habrá muchas más investigaciones sobre el krill. La siguiente tabla incluye links para una serie de estudios sobre el aceite de krill específicamente, por enfermedad:

Enfermedades cardiovasculares, hiperlipidemia Inflamación y Proteína C Reactiva Estrés oxidativo
Artritis: Osteoartritis y artritis reumatoide Síndrome metabólico, incluyendo obesidad e hígado graso Síndrome premenstrual (PMS por sus siglas en ingles) y dismenorrea
Enfermedad cerebral: disfunción cognitiva, pérdida de memoria, envejecimiento cerebral, trastornos de aprendizaje y ADHD (por sus siglas en inglés) Cáncer Enfermedad renal

Si quiere saber más sobre los estudios o ver lo que dice la ciencia acerca de una grasa omega-3 en particular, visite las siguientes páginas en el sitio web GreenMedInfo, que contiene cientos de estudios científicos:

Una Nota Final Sobre los Suplementos de Aceite de Krill

Por favor recuerde que no soy de los que apoyan tomar muchos suplementos. Es mucho mejor recibir los nutrientes de los alimentos. Si no fuera porque las vías fluviales en el mundo están tan contaminadas no recomendaría lo suplementos de omega-3, pero desafortunadamente este no es el caso. Como puede ver en este artículo, las grasas omega-3 son esenciales para tener una vida saludable. Por lo que le recomiendo a la mayoría de las personas considerar consumir omega-3 de alta calidad, como lo es el aceite de krill.

La calidad es primordial al elegir cualquier tipo de suplemento y el aceite de krill no es la excepción.

El único tipo de aceite de krill que le recomiendo es el auténtico krill antártico. Busque una marca que lo procese en frío, ya que de esa forma se preservan todos los beneficios biológicos. Por favor asegúrese que el hexano no sea utilizado para extraer el aceite del krill, ya que muchos productos de aceite de krill en el mercado utilizan esta peligrosa técnica. También debe ser libre de metales pesados, PCB, dioxinas y otros contaminantes. El aceite de krill también debería ser capturado siguiendo los estándares internacionales de conservación.

Referencias:


* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.