Ocultar

Cómo Afectan las Bacterias Intestinales a su Peso y Por Qué las Carnes Provenientes de CAFOs Promueven la Enfermedad Resistente a los Antibióticos

Publicado Por Dr. Mercola | 10 de Abril 2013

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

Flora Intestinal
Historia en Breve:
  • Nuevas investigaciones sugieren que hasta un 20 por ciento de la pérdida de peso sustancial lograda por el bypass gástrico (cirugía para la pérdida de peso), en realidad se debe a los cambios en el equilibrio de las bacterias en el tracto digestivo
  • Investigaciones anteriores han encontrado que el consumo diario de una forma específica de bacterias del ácido láctico puede ayudar a prevenir la obesidad y a reducir la inflamación de bajo nivel. También se ha demostrado que las bacterias intestinales tienen un impacto en el peso de bebés humanos y podría ayudar a las madres a perder peso cuando se toma durante el primer trimestre del embarazo hasta la lactancia
  • Los antibióticos son rutinariamente utilizados para alimentar al ganado, no sólo para combatir infecciones, sino para promover el aumento de peso. Esto puede tener un impacto significativo a largo plazo en su flora intestinal y en su salud en general. Esto también produce un aumento de enfermedades resistentes a los antibióticos
  • Hacer de los alimentos cultivados y fermentados una parte regular de su alimentación es una estrategia ideal para optimizar las bacterias buenas en su cuerpo

Por el Dr. Mercola

Estudios recientes han demostrado repetidamente que la composición de la flora intestinal puede tener un impacto en su peso y su propensión para aumentar o bajar de peso.

Las investigaciones1 más recientes también sugirieron que hasta un 20 por ciento de la pérdida de peso sustancial lograda por el bypass gástrico, una popular cirugía para la pérdida de peso, en realidad se debe a los cambios en el equilibrio en su tracto digestivo. De acuerdo con el co-autor, el Dr. Lee M. Kaplan:2

“Los resultados indican que con el tiempo, los tratamientos que ajustan los niveles de microbios o la microbiota en el intestino podrían ser desarrollados para ayudar a las personas a bajar de peso sin la necesidad de una cirugía.”

Los Microbios Intestinales Podrían Estar Detrás de la Pérdida de Peso que se Produce Después de un Bypass Gástrico

Para investigar la posible relación entre la cirugía de bypass gástrico y las alteraciones en la flora intestinal, se dividieron los ratones de laboratorio en dos grupos. El grupo de prueba fue sometido a una cirugía de bypass gástrico mientras que el grupo de control recibió una cirugía simulada. Después de la cirugía simulada, el grupo de control fue dividido en dos grupos: Uno recibió una dieta rica en grasas y el otro una dieta para bajar de peso.

En el grupo de prueba, las poblaciones microbianas cambiaron rápidamente después de la cirugía y los ratones perdieron peso. En el grupo de control, la flora intestinal no cambió mucho, independientemente de la dieta. Después de la cirugía de bypass gástrico, se encontró que el grupo de prueba tenía más de ciertos tipos de microbios,3 incluyendo:

  • Gammaproteobacteria, particularmente de la especie Escherichia, que puede ayudar a prevenir la inflamación y mantener la salud intestinal, a pesar de que algunas especies de Escherichia son patogénicas
  • Bacteria Akkermansia, que puede alimentarse del moco que se encuentra en sus intestinos

De acuerdo con el artículo4

“Después, los investigadores transfirieron el contenido intestinal de cada uno de los grupos en otros ratones, que carecían de sus propias bacterias intestinales. Los animales que recibieron el material de los ratones que habían sido sometidos a la cirugía de bypass gástrico bajaron de peso rápidamente, las heces de los ratones que habían recibido operaciones simuladas no presentaron ningún efecto.”

Más Investigaciones Demuestran que su Flora Intestinal Tiene un Impacto en su Peso

Investigaciones previas también han demostrado que las personas delgadas tienden a tener mayores cantidades de bacterias intestinales en comparación con las personas obesas. Por ejemplo, un estudio realizado en el 20115 encontró que el consumo diario de una forma específica de bacterias del ácido láctico podría ayudar a prevenir la obesidad y reducir la inflamación de bajo nivel.

En este estudio, las ratas tratadas con las bacterias tuvieron menos peso que el grupo de control, a pesar de que ambos grupos de ratas llevaron una alimentación similar rica en calorías. También tuvieron niveles más bajos de inflamación menor, que ha sido relacionada con la obesidad.

Del mismo modo, las bacterias intestinales también han demostrado tener un impacto en los bebés humanos. Un estudio6 encontró que los bebés con un alto número de bifodobacterias y un bajo número de Staphulococcus aureus- que podría causar la inflamación de bajo grado en su cuerpo, contribuyendo con la obesidad- parecía estar protegidos por el exceso de aumento de peso.

Esta podría ser una de las razones por las que los bebés que reciben leche materna tienen menos riesgo de obesidad, debido a que la bifodobacterias florecen en el intestino de los bebés alimentados con leche materna. Los probióticos también parecen ser  benéficos en el hecho de ayudar a las mujeres a bajar de peso después de dar a luz cuando se toman durante el primer trimestre de la lactancia materna.

Otros dos estudios encontraron que los individuos obesos tuvieron cerca de 20 por ciento más de una familia de bacterias conocida como firmicutes y casi un 90 por ciento menos de una bacteria llamada bacteroidetes en comparación con los individuos delgados. Las firmicutes ayudan a su cuerpo a extraer las calorías de los azúcares complejos y a depositar esas calorías en la grasa. Cuando estos microbios fueron trasplantados en ratones con un peso normal, esos ratones comenzaron a ganar el doble de grasa. Esta es una explicación de cómo la microflora en su intestino podría afectar su peso.

Sin embargo, otro estudio realizado en el 20107 demostró que las personas obesas fueron capaces de reducir su grasa abdominal en casi un cinco por ciento y la grasa subcutánea en más del tres por ciento, con el simple hecho de tomar una bebida de leche fermentada rica en probióticos durante 12 semanas. Y dado a que el grupo de control no experimentó reducciones significativas de grasa durante el período del estudio, esta es una estrella de oro más para los probióticos.

También se ha encontrado que los probióticos benefician el síndrome metabólico, que muchas veces va de la mano de la obesidad. Esto tiene sentido, ya que ambos son causado por una alimentación rica en azúcares, que provoca resistencia a la insulina y estimula el crecimiento de bacterias malas, así como el exceso de peso.

La Alimentación y los Factores Ambientales Afectan su Flora Intestinal

Durante mucho tiempo le he venido diciendo que es una buena idea “volver a sembrar” su cuerpo con bacterias buenas de vez en cuando tomando un suplemento de probióticos de alta calidad o comiendo alimentos fermentados de forma tradicional que no estén pasteurizados, tales como:

  • Vegetales fermentados
  • Lassi (una bebida de yogurt de origen Indio, que tradicionalmente se disfruta después de cenar)
  • Leche fermentada, como el kéfir
  • Natto  (soya fermentada)

Una de las razones por la que los alimentos fermentados son tan benéficos es debido a que contienen bacterias de ácido láctico, que por supuesto tiene beneficios de salud que van más allá de la pérdida de peso, así como una amplia variedad de otras bacterias benéficas. Lo ideal sería que comiera una variedad de alimentos fermentados para maximizar la variedad de bacterias en el intestino. Pero comer alimentos fermentados podría no ser suficiente si el resto de su alimentación es realmente pobre.

Sus bacterias intestinales son una parte activa e integrada de su cuerpo y como tal son vulnerables a su estilo de vida. Si usted come muchos alimentos procesados, por ejemplo, sus bacterias intestinales estarán en peligro porque los alimentos procesados en general destruirán la microflora saludable y alimentaran las bacterias malas y las levaduras. Sus bacterias intestinales también son muy sensibles a:

  • Antibióticos
  • Agua clorada
  • Jabón antibacterial
  • Productos químicos agrícolas
  • Contaminación

Los Peligros a la Salud Ocultos de los Antibióticos en la Carne

Una noticia relacionada resalta una de las fuentes ocultas de antibióticos que puede tener un impacto significativo a largo plazo en su flora intestinal y en su salud en general. Escribiendo para el New York Times,8 David A. Kessler, ex comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de 1990 a 1997, advierte que los patógenos resistentes a los antibióticos en el ganado están en aumento y todo como resultado del hecho de que, en los Estados Unidos, los antibióticos son utilizados de forma rutinaria para alimentar al ganado, no sólo para combatir las infecciones, sino para promover el aumento de peso de manera poco saludable (pero rentable).

“Aunque la FDA puede ver qué tipo de bacterias resistentes a los antibióticos están saliendo de las instalaciones ganaderas, la agencia no sabe lo suficiente sobre los antibióticos que están siendo utilizados para alimentar a estos animales,” escribe él.

“Este es un problema grande de salud pública, porque darle estos antibióticos a un ganado que no tiene problemas de salud lo único que hace es crear súper bacterias que pueden infectar a las personas. Necesitamos saber más sobre el uso de antibióticos en la producción de nuestra carne y aves de corral. Los resultados podría ser una cuestión de vida o muerte…Puede sonar contradictorio, pero alimentar el ganado con antibióticos a niveles bajos podría estar causando el daño más grande.

Cuando él aceptó el Premio Nobel en 1945 por su descubrimiento de la penicilina, Alexander Fleming advirtió: “existe el peligro de que el hombre ignorante pueda sobre dosificarse fácilmente a sí mismo y al exponer sus microbios a cantidades no letales del medicamento hacerlos resistentes a este.” Lo más probable es que lo que no se imaginaba que, un día, estaríamos haciendo esto a miles de millones de animales en instalaciones parecidas a las de una fábrica.”

La relación entre el uso de antibióticos en el ganado y las enfermedades resistentes a los antibióticos es tan clara que el uso de antibióticodus como promotores de crecimiento en el alimento de los animales ha sido prohibido en Europa desde el 2006.9 En contraste, de acuerdo con el primer informe que ha hecho la FDA10 sobre el tema, las operaciones de alimentación de animales confinados (CAFO) utilizaron la sorprendente cantidad de 29 millones de libras de antibióticos en el 2009 y de acuerdo con Kessler y para el 2011 ese número había aumentado a casi 30 millones de libras, lo que representa cerca del 80 por ciento de las ventas de antibióticos reportadas ese año.

Es más, el 22 de diciembre del 2011, la FDA publicó un aviso muy silenciosamente en el Registro Federal11 que fue renegado con eficacia en su plan de reducir el uso de antibióticos en el alimento de animales agrícolas- un plan que ha sido solicitado desde 1977.

En cambio, la agencia decidió que continuaría permitiéndoles a los productores de ganado el uso de antibióticos en el alimento. Sólo una clase de antibióticos, cefalosporinas, se ha restringido su uso en el ganado.12 Esta clase de antibióticos, que regularmente es prescrita a humanos, está implicada en el desarrollo y propagación de bacterias resistentes a los medicamentos entre los seres humanos que trabajan con esos animales o se los comen. A partir del 5 de abril del 2012, ya no se permitirá el uso de antibióticos para prevenir enfermedades en el ganado, aunque se seguirá permitiendo para el tratamiento de enfermedades en el ganado.

Las Industrias Alimenticia y Farmacéutica No Quieren que Usted Conozca los Hechos

Como señaló Kessler, tenemos la evidencia suficiente de que el uso de antibióticos como promovedores de crecimiento está amenazando la salud humana. A pesar de eso, las industrias alimenticia y farmacéutica está haciendo todo lo posible para bloquear el proyecto de ley que limitaría esta práctica y tanto la FDA y el Comité del Senado para la Salud, la Educación, el Trabajo y las Pensiones los ayuda y los apoya.

Por ejemplo, el Comité no tomó ninguna medida en la propuesta de los senadores Kirsten E. Gillibrand (D-NY) y Dianne Feinstein (D-CA), en la que se le pediría a la FDA que mostrará la información sobre los antibióticos agrícolas que ha recolectado pero no ha dado a conocer. De acuerdo con Kessler:

“En la Cámara de Representantes, Henry A. Waxmna de California y Louise M. Slaughter de Nueva York, también demócratas, han introducido una medida más completa. No sólo le autorizaría a la FDA a recolectar información más detallada de las compañías farmacéuticas, sino que también les exigiría a los productores de alimentos a revelar cómo utilizan los antibióticos para alimentar a los animales en niveles bajos para que crezcan más rápido y para compensar las malas condiciones.

Esta información sería particularmente valiosa para la FDA, quien le pidió a los fabricantes de medicamentos en abril pasado que voluntariamente dejaran de vender antibióticos con este propósito. La agencia ha dicho que obligará a que se lleve a cabo esta acción si estas prácticas persisten, pero no tiene información para determinar si esta política voluntaria está funcionando. El proyecto de la Cámara de Representantes remediaría esta situación, aunque no hay republicanos que lo apoyen…Los legisladores deben permitirle al público saber cómo se utilizan los medicamentos que ellos necesitan para estar bien para producir carne barata.”

Cómo Evitar los Antibióticos Ocultos en Sus Alimentos

Esta es una de las muchas razones por las que le recomiendo que compre su carne, ya sea de res o de aves de corral, en una granja orgánica local en lugar del supermercado. La única manera de evitar estas fuentes ocultas de antibióticos es asegurándose de comprar carnes orgánicas provenientes de animales criados al aire libre, ya que en la agricultura orgánica no se permite el uso de antibióticos.

Si usted vive en una zona urbana, hay un número creciente de programas agrícolas apoyados por la comunidad disponibles que le ofrecen alimentos saludables cultivados localmente, incluso si usted vive en el corazón de la ciudad. Ser capaz de encontrar carne de alta calidad es algo muy importante para mí, que personalmente me contactado con fuentes que brindan carne de res, carne de bisonte, de aves de corral y de avestruz orgánicas de alta calidad provenientes de animales alimentados con pastura, todas las cuales puede encontrar en mi tienda en línea.

Las granjas de dónde nuestro proveedor saca los productos tienen tres inspectores de la USDA que visitan de forma regular sus instalaciones. Además, todo el ganado es alimentado con pastura y criado al aire libre y las pruebas de E. coli 0157 se realiza todos los días. Usted puede ahorrarse los gastos de envío si encuentra un granjero confiable en su área.

La Fundación Weston Price tiene sucursales en todo el mucho y muchas de ellas están conectadas con clubes de compra en los que usted puede comprar fácilmente este tipo de alimentos. Otra fuente en la que puede confiar es Local Harvest, que puede utilizar para encontrar mercados agrícolas, granjas familiares y otras fuentes de alimentos seguras cultivados de manera sostenible en su área.

Para una Salud Óptima, Cuide su Intestino

Los microorganismos que viven en su tracto digestivo forman una parte muy importante del “ecosistema interno” que influye en innumerables aspectos de la salud, incluyendo su peso. Más específicamente, el tipo y la cantidad de organismos en su intestino interactúan en su cuerpo en formas que pueden tanto prevenir como promover el desarrollo de muchas enfermedades, incluyendo las enfermedades cardíacas y diabetes, también podría ayudar a dictar la facilidad con la que es capaz de eliminar las libras de más.

Dado a que prácticamente todos nosotros estamos expuestos a los factores que destruyen las bacterias benéficas en el intestino, como los antibióticos (ya sea que los tome para tratar una enfermedad o los ingiera por medio de un alimento de origen animal contaminado), el agua clorada, el jabón antibacterial, los productos químicos agrícolas y la contaminación, asegurarse de que sus bacterias intestinales se mantengan en equilibrio debería ser considerado un proceso continuo.

Los alimentos cultivados como el yogurt hecho con leche cruda, el kéfir, algunos quesos y los vegetales fermentados son buena fuente de bacterias naturales y saludables. Así que le recomiendo mucho que haga de los alimentos cultivados o fermentados un parte regular de su alimentación, esta puede ser su estrategia principal para optimizar las bacterias buenas en su cuerpo.

Si usted no come alimentos fermentados con frecuencia, entonces tomar un suplemento de probióticos de alta calidad definitivamente sería un movimiento inteligente. De hecho, este es uno de los pocos suplementos que recomiendo para todos. Un suplemento de probióticos puede ser increíblemente útil para ayudar a mantener el buen funcionamiento del sistema digestivo cuando se desvíe de una alimentación saludable y consuma granos y azúcares en exceso o por si tiene que tomar antibióticos.

 

Fuentes y Referencias

Vea Todas las Referencias


* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.