Ocultar

Nuevo Estudio Demuestra que el Uso de Estatinas en Realidad Empeora el Funcionamiento del Corazón

Publicado Por Dr. Mercola | 22 de Junio 2011

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

estatinas - colesterolUn estudio descubrió que los medicamentos con estatinas están relacionados con la deterioración de la función del miocardio (músculo cardíaco).

Se sabe que el uso de estatinas está asociado con la miopatía, debilitamiento muscular y rabdiomiólisis, una ruptura de las fibras musculares que ocasionan la liberación del contenido de fibra muscular en el torrente sanguíneo.  Para el estudio, la función del miocardio se evaluó en 28 pacientes.

Según Green Med Info:

“Se observó mucho mejor funcionamiento…en el grupo de control que en el grupo de estatinas.”

Fuentes:
Comentarios del Dr. Mercola

La mayoría de las personas que toman medicamentos con estatinas para disminuir el colesterol, lo hacen porque creen que disminuyendo su colesterol van a prevenir ataques al corazón y derrames cerebrales.  ¿Cuántas de estas personas cree usted que continuarían tomando estos medicamentos si supieran que a estos fármacos se les relaciona con el deterioro de la función del músculo cardíaco y con el aumento del riesgo de derrames cerebrales?

¿Nadie en su sano juicio?

La verdad es que la utilidad de las estatinas ha sido examinada detalladamente en los últimos meses, y con mucha razón.  Tome como ejemplo este estudio en Cardiología Clínica.  Encontró que la función del musculo del corazón fue “significativamente mejor” en el grupo de control que en aquellos que tomaban estatinas.  Los investigadores concluyeron que:

“El tratamiento con estatinas está relacionado con el deterioro de la función del miocardio (músculo cardíaco).”

¿Cuál es el resultado final más frecuente cuando la función del miocardio se debilita o deteriora? Insuficiencia cardíaca.

Cómo las Estatinas en Realidad Podrían Causar Insuficiencia Cardíaca

El estudio de Cardiología Clínica no se refirió a las causas, pero es bien sabido que las estatinas disminuyen los niveles de CoQ10, ya que bloquea la vía relacionada con la producción de colesterol—la misma vía que produce Q10.  Las estatinas también reducen el colesterol en la sangre que transporta CoQ10 y otros antioxidantes solubles en grasa.

La pérdida de CoQ10 lleva a la pérdida de energía celular y al incremento de radicales libres, los cuales a su vez,  pueden dañar su ADN mitocondrial, poniendo en movimiento un círculo vicioso en donde incrementan los radicales libres y el daño mitocondrial.

No hay advertencias oficiales en los Estados Unidos en relación a la pérdida de CoQ10 a causa del uso de estatinas, y también muchos médicos cometen el error de no informarle a usted sobre este problema.  Sin embargo, el etiquetado en Canadá advierte claramente sobre la pérdida de CoQ10, incluso señala que la deficiencia de este nutriente “podrían dar lugar a una alteración de la función cardíaca en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva.”

A medida de que su cuerpo sufre de más y más pérdida de CoQ10, usted podría padecer de fatiga, debilidad muscular, dolor, y finalmente de insuficiencia cardíaca, por lo que es muy importante que si usted toma estatinas, tome CoQ10 o bien si ya tiene más de 40 años su versión reducida llamada ubiquinol.

Las Estatinas Fracasan Rotundamente en Prevenir Ataques Cardíacos

Originalmente las estatinas se recetaban como prevención secundaria, es decir, para prevenir un segundo ataque cardíaco o derrame cerebral, en caso de que ya se hubiera sufrido uno o si había señales claras de enfermedad cardíaca.  

Pero hoy en día, la mayoría de las personas que toman estos medicamentos lo hacen como prevención primaria, es decir, como “medicina preventiva” – para ayudar a evitar que las personas con ciertos factores de riesgo—aunque sanos de lo demás --  tengan un ataque cardíaco o un derrame cerebral.  Este cambio se dio como resultado del Estudio Júpiter, el cual fue publicado en The England Journal of Medicine en el 2008.

Se jactó de que las estatinas podrían disminuir el riesgo de un ataque cardíaco en un 54 por ciento, el riesgo de derrame cerebral en un 48 por ciento, el riesgo de necesitar una angioplastia o cirugía de bypass en un 46 por ciento, así como el riesgo de muerte por cualquier causa en un 20 por ciento.

Como es de sospechar, el financiamiento para este estudio fue de nada más y nada menos que de Astra-Zeneca, fabricante del medicamento Crestor—y una vez más, nos encontramos con que debemos ver con escepticismo los estudios financiados por la industria en donde afirman los beneficios para la salud de sus propios productos con fines de lucro.  Dos años después de que saliera el estudio original; fueron publicados tres artículos en The Archives of Internal Medicine, en donde se contradicen las afirmaciones hechas en el estudio Jupiter.

Uno de estos artículos titulado Reducción del colesterol, enfermedades cardiovasculares, y la controversia de rosuvastatina- JUPITER: una revisión crítica, en donde se revisaron cuidadosamente los métodos y los resultados del estudio JUPITER, concluyó que el estudio es deficiente y que los resultados “no respaldan el uso del tratamiento con estatinas como prevención primaria de enfermedades cardiovasculares…”

Además un segundo estudio, un meta análisis de 11 pruebas aleatorias controladas, no encontró ninguna evidencia para respaldar la afirmación del estudio JUPITER, acerca de que las estatinas pueden reducir el riesgo de muerte cuando se usan como prevención primaria de las enfermedades del corazón.

Aumento del Riesgo de Derrame Cerebral, Serios Efectos Secundarios

Con frecuencia, los medicamentos con estatinas son recetados como dulces a decenas de millones de personas, pero usted necesita pensar mucho antes de hacerle caso a lo que su médico receta, ya que puede tener graves repercusiones debido a que NO son seguros para todas las personas.  

Un ejemplo de ello, es un nuevo estudio en donde se encontró que las estatinas en realidad aumentan el riesgo de tener un tipo de derrame causado por hemorragia en el cerebro si usted ya ha tenido uno antes.  Entre estos pacientes, el riesgo de un segundo derrame cerebral fue de un 22 por ciento en aquellos que tomaron estatinas comparado con un 14 por ciento de aquellos que no las tomaron.

Existen dos razones por las cuales esto podría suceder: los medicamentos pueden reducir el colesterol en exceso, hasta el punto de que esto aumenta el riesgo de hemorragia cerebral, o puede afectar los factores de coagulación en la sangre, aumentando el riesgo de hemorragia.

En GreenMedInfo.com usted puede ver 71 enfermedades que podrían estar relacionadas con estos medicamentos, y esto es sólo la punta del iceberg.  En realidad hay más de 900 estudios que muestran los riesgos de las estatinas, los cuales incluyen:

Pérdida cognitiva Neuropatía Anemia
Acidosis Fiebres frecuentes Cataratas
Disfunción sexual Aumenta el riesgo de cáncer Disfunción en el páncreas
Deterioro del sistema inmunológico Rabdomiólisis (enfermedad del tejido muscular) Disfunción hepática (debido a un posible aumento de las enzimas hepáticas, los pacientes deben se monitoreados para un funcionamiento de hepático normal)

A menudo, las estatinas no tienen efectos secundarios inmediatos, y son muy eficaces para reducirlos niveles de colesterol en 50 puntos o más.  Esto hace parecer que benefician su salud, y los problemas de salud que aparecen en el futuro usualmente no se interpretan como efectos secundarios de las estatinas, sino más bien como un problema nuevo que nada tiene que ver con estos medicamentos.

Pero existe un gran número de evidencia que muestra que los efectos secundarios comienzan a manifestarse muchos meses después del inicio del tratamiento.  Además, según un análisis publicado en The American Journal of Cardiovascular Drugs, los efectos secundarios dependen de la dosis, y los riesgos en su salud son magnificados por una serie de factores, como:

  • Las interacciones con otros medicamentos que aumentan la potencia de las estatinas
  • El síndrome metabólico
  • Enfermedad de la tiroides
  • Otras mutaciones genéticas relacionadas con la disfunción mitocondrial

La presión arterial alta y la diabetes están relacionadas con tasas más altas de problemas mitocondriales, así que si usted padece alguna de esas enfermedades el riesgo de complicaciones por el consumo de estatina aumenta.  Además, dado que las estatinas pueden causar daño progresivo en la mitocondria con el paso del tiempo, y como de todas formas su mitocondria tiende a debilitarse con la edad, nuevos efectos secundarios pueden desarrollarse mientras más tiempo consuma estatinas.

¿Está Usted Tomando Estatinas Sin Ninguna Razón?

Para algunas personas que corren un alto riesgo de morir a causa de un ataque cardíaco, los medicamentos con estatinas podrían ser útiles – pero esto solo es verdad si usted tiene factores de riesgo muy altos de ataques cardíacos (NO si sólo tiene los niveles de colesterol “altos”).  Es importante señalar que tampoco es necesario que consuma estatinas el resto de su vida.  Una vez que su sangre se haya diluido lo suficiente gracias al tratamiento de estatinas, usted con toda seguridad puede dejar de tomarlas.

Por lo tanto, las probabilidades son muy altas --más de 100 a 1-- de que usted está tomando estatinas cuando realmente no las necesitas.

Los dos únicos subgrupos que podrían beneficiarse, son los siguientes:

  • Las personas con alto riesgo de ataque cardíaco (basándose en los factores de riesgo de ataque cardíaco y NO en sus niveles de colesterol)
  • Las personas que nacieron con un defecto genético llamado hipercolesterolemia familiar, ya que esto los hace resistentes a las medidas tradicionales de la normalización de colesterol

Si usted no se encuentra en alguna de esas categorías, las estatinas son un riesgo innecesario para su salud que debería evitar -- y usted definitivamente quiere evitar caer en la trampa de tomarlas para bajar su colesterol cuando en realidad su colesterol está dentro de un rango sano.

He visto un gran número de personas con niveles de colesterol de más de 250 pero que tenían pocos riesgos de una enfermedad cardíaca debido a que sus niveles de HDL eran elevados.  Por el contrario, he visto mucha gente con niveles de colesterol menores a 200 pero que tienen un alto riesgo de una enfermedad cardíaca, basado en sus niveles bajos de HDL.

Además, si usted toma estatinas innecesariamente, hay una buena probabilidad de que sus niveles de colesterol bajen demasiado, lo cual es peligroso ya que su cuerpo NECESITA colesterol – es importante para la producción de membranas celulares, hormonas, vitamina D y ácidos biliares que le ayudan a digerir la grasa.  El colesterol también le ayuda a su cerebro a formar memorias y es vital para la función neurológica.

También hay evidencia de que tener muy poco colesterol AUMENTA el riesgo de cáncer,  pérdida de memoria, enfermedad del Parkinson, desequilibrios hormonales, derrames cerebrales, depresión, suicidio y comportamiento violento  – así que mantener el colesterol lo suficientemente alto es muy importante.

¿Quiere Optimizar su Colesterol?

El objetivo de los consejos que le daré a continuación no es necesariamente el bajar su colesterol tanto como se pueda; el objetivo es optimizar sus niveles para que le den el balance adecuado a su cuerpo.

Setenta y cinco por ciento de su colesterol es producido por su hígado, el cual es influenciado por los niveles de insulina.  Por lo tanto, si mejora sus niveles de insulina automáticamente mejorará su colesterol.  Es por eso que mi estrategia principal para optimizar su colesterol tiene que ver con un cambio en su alimentación y su estilo de vida:

  • Reduzca la fructosa, cereales y azúcares de su alimentación.  Es de vital importancia eliminar los azúcares peligrosos, como la fructosa, que se encuentra en la mayoría de las sodas y los alimentos procesados.  Si su relación de colesterol/HDL es anormal y necesita ser mejorado entonces le será útil eliminar de su alimentación las frutas, ya que también son fuente de fructosa.

    Una vez que su colesterol mejore usted podrá volver a comer frutas pero poco a poco y sólo en cantidades que no eleven sus niveles de colesterol.
  • Consuma una buena parte de sus alimentos crudos.
  • Asegúrese de consumir grandes cantidades de ácidos grasos omega 3 de alta calidad de fuentes animales, como lo es el aceite de krill.  Investigaciones sugieren que 500 mg de aceite de krill al día puede reducir el colesterol total y los triglicéridos, y es probable que aumente su colesterol HDL.
  • Coma los alimentos correctos para su tipo nutricional.  Ejemplos de alimentos buenos para el corazón incluyen, aceite de oliva, coco y aceite de coco, productos lácteos orgánicos crudos, huevos, aguacate, nueces crudas, semillas y carne orgánica, todos de acuerdo con su tipo nutricional.
  • Haga ejercicio todos los días.  Asegúrese de incorporar los ejercicios Peak Fitness, los cuales también optimizan la producción de la hormona del crecimiento humano (HGH) por sus siglas en inglés).
  • Evite fumar o beber alcohol en exceso.
  • Asegúrese de dormir lo suficiente.

* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.