Ocultar

Esta Bebida Popular Podría Ser Casi Tan Dañina Para Su Salud Como la Soda

Publicado Por Dr. Mercola | 19 de Junio 2010

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

El Dr. Richard Johnson es el jefe de la división de enfermedades renales e hipertensión en la Universidad de Colorado y autor del libro The Sugar Fix, uno de los mejores libros en el mercado sobre los peligros de la fructosa.

Al ser uno de los médicos en la vanguardia sobre la investigación del metabolismo del azúcar, su enfoque se centra en cómo el exceso del azúcar en la alimentación estadounidense - sobre todo fructosa - está causando obesidad, hipertensión, diabetes, y una serie de otros problemas de salud.

Comentarios del Dr. Mercola:

 

Fructosa

La respuesta a la pregunta del título es el  jugo de fruta. Pero antes de explicar por qué el jugo de fruta puede ser tan dañino para su salud como lo es la soda, permítame darle alguna información como respaldo.

La fructosa, por un gran número de razones, se ha convertido en una de mis pasiones más recientes sobre la salud. En realidad no es bien comprendido cuán penetrante es la influencia negativa del azúcar en la salud de las personas, pero aún más importante, es algo que fácilmente puede cambiar, al influir en la industria alimentaria para reemplazarlo con algo más saludable.

Uno de los principales investigadores en este campo es Richard Johnson, MD, quien es el jefe de la división de enfermedades renales e hipertensión en la Universidad de Colorado. Yo anteriormente  entreviste al Dr. Johnson sobre su investigación sobre los peligros para la salud de la fructosa, específicamente la manera en que la fructosa causa presión arterial alta, obesidad y diabetes.

Aquí continuamos con esta discusión, y el doctor Johnson también comparte nuevos detalles de la investigación en la que ha estado involucrado desde la última entrevista.

Una parte interesante es que al final de esta entrevista, me quedé gratamente sorprendido al saber que el había revisado algunos de mis artículos sobre la fructosa al momento en que decidió investigar este tema.

Realmente me dio mucha alegría saber que todo el duro trabajo y el esfuerzo que he realizado durante los años, estaba marcando una diferencia, no sólo al crear gente saludable, sino al motivar   a que científicos de alta integridad hagan lo correcto.

Vale la pena señalar que el Dr. Johnson en realidad promociona la Splenda en su libro, The Sugar Fix, el cual fue escrito antes de que nosotros nos conociéramos, pero recientemente le envié mi libro Sweet Deception, que describe muchos de los peligros de los endulzantes artificiales. Él es un verdadero médico y estaba dispuesto a revisar el material y actualizar sus conocimientos sobre el tema.

No hay muchos médicos en el área con este tipo de integridad. Respeto mucho al Dr. Johnson y creo que él es un hombre bien intencionado.

No es frecuente que un investigador de la salud pueda abrirme los ojos a un factor de riesgo para la salud completamente nuevo, como lo hizo con el ácido úrico y la fructosa, siempre estaré agradecido por eso y por su disposición para que nos ilumine en estas entrevistas.

El Ácido Úrico Como Marcador de Toxicidad de la Fructosa

Uno de los hechos sorprendentes discutidos en nuestra primera entrevista fue como el impacto perjudicial de la fructosa es encontrada en los niveles de ácido úrico. Parece como si ese proceso fuera esencial para el daño que causa la fructosa, y de hecho es un excelente marcador para la toxicidad de la fructosa.

De acuerdo con las últimas investigaciones en esta área, el rango de ácido úrico seguro es entre  los 3 y 5.5 miligramos por decilitro, y parece haber una relación estable entre los niveles de ácido úrico, la presión arterial y el riesgo cardiovascular, incluso en un rango menor de 3 a 4 mg/dl.

El Dr. Johnson sugiere que el nivel ideal de ácido úrico es probablemente alrededor de 4 mg/dl para los hombres y 3.5 mg/dl en las mujeres.

Esto es en realidad el único marcador bioquímico importante, necesario a optimizar en mi vida en este momento, lo que probablemente sugiere que soy particularmente sensible al consumo de fructosa y que es mejor para mí mantener los niveles tan bajos como sea posible.

Esto probablemente se debe a la genética y explica la razón por la cual la mayoría de mis parientes paternos tienen, o han muerto debido a la diabetes. Ese lado de la familia es probablemente muy  sensible a la fructosa.

Así que les RECOMIENDO encarecidamente a todos revisar sus niveles de ácido úrico para saber que tan sensible es a la fructosa. (Voy a discutir esta estrategia aún más, en un momento.)

Como ustedes ya  saben, dos tercios de la población estadounidense tiene problemas de  sobrepeso, y la mayoría de estas personas probablemente tienen niveles de ácido úrico muy por encima de los  5.5. Algunos pueden incluso estar por los 10 o más.

El Dr. Johnson ha desarrollado un programa que ayuda a las personas a optimizar sus niveles de ácido úrico, y el paso clave en este programa es la eliminación total de la fructosa.

Resultados de la Última Prueba Clínica

"Acabamos de terminar un ensayo clínico que fue realizado a personas adultas de la Ciudad de México con sobrepeso y obesas, a quienes le dimos una dieta baja en fructosa." dijo el Dr. Johnson.

"Probamos dos diferentes dietas bajas en fructosa, pero primero, antes de entrar en eso, nosotros pensamos que los efectos de la fructosa son independientes a su consumo de energía. Por lo tanto el azúcar de mesa (sacarosa) - que contiene fructosa y glucosa – a pesar de que tiene un componente calórico, pensamos que los efectos de la fructosa, no están específicamente relacionados con las calorías, sino más bien a su mecanismo, en el cual el ácido úrico es una parte causante.

…Los niveles de ácido úrico demasiado elevados parecen aumentar realmente el riesgo de diabetes, presión arterial alta, enfermedad renal y obesidad. Y de hecho, cada vez existen más evidencias que muestran dicha relación.”

Una de las preguntas que el Dr. Johnson trato de responder en su último ensayo fue si era o no necesario reducir el TODA la fructosa de su alimentación, o simplemente reducir la fructosa principalmente de los azúcares añadidos como el jarabe de maíz de alta fructosa y el azúcar de mesa.

Después de comparar las dos dietas bajas en fructosa - una que era estrictamente baja en fructosa, y la otra baja en fructosa pero permitía frutas naturales - descubrieron que ambas dietas tuvieron efectos notables en la reducción del síndrome metabólico.

Ambas dietas mejoraron los triglicéridos, resistencia a la insulina y la presión arterial.

Una Idea Nueva – El Uso del Ácido Úrico Como un Marcador de Susceptibilidad al Daño de la Fructosa

Volviendo a la cuestión de la variabilidad genética, parece ser que algunas personas pueden ser capaces de procesar más eficientemente la fructosa, y la clave para valorar esta susceptibilidad al daño de la fructosa radica en evaluar sus niveles de ácido úrico.

El Dr. Johnson está de acuerdo en el uso de los niveles de ácido úrico como un marcador para identificar la susceptibilidad ya que podría ser un enfoque razonable.

Así, por ejemplo, si a usted le gustan mucho las frutas y suele comer grandes cantidades de fruta, pero tiene niveles de ácido úrico por encima de los 5 (o mejor aún, 4 si usted es un hombre, y 3.5 si es mujer), entonces es posible que desee considerar la reducción de su consumo de frutas hasta que pueda optimizar sus niveles de ácido úrico.

"Tenemos algunas pruebas de nuestro laboratorio que muestran que el ácido úrico en realidad regula la sensibilidad a la fructosa", dice Johnson. "Así que entre más alto sea su ácido úrico, más sensible es a los efectos de la fructosa.

Así que estoy de acuerdo con usted. Si se mide el ácido úrico en suero y es significativamente alto, probablemente tendrá más problemas si toma jugo de frutas y grandes cantidades de fruta, en comparación con otras personas.

Eso parece ser el mensaje principal de nuestra investigación en curso. "

Revisando el Consumo de Frutas

Así que parece como si las frutas enteras, a pesar de que contienen fructosa, podrían no ser tan problemáticas como la fructosa de azúcares agregados.  Se cree que una de las razones se debe a que las frutas enteras contienen altas cantidades de antioxidantes naturales, así como otros compuestos sinérgicos que pueden ayudar a contrarrestar los efectos perjudiciales de la fructosa.

"Cuando originalmente escribí mi libro, me preocupaba el alto consumo de frutas naturales en las personas, ya que podría ocasionarles problemas", dice Johnson, "y he tenido casos de personas que comían grandes cantidades de frutas naturales.

Cuando elimine el consumo o lo reduje, ellos mostraron una increíble pérdida de peso.

He tenido varias personas como estas que se alimentan exclusivamente de frutas, y no creo que eso sea especialmente bueno, pero creo que el individuo normal que come de dos o cuatro frutas naturales al día probablemente no tendrá ningún problema. "

Sin embargo, la clave aquí son las frutas ENTERAS, pero sigo estando convencido de que muchas personas, especialmente aquellas que tienen resistencia a la insulina, o las que sufren de:

  • Diabetes
  • Hipertensión
  • Colesterol alto
  • Sobrepeso

deben tener especial cuidado y limitar el consumo de fructosa de la fruta a 15 gramos por día o menos.

Cómo Saber Si Una Fruta Puede Ser Un Problema Para Usted

Sin embargo, la NUEVA apreciación es que si usted revisa su nivel de ácido úrico y tienen un nivel de 4 para los hombres, o 3.5 para las mujeres, probablemente tiene un riesgo muy bajo de toxicidad por fructosa y puede ser menos estricto con este consumo.

Entre mayor sea su ácido úrico, más tiene que limitar o incluso evitar la fructosa hasta que su nivel de ácido úrico se normalice.

Frutas Tamaño de la porción Gramos de fructosa
Limón Un medio 0
Limas Un medio 0.6
Arándanos agrios 1 taza 0.7
Fruta de la Pasión  Un medio 0.9
Ciruela Pasa Un medio 1.2
Albaricoque Un medio 1.3
Guayaba 2 medio 2.2
Datiles (estilo Deglet Noor) Un medio 2.6
Melón o Cantalupe 1 / 8 de med. melón 2.8
Frambuesas 1 taza 3.0
Clementina Un medio 3.4
Kiwi Un medio 3.4
Zarzamoras 1 taza 3.5
Fruta de Estrella Un medio 3.6
Cerezas, dulces 10 3.8
Fresas 1 taza 3.8
Cerezas, ácidas 1 taza 4.0
Piña 1 rebanada (3.5 "x 0.75") 4.0
Toronja, rosa o roja 1 / 2 medio 4.3
  
Frutas Tamaño de la porción Gramos de fructosa
Boysenberries 1 taza 4.6
Mandarina Un medio 4.8
Nectarina Un medio 5.4
Melocotón Un medio 5.9
Naranja (navel) Un medio 6.1
Papaya 1 / 2 medio 6.3
Melon Verde o Honeydew 1 / 8 de med. melón 6.7
Banano o Platano Un medio 7.1
Mora Azul 1 taza 7.4
Datiles (Medjool) Un medio 7.7
Manzana (composta) Un medio 9.5
Persimmon o Caqui Un medio 10.6
Sandía 1 / 16 med. melón 11.3
Pera Un medio 11.8
Pasas 1 / 4 taza 12.3
Uvas, sin semillas (verdea o rojas) 1 taza 12.4
Mango 1 / 2 medio 16.2
Albaricoques, secos 1 taza 16.4
Higos, secos 1 taza 23.0

Y ¿Sobre los Jugos de las Frutas?

El jugo de frutas normalmente contiene concentraciones muy altas de fructosa, lo que provocará que sus niveles de insulina se disparen y puede contrarrestar los beneficios de los antioxidantes. Estudios previos ya han demostrado claramente que el consumo de grandes cantidades de jugo aumenta dramáticamente el riesgo de obesidad. Los niños en particular corren un riesgo con esto, ya que muchos niños toman jugo cada vez que tienen sed en lugar de agua simple.

Por ejemplo, la investigación ha revelado que niños entre los 3 y 4 años de edad que tienen un poco de peso extra y que toman de una a dos bebidas endulzadas al día, duplican su riesgo de enfrentar serios problemas de sobrepeso en tan solo un año después.

Cuando compre jugo de fruta comercial, revise la etiqueta, ya que la mayoría de los jugos de frutas contienen jarabe de maíz de alta fructosa y sabores artificiales, además del jugo de fruta concentrado.

Pero incluso el jugo de fruta recién exprimido, ¡puede contener alrededor de ocho cucharaditas de fructosa por cada vaso de ocho onzas!

Naturalmente, algunas frutas tienen menos problemas que otras, así como también la cantidad de fructosa y antioxidantes varían de fruta en fruta.

"Por ejemplo, el jugo de pera y manzana es muy bajo en vitamina C, pero muy alto en fructosa", dice Johnson, "por lo que esos tipos de jugos son peores que el jugo de naranja o jugo de toronja que tienen altas cantidades de vitamina C.

Ahora, las manzanas contienen otros compuestos como la quercetina, que es un antioxidante que puede bloquear algunos de los efectos de la fructosa. Así que, ya sabe, el veredicto sobre el tema de cual jugo es mejor y cual es peor aún no se concreta.

Pero, en general, me preocupan más el jugo de manzana y el jugo de pera, ya que son muy altos en fructosa y relativamente bajos en antioxidantes”.

Por todas estas razones, es conveniente para la mayoría de las personas, limitar su consumo de jugos de fruta, especialmente si el ácido úrico está por encima del índice recomendado.

Si usted sufre de cualquiera de los cuatro problemas de salud que acabo de mencionar anteriormente, sería mejor que evitara completamente  los jugos de frutas hasta que haya normalizado sus niveles de ácido úrico y sus niveles de insulina.

¿Sera la Glucosa una Alternativa Más Segura?

A pesar de que no puede comprar "glucosa" comercialmente, está disponible bajo el nombre de "dextrosa".

Es relativamente barata, a un precio de alrededor de un dólar por libra. No es tan dulce como el azúcar de mesa o la fructosa, pero tampoco parece causar los mismos problemas de salud - por lo menos para las personas que no son diabéticos o resistentes a la insulina.

El Dr. Johnson explica:

"Es absolutamente cierto que si usted toma un animal de laboratorio y lo alimenta con glucosa, dextrosa o almidón, no tendrá problemas. Se mantendrá delgado. Se mantendrá saludable. Las dietas de arroz tienen un alto contenido de almidón y esto está  asociado históricamente con las personas delgadas.

En contraste, si usted alimenta a un animal con azúcar o fructosa, rápidamente desarrollara características del síndrome metabólico, obesidad, y así sucesivamente. Y si los alimenta en parejas, uno obtendrá el mismo número de calorías que el otro, pero solo los animales que son alimentados con sacarosa, azúcar o fructosa desarrollaran características del síndrome metabólico. Esto hace creer que los almidones son seguros, y esto es de hecho lo que  escribí  en el libro.

Ahora bien, a raíz de que hemos realizado más estudios, (obviamente, si usted es un diabético, la glucosa no es buena, ya que la diabetes no puede manejar el metabolismo de la glucosa)... una de las cosas que recientemente descubrimos en el laboratorio – ya se publicó pero estamos tratando de descubrir su importancia- es que las personas que son diabéticas y las personas que tienen serios problemas de resistencia a la insulina, pueden hacer fructosa de glucosa mediante una proceso llamado: "la vía de los polioles." (polyol pathway)

Ahora los estamos estudiando y creemos que existe una vía de fructosa endógena.

Aún no sabemos qué tan importante es, pero sí sabemos que se puede hacer fructosa de  glucosa, especialmente si usted es diabético o si es muy resistente a la insulina.

Dado que una gran cantidad de personas con sobre peso está tratando de perder peso, algunos de ellos pueden ser resistentes a la insulina. Esto dará un nuevo giro en la historia... Estamos tratando de averiguar el impacto de esto.

Pero, ciertamente, si usted no es resistente a la insulina, la dextrosa o almidón son seguros. "

De acuerdo con los datos del Dr. Johnson, que manifiesta que son "inequívocos", el almidón y la dextrosa (glucosa) NO causan obesidad o diabetes, mientras que la fructosa sí.

Curiosamente, los estudios en animales han descubierto que si un animal come grandes cantidades de fructosa, con el tiempo se convierte en diabético. Parte de este proceso, sin embargo, es que una vez que se convierten en  resistentes a la insulina, activan la vía de los polioles y también comienza  la producción de fructosa de otras fuentes de alimento.

Este es un testimonio muy notable y fuerte a la necesidad de limitar severamente su consumo de fructosa.

También se ofrece una explicación sobre la manera y la razón por la que la epidemia de la obesidad se disparó de esa manera desde la introducción del Jarabe de Maíz de Alta Fructosa incluido en la mayoría de nuestros alimentos procesados.

"Es un poco más complicado de lo que habíamos pensado en un principio", dice Johnson, "pero la conclusión es: Si usted está tratando de evitar el aumento de peso, si usted está tratando de evitar ser obeso o diabético, lo mejor que puede hacer es reducir los alimentos que elevan el ácido úrico, especialmente el azúcar, fructosa y jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF por sus siglas en ingles).

Ese es  el mejor enfoque. El almidón en general parece ser seguro a menos que tenga problemas  severos de resistencia  a la insulina, en cuyo caso tal vez no es tan seguro como lo habíamos pensado en un principio. "

Definición de Resistencia a la Insulina

Lo ideal sería que sus niveles de insulina fueran menores de 2 en ayunas. Además, el Dr. Johnson recomienda el uso de una prueba de glucosa sencilla para comprobar su nivel de glucosa en ayunas.

"La glucosa en ayunas, por debajo de los 100, sugiere que usted no es resistente a la insulina", dice él. "Si el nivel de glucosa en ayunas es entre 100 y 125 mg/dl, probablemente es resistente a la insulina en un grado leve, o tiene dañada la intolerancia a la glucosa.

Usted tiene lo que podríamos llamar resistencia a la insulina y glucosa ligeramente elevada de lo que cabría esperar. "

Estoy de acuerdo con el Dr. Johnson que esto suele ser cierto, sin embargo aún es posible tener bajos niveles de glucosa y aun así tener niveles de insulina significativamente elevados.

El Dr. Johnson explica: "Sí, si usted tiene hiperinsulinemia, lo que ocurre es que a medida que usted se desarrollar resistencia a la insulina, los niveles de insulina suben para ayudar a mantener bajos los niveles de azúcar en la sangre. Así que si usted tiene una respuesta de insulina particularmente robusta, usted podría mantener el nivel de glucosa en un rango normal durante algún tiempo. "

Por lo tanto, en este caso, usted es pre-diabético y necesita tomar medidas para mejorar su sensibilidad a la insulina, y la forma más potente es reducir o eliminar la fructosa.

Unas Palabras Sobre el Agave

Tuve mucha oposición después de que publiqué mi informe sobre el agave, ya que muchas personas conscientes de su salud creen que es un endulzante seguro, saludable y  totalmente natural. Sin embargo, el agave puede contener alrededor de 55 a 90 por ciento de fructosa.

Algunas empresas estaban muy molestas con nuestro artículo y no admitieron la información, al grado que compramos tres de los mejores productos de agave natural para realizarles una prueba comercial en un laboratorio independiente, a nuestro costo.

Los resultados llegaron la semana pasada y apoyan lo que dije, que eran altos en fructosa. El rango fue de 59 a 67 por ciento de fructosa. Estoy en el proceso de escribir un informe completo que debe ser publicado en las próximas semanas.

El contenido de fructosa también es alto en la miel, ya que en promedio, contiene alrededor del 70 por ciento.

Además, muchos, si no la mayoría de los productos comerciales de agave se procesan de una manera que no es demasiado diferente al procesamiento de jarabe de maíz de alta fructosa.

"No hemos hecho ninguna investigación específica con el agave o ni con la miel", dice Johnson. "Pero yo creo que esos dos compuestos, debido a que son muy ricos en fructosa, probablemente participaran las mismas vías que vimos cuando alimentamos con fructosa a los animales.

Así que no los recomendaría como endulzante de uso diario.”

Más Información...

Recomiendo escuchar esta entrevista en su totalidad, o leer la transcripción. En ella, el doctor Johnson también analiza los beneficios potenciales, así como los riesgos, del uso del medicamento alopurinol (tradicionalmente utilizado para disminuir los niveles de ácido úrico en pacientes con problemas graves de la enfermedad gota) para el tratamiento de enfermedades del corazón, diabetes e incluso obesidad.

También se discuten los ajustes de estilo de vida que pueden funcionar de forma sinérgica para optimizar sus beneficios de salud, y profundiza en otros dos estudios que el Dr. Johnson ha presentado recientemente a la revista Science, y Nature. Esperemos que sean aceptados para su publicación por ambas revistas científicas de prestigio.

He escrito sobre los peligros del azúcar durante mucho tiempo, y por supuesto, variables como el ejercicio y el consumo de calorías juegan un papel en la obesidad, pero estoy plenamente convencido de que si logramos educar al público acerca del papel primordial que juega la fructosa sobre la obesidad, en realidad podríamos revertirla y, finalmente, ayudar a eliminarla.

Así que por favor, siga aprendiendo, y continúe compartiendo esta información con su familia y amigos. También recomiendo leer el libro del Dr. Johnson, The Sugar  Fix, ya que ofrece una verdadera solución a varios problemas de salud devastadores. Aunque, como lo he dicho antes, él apoya la opción de utilizar endulzantes artificiales, cosa que yo no recomiendo.

La tendencia no se revertirá por arte de magia – le recomendaría a cada uno de ustedes, informarse y convertirse en consumidores inteligentes, y le recomendaría cocinar sus alimentos en casa; utilizando alimentos frescos, orgánicos y enteros.

 

Fuentes y Referencias



* Estas declaraciones no han sido evaluadas por la Administración de Medicamentos y Alimentos. Este producto no tiene como objetivo
diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, al menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado.