Ocultar

Cuidado con las Rodajas de Limón en las Bebidas de los Restaurantes

Publicado Por Dr. Mercola | 08 de Marzo 2008

Seleccionar Idioma:
Share This Article Compartir

Rodajas de Limon en Bebidas

Por el Dr. Mercola

¿Le gusta a disfrutar de un vaso con agua o té helado con una rodaja de limón? Bien, se sorprenderá con esta información. Se estudiaron las rodajas de limón puestas en las bebidas de varios restaurantes y dos de cada tres rodajas de limones resultaron estar cubiertas bacterias que causan enfermedades—incluyendo bacteria fecal. Un total de 25 diferentes microorganismos potencialmente peligrosos, fueron descubiertos en las rodajas de limones.

 

Comentarios del Dr. Mercola:

 

Admítalo, usted ha exprimido una rodaja de limón en su vaso de agua o puesto la rodaja dentro de él. Ciertamente, podría pensar que no es algo particularmente dañino, por lo menos hasta ahora.

Sin embargo, este estudio, aunque grave, no es particularmente sorprendente.

Parece que muchos trabajadores de la industria restaurantera no se lavan las manos  adecuadamente después de ir al baño. Obviamente esto es algo muy difícil de monitorear ya que no hay cámaras de vigilancia en los baños y las bacterias dañinas son prácticamente invisibles.

Sin embargo, incluso aunque no se lavaran las manos, si por lo menos utilizaran guantes al momento de servir las rodajas de limón o cualquier alimento, esto no sería un problema.

Por desgracia, incluso los restaurantes más destacados y saludables, probablemente tienen bacterias que causan enfermedades en lugares donde no deberían estar ya que nadie a realizado una prueba para hacerlo público.

Consumir las Rodajas de Limón en los Restaurantes: ¿Es Como Jugar a la Ruleta Rusa con su Salud?

¿Deberíamos boicotear todas las rodajas de limones porque tarde o temprano le tocará una que lo enferme?

Bueno, si usted tiene un sistema inmune comprometido, es de edad avanzada, o se refiere a niños pequeños, entonces sí. Estas son las personas que tienen más probabilidades de enfermarse por esas bacterias.

Para la mayoría de ustedes, sin embargo, si han estado siguiendo los principios básicos de salud, su sistema inmunológico esta más que preparado para lidiar con la bacteria encontrada en una cáscara de un limón contaminada.

De no ser así, todos estaríamos en problemas, teniendo en cuenta que más del 65 por ciento de los resfriados,  50 por ciento de todos los casos de diarrea y del  50 al 80 por ciento de las enfermedades transmitidas por alimentos son contraídos en sus propios hogares y no en los  restaurantes.

Por lo tanto, mientras que la idea de las bacterias fecales recubren las rodajas de los limones no deja  ser repugnante (ciertamente no es algo higiénico) su propia cocina es probablemente también el hogar de algunas de estas bacterias. Los estudios han demostrado que podría haber hasta 200 veces más bacterias fecales en la tabla de picar que en el asiento del inodoro.

La esponja que utiliza para lavar los platos es otro objeto comúnmente cargado de bacterias causantes de enfermedades, así como los teclados de las computadoras, escritorios, receptores de teléfono y manijas del carrito de compras.

Y, ¿le mencioné que una de las maneras "más riesgosas" de tener una infección es mediante el saludo de mano? Es cierto. Así que a menos que usted evite no sólo las rodajas de limón, sino también su cocina, esponjas para lavar los trastes, teclado de computadora, los carritos de compras y los saludos de mano, le sugiero seguir estos simples consejos para mantener su sistema inmunológico en buen funcionamiento:

  • Duerma bien
  • Minimice el estrés
  • Haga ejercicio con regularidad y eficacia
  • Expóngase  al sol, o bien, obtenga suficiente vitamina D (en caso de que usted viva en un ambiente frío en el que no puede tomar el sol)
  • Evite el azúcar y los granos, y coma muchos alimentos crudos
  • Tome probióticos de alta calidad (bacterias buenas)

Un Limón Sucio Podría Ser lo Mejor de su Plato

La mayoría de ustedes probablemente saben que no soy fan de comer en la calle y eso no es por causa de este estudio, sino debido a los procesos desconocidos de la mayoría de los restaurantes, como la calidad de los alimentos, la preparación y la adición de tóxicos desconocidos como el jarabe de maíz de alta fructosa, conservadores y glutamato monosódico. Además, gran parte de los alimentos son en realidad cocinados en microondas para acelerar el tiempo de espera. Así que esa es una de las razones principales por la que rara vez como fuera de casa.

Por desgracia, esta no es la actitud de la mayoría de las personas, ya que en el 2006, la familia estadounidense promedio gastó cerca de la mitad de su presupuesto alimenticio en comidas fuera del hogar, según  The Survey of Consumer Expenditures for 2006 expedido por Bureau of Labor Statistics.

¿Sabía usted, por ejemplo, que una orden de "Aussie Cheese Fries" en el restaurante Outback Steakhouse tiene 2,900 calorías, que rebasan la cantidad de calorías diarias necesarias (una cantidad exagerada de papas fritas que una persona promedio necesita durante toda su vida)?

O que el pollo "100 por ciento natural" servido en el restaurante Arby´s contiene saborizantes artificiales?

Mi punto aquí es el siguiente: cuando va a un restaurante, usted puede terminar con algunas bacterias adicionales incluidas en las rodajas de limones, pero casi seguramente terminará con un plato de comida extra-grande, lleno de sabores artificiales, jarabe de maíz y tal vez un poco de  grasas trans. Incluso en un restaurante de prestigio, le servirán pescado de criadero, carne de animales alimentados con granos y verduras sobre cocidas.

Entonces, ¿cuál es su opción?

Necesita invertir algún tiempo en la cocina, para que la mayoría de sus alimentos sean preparados sin procesar y que pueda disfrutar con su familia. De esta manera, usted puede controlar los ingredientes, controla los tamaños de las porciones, y tiene el control de lavarse o no las manos antes de cortar las rodajas de limones.

Republish this article

Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, a menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado. Si está embarazada, amamantando, tomando medicamentos, o tiene una condición médica, consulte a su médico antes de usar productos a basados en este contenido.